Suscriptor digital

El legado

Diana Fernández Irusta
Fuente: AFP - Crédito: Menahem Kahana
(0)
25 de enero de 2019  

Neguev, ISRAEL.- En parte gracias al azar, en parte por la maravilla del encuadre, bien podría ser una instalación lo que en realidad resulta un encuentro incómodo: dos aves rapaces, un arbusto alicaído, unas cuantas bolsas de plástico. La belleza involuntaria de las ramas escuálidas, la danza aérea de los milanos, el nudo irreverente, múltiple y colorido que asumen las bolsas. El modo casual -se diría inocente- con que el plástico atenaza a la planta solitaria. La enreda, la oprime, quizá la asfixie. Nuestro legado. Pasará, pronto, el arbusto reseco. Pasarán, también en breve, las orgullosas rapaces. Pasaremos nosotros, nuestra generación y varias de las siguientes. Quién sabe lo que habrán hecho las tormentas y la historia con este rincón del desierto israelí dentro de 100 años. Lo único cierto es que el plástico seguirá ahí.

Edición fotográfica Dante Cosenza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?