Suscriptor digital

La actividad cayó 7,5% en noviembre y los analistas estiman que tocó su piso

Creen que el escenario comenzará a recuperarse a partir del primer trimestre; el deterioro del poder adquisitivo hará que la percepción de la mejora sea muy lenta
Creen que el escenario comenzará a recuperarse a partir del primer trimestre; el deterioro del poder adquisitivo hará que la percepción de la mejora sea muy lenta Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Delfina Torres Cabreros
(0)
25 de enero de 2019  

La actividad económica no da signos de recuperación en la Argentina. Según el estimador mensual que releva el Indec (EMAE) y que anticipa la evolución del PBI, en noviembre cayó 7,5% respecto del mismo mes de 2017. Se trata de la baja más fuerte en casi diez años, solo superada por la registrada en junio de 2009, que fue de 8%. Consultados por LA NACION, economistas consideraron que es un dato que marca el piso de la caída y anticiparon un período de "mejora silenciosa", que podría dar los primeros signos claros hacia el segundo semestre del año.

En el acumulado de los primeros 11 meses de 2018 se produjo una caída de 2,2% en comparación con el mismo período de 2017. Además, los datos del informe publicado ayer revelan que la actividad económica acumula ocho meses consecutivos en baja, con el peor desempeño registrado en noviembre. La corrida cambiaria, la aceleración inflacionaria y el posterior apretón monetario, que logró estabilizar la cotización del dólar con altas tasas de interés, son algunos de los factores que explican el deterioro.

"La caída me parece mayor que la que esperábamos todos", apuntó Guido Lorenzo, economista de la consultora LCG. "En octubre había mostrado un rebote por el que algunos podían leer que la actividad había tocado el piso. Con estos datos lo que vemos es que aún estábamos lejos de eso", agregó.

El nuevo indicador pone en duda las proyecciones del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que anteayer en Davos estimó que la caída de la actividad habría cerrado 2018 en torno al 2%. "Será muy difícil si no se modifican estos números que la caída sea esa -anticipó Lorenzo-. Estaríamos cerca del 2,2%, lo que no es menor, porque implica un arrastre estadístico más grande para este año".

De acuerdo con la medición habitual de la consultora Orlando Ferreres & Asociados, que ya registró el año 2018 completo, en diciembre el nivel general de actividad mostró una caída de 6,4% anual, con lo que el año terminó con una variación negativa acumulada de 2,1%. Según detallaron, los resultados de diciembre se vieron matizados por el desempeño de las actividades primarias, entre las que se destacó el sector agrícola, especialmente la campaña de trigo. De todos modos, anticiparon que "habrá que esperar hasta el segundo trimestre de 2019 para ver los signos de una recuperación más concreta".

Para Martín Vauthier, economista de EcoGo, los datos publicados por el Indec eran esperables. "Todo hacía prever que noviembre había sido un mes muy malo a nivel de actividad: comercio, industria, importaciones. Cuando lo mirabas del lado de la demanda, tenías una contracción muy fuerte en el crédito, que terminaba impactando en el consumo, y también una caída en el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones". Vauthier adelantó que es probable que el dato de diciembre vuelva a ser de una baja marcada, porque se mantuvieron todos los factores que determinaron la caída el mes anterior.

Vauthier espera que, luego de tocar el piso en el último tramo de 2018, la actividad comience a recuperarse de manera muy tenue en el trimestre en curso y un poco más notablemente en el segundo, cuando reciba el espaldarazo de la cosecha del agro. También estimó que la mejora recibirá el aliento del turismo y de la construcción privada, que incentivada por la caída de los costos en dólares compensará parcialmente el freno de la construcción de obra pública. "Será una recuperación silenciosa, que no se sentirá a gran escala en la calle ni en el bolsillo de la gente", precisó.

Según estimaron en la consultora Ecolatina, a pesar de que se espera que en la primera parte del año los salarios le ganen a la inflación, el consumo privado no repuntará hasta entrado el segundo semestre porque "no existirá un aumento sustantivo del ingreso disponible para consumo". "Esto se debe a que el principal factor detrás de la inflación será la suba en los precios regulados -puntualizaron-, que incluye tanto las tarifas de los servicios públicos como otros gastos difícilmente eludibles".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?