Suscriptor digital

Con 25 años, creó una nueva forma forma de viajar que es furor en el interior de la provincia

Las usuarios del servicio son mayormente mujeres
Las usuarios del servicio son mayormente mujeres Crédito: Shutterstock.com
Mariana Reinke
(0)
25 de enero de 2019  • 15:40

Cuando Sebastián Serritella, de Balcarce , terminó la secundaria, sabía que por al menos seis años su lugar de residencia sería Tandil , ciudad que eligió para estudiar Ingeniería en Sistemas.

Con la poca distancia (109 kilómetros) que separa a ambas ciudades, los viajes se repetirían cada fin de semana. Pero claro, la mensualidad de un hijo-estudiante del interior nunca es abultada y sumar el costo semanal de un viaje se iba poner cuesta arriba.

Fue ahí que al futuro ingeniero no solo se le ocurrió una idea, sino que participó de un concurso donde llevó el proyecto de una plataforma en redes sociales para compartir viajes de larga distancia para abaratar costos.

Serritella no ganó el concurso, pero luego de un tiempo llevó a cabo su proyecto y creó "Viajes ruta 226", que comprende trayectos de Mar del Plata , Balcarce, Tandil, Azul y Olavarría .

"En los pueblos del interior hay monopolio de colectivos y el estado de las unidades es de deterioro, brindan un mal servicio y encima en fechas claves como el día de la madre nunca se consigue pasajes porque no ponen refuerzos", contó a LA NACION.

En general en este tipo de viajes una vez que uno postea, por privado se consensúa el horario y demás cuestiones atinentes al viaje. Lo bueno que tiene estar dentro de una red social es que los administradores antes de aceptar un miembro pueden ver su perfil de usuario y "filtrar" si es una combi que lucra con el viaje.

También los miembros pueden denunciar por ejemplo la forma de manejo del conductor. Algunos tienen un precio fijo por pasajero, viajen uno, dos o tres; en cambio otros dividen el monto total del viaje por la cantidad de personas que se trasladan.

Desde su creación, Serritella es administrador de esa página sin fines de lucro y hoy tiene 10.279 miembros activos. Solo en los últimos 30 días hubo 1000 solicitudes de viajes. "Claramente el grupo fue creciendo por la situación económica y el mal servicio de los ómnibus", dijo y agregó que la red social te garantiza cierta tranquilidad de a qué persona llevas.

La historia de Serritella se replica en miles de puntos a lo largo y ancho del país. Desde la Patagonia a la Mesopotamia y desde Jujuy a Mar del Plata, los viajes compartidos se entrecruzan en distintos puntos geográficos de las rutas argentinas.

Florencia Yanzi, de 59 años, y su hija Margarita Saavedra eran de Buenos Aires, pero vivían en Tandil. Un día crearon la página Tandil- Buenos Aires para poder visitar a sus parientes. Hoy tiene 14.000 miembros.

El segmento de personas que más utiliza el servicio va desde los 25 a 34 años. Las mujeres son las mayores consumidoras de estos viajes. Serritella afirmó que en su página más del 62% es pasaje femenino.

En general, los usuarios de estas páginas postean al menos un día antes para lograr que la gente se organice. "Muchas veces posteas un viaje a Buenos Aires y a la media hora el pasaje está completo", dijo un miembro de la red.

Serritella, con 30 años y recibido de ingeniero, hoy está del lado del volante y es quien ofrece lugares disponibles en su auto propio. Atrás quedaron sus pedidos de viaje a su pueblo, en el que detallaba que era un "gran cebador de mates". "El mate es la ley primera, nunca puede faltar, ni antes cuando yo era el que lo hacía, ni ahora que soy el conductor", comentó entre risas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?