Suscriptor digital

Más número 1 que nunca: Djokovic, campeón del Abierto de Australia por séptima vez

Una postal clásica: Djokovic y el trofeo de Australia que alzó por séptima ocasión
Una postal clásica: Djokovic y el trofeo de Australia que alzó por séptima ocasión Crédito: Tennis Australia
José Luis Domínguez
(0)
27 de enero de 2019  • 08:00

No hubo final. No, al menos, la que esperaba el mundo del tenis. Fue demasiado esta versión de Novak Djokovic para este Rafael Nadal . Arrasó el serbio con un partido de colección para guardar en el archivo personal como uno de los mejores de su carrera. Justo en una final de Grand Slam, justo contra uno de sus máximos rivales. Fue triunfo del líder del ranking por 6-3, 6-2 y 6-3, en 2 horas y 4 minutos, para convertirse en el primer jugador en la historia que conquista siete veces el Abierto de Australia . Más número 1 que nunca este Djokovic que ha ganado los tres últimos torneos de Grand Slam y empieza la temporada 2019 con el mismo impulso que arrastró en el segundo semestre de 2018. Intratable, en modo turbo, gigantesco.

No pudo Nadal. Hizo lo que pudo, o lo que le permitió Djokovic. Es raro verlo a Rafa apagado, falto de respuestas. Tan cierto como que el serbio nunca le permitió entrar en el partido. Aun cuando al español se le reconozca ese espíritu combativo, no le alcanzó con eso para inquietar al número 1. Lo intentó, claro que sí; arriesgó cuanto pudo, por supuesto, buscó hasta el último punto, fiel a su ley de no rendirse hasta el saludo final. Pero fue insuficiente ante un Djokovic que hizo todo bien. Acaso la perfección no exista en un deporte tan humano como el tenis, pero el serbio estuvo bastante cerca, con estadísticas para el asombro.

Djokovic derrotó a Nadal en la final del Abierto de Australia - Fuente: Australian Open

05:36
Video

Guerrero indómito, Nadal nunca había perdido en sets corridos en 24 finales de Grand Slam. Pero siempre hay una primera vez, y fue este domingo, y esta definición del abierto australiano. Rafa llegaba a este capítulo del clásico sin sets perdidos en todo el torneo, y no cedía su saque desde la primera ronda del Open. Djokovic lo quebró en el primer turno del español al servicio. Fue el primer paso de una tarea descollante. Nole ganó el 80 por ciento de los puntos que jugó con el primer servicio y el 84% con el segundo; apenas concedió un break-point en el sexto game del tercer set, ya cuando estaba todo encaminado, pero lo salvó con resolución. Totalizó 34 winners y apenas 9 errores no forzados. En una final y ante un rival que exige el máximo como lo es el zurdo de Manacor.

En 2012, Djokovic y Nadal protagonizaron una final memorable, con 5h53m de combate hasta la madrugada australiana. Este desquite pareció ser un espejo de opuestos. Djokovic mostró la frialdad de un verdugo. Martilló con precisión en cada impacto y en los puntos vitales siempre estuvo un paso al frente, una centésima de segundo antes. En vano tanteó el español algún punto flojo, una hendija en la pared balcánica. Bastante conocía a su rival como para creer que en algún momento encontraría algún acceso vulnerable. No hoy, no este domingo. No contra este Djokovic que hace doce meses no encontraba solución a los problemas físicos y era operado del codo derecho. Pero que, a partir de Wimbledon 2018, se hizo imparable. Era el favorito para esta final, y lo ratificó con una faena de campeón.

Los mejores puntos de la final del Abierto de Australia entre Djokovic y Nadal - Fuente: Australian Open

03:05
Video

Así como Federer es sinónimo de Wimbledon y lo mismo sucede con Nadal en Roland Garros, Nadal Djokovic ratificó su condición de rey de Melbourne, donde ganó las 7 finales que disputó, y casi la mitad de sus 15 trofeos de Grand Slam. Un número que lo acerca a los 17 del español y achica distancias con los 20 del suizo en esa carrera por ser el más ganador de todos los tiempos. Parecía estar muy lejos el serbio hace un año, pero los tres títulos que hilvanó desde junio pasado lo devolvieron a esa lucha de colosos. Está a un paso de completar el Grand Slam no calendario (dividido entre dos años), tal como lo hizo entre 2015 y 2016 con la misma secuencia. Vale recordar que el último jugador que conquistó los cuatro grandes en una misma temporada fue Rod Laver, en 1969.

Y por supuesto, este resultado tiene su correlato en la pelea por el número 1 del mundo. Es cierto que las posiciones ya estaban consolidadas desde antes del capítulo decisivo, pero con este triunfo Djokovic se escapa en la cima, con una ventaja de 2635 puntos sobre Nadal. Un colchón generoso de cara a una temporada en la que, claro, el balcánico deberá refrendar todo lo hecho en 2018. Pero en el Melbourne Park dejó claro que quiere ir por todo. Y si nadie puede detenerlo, está en condiciones de lograrlo.

Los 15 títulos de Grand Slam de Djokovic:

  • Abierto de Australia 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016, 2019
  • Roland Garros 2016
  • WImbledon 2011, 2014, 2015, 2018
  • US Open 2011, 2015, 2018

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?