Suscriptor digital

El provocador regreso teatral de Cate Blanchett al West End

Cate Blanchett, en la escena de Londres
Cate Blanchett, en la escena de Londres
Alejandro Cruz
(0)
28 de enero de 2019  • 11:47

Decididamente, la actriz australiana Cate Blanchett no les teme a los desafíos. En cine, lo demostró en películas como El aviador, de Martin Scorsese, y Blue Jasmine, de Woody Allen (por las que se llevó el Oscar), Carol, de Todd Haynes, y más. En distintos escenarios teatrales del mundo ha sido Susan Traherne, en Plenty; Hedda Gabler, Blanche DuBois, en Un tranvía llamado deseo; o la Elena de Tío Vania. En Manifesto, la videoinstalación de Julian Rosefeldt que se presentó en la Fundación Proa, encarnó a doce personajes proféticos que arrastran sus pequeñas vidas mientras recitan fragmentos de los manifiestos y proclamas de Marx y Engels, Tristán Tzara, Guy Debord, Dziga Vertov, Marinetti, Paul Elouard, Louis Aragon, Francis Picabia o el colectivo danés Dogma. Alguna vez ha dicho que entiende al teatro como "una provocación".

Su regreso a los escenarios de Londres, con la obra When We Have Sufficiently Tortured Each Other (Cuando nos hayamos torturado lo suficiente), está en esa línea conceptual: se trata de una propuesta cargada de escenas de sexo y violencia extrema escrita por Martin Crimp. En la obra mantiene relaciones lésbicas, corre por el escenario con un arnés y protagoniza escenas sadomasoquistas. "Algunos espectadores se pondrán furiosos, algunos estarán perplejos, algunos puede que se exciten", declaró Blanchett.

La pieza es una versión libre y contemporánea de la novela epistolar Pamela, de Samuel Richardson, publicada en 1740. Algunos la consideran una suerte de 50 sombras de Grey del siglo XVIII, en la que una criada adolescente es víctima de los abusos de su señor, pero, tras varias vueltas de tuerca, acaba casándose con él.

Blanchet comparte escena en el National Theatre con Stephen Dillane
Blanchet comparte escena en el National Theatre con Stephen Dillane

En una de las funciones de preestreno de la obra -que dura dos horas y tiene como coprotagonista a Stephen Dillane- una señora se desmayó, según afirmaban diarios londinenses. Otros testimonios dicen que no es para tanto. En la página oficial del National Theatre se advierte al público: "Esta producción contiene temas para adultos, violencia y escenas de naturaleza sexual que algunas personas pueden encontrar angustiantes".

Sea por la presencia de Blanchett o no (hace siete años, su presentación en el Barbican con una obra surrealista del alemán Botho Strauss había sido un éxito de taquilla), las entradas están agotadas desde el año pasado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?