Suscriptor digital

La increíble batalla del constructor que se negó a pagarle coimas a Baratta

Teitelbaum, en su casa; su empresa ejecutó la obra de la Biblioteca Nacional, ideada por Clorindo Testa
Teitelbaum, en su casa; su empresa ejecutó la obra de la Biblioteca Nacional, ideada por Clorindo Testa Crédito: Patricio Pidal
Tiene 97 años y su relato sobre las presiones que recibió en la era kirchnerista figura en la causa que investiga Bonadio; tuvo que ceder una obra cuya licitación había ganado; "no quería meterme en algo ilegal", dice
Damián Nabot
(0)
30 de enero de 2019  

El empresario de la construcción José Teitelbaum siempre usaba el mismo latiguillo cada vez que se subía a un taxi para ir a buscar a Roberto Baratta : "Lléveme al ministerio de la corrupción ". Y le daba la dirección de Hipólito Yrigoyen 250, la sede del Ministerio de Planificación, que manejaba Julio De Vido . Teitelbaum tenía entonces más de 80 años y una obstinación dominaba su vida: retomar la construcción de un centro tecnológico del Conicet en Santa Fe que le habían adjudicado décadas atrás, pero que se había frenado por falta de pago.

En esos tiempos pocos conocían el poder de Baratta y nadie había escuchado aún hablar de un chofer llamado Oscar Centeno , que llevaba al funcionario a visitar empresarios para recoger sobornos. Con Teitelbaum había un problema: el terco se negaba a pagar.

Ahora, a los 97 años y con una memoria impensable para su edad, Teitelbaum repasa la historia de su vida ante LA NACION, sentado en un sillón de su departamento porteño, vestido con saco, corbata y zapatillas deportivas. Es el testimonio de un empresario que tomó el camino inverso y rechazó pagar las coimas que prometían destrabar sus problemas. Es también una historia que exhibe desde el interior del mundo de la construcción cómo la complicidad se extendía a su alrededor con una mayoría que prefería pagar y mantener el silencio.

"Yo fui ingenuo. Una vez una funcionaria me dijo que para que me escuchara Baratta tenía que poner el 15, y yo le respondí que no tenía su número de celular; creía que me hablaba del prefijo".

Teitelbaum se recibió en 1947 y al poco tiempo publicó un aviso en el diario: "Ingeniero civil busca socio para hacer construcciones". Desde entonces comenzó a encarar obras sin interrupción a lo largo de las décadas, sacudido por los vaivenes de las crisis argentinas. Su empresa fue la responsable de edificios de departamentos, complejos en Bahía Blanca, el Banco Supervielle y, la más importante de sus obras, el edificio de la Biblioteca Nacional, ideado por Clorindo Testa. "Yo era una topadora", rememora. Las demoras en la construcción de la biblioteca por la falta de presupuesto se convirtieron en un símbolo de las dificultades del Estado para concretar obras en la Argentina.

A principio de los 80, Teitelbaum ganó una licitación del Conicet para ampliar el Centro Científico Tecnológico de Santa Fe. El proyecto tenía una dificultad adicional porque se encontraba en un área inundable y exigía levantar defensas especiales. Se enfrentó, por eso, a una infinidad de postergaciones. Cuando el Estado tenía fondos, el clima impedía avanzar. Cuando el agua retrocedía, la Argentina entraba en una nueva crisis. Así, la obra llegó inconclusa al cambio de siglo y a la crisis de 2001. Teitelbaum se esperanzó con la llegada al poder de Néstor Kirchner .

El Estado había reconocido en tres dictámenes diferentes que correspondía abonarle a la empresa 2 millones de pesos por pagos adeudados por la obra. Era la llave para retomar las tareas. Pero en el Ministerio de Planificación las señales eran adversas. Y De Vido frenaba cualquier pago. Teitelbaum comenzó a familiarizarse entonces con los nombres de José López , el secretario de Obras Públicas, y de Baratta, de Coordinación, ante quienes presentaba notas para que se destrabara el presupuesto y pudiera retomar la construcción.

Nunca le respondían. Los meses avanzaban y la falta de contestación lo llevó a Teitelbaum a golpear otras puertas. Logró que el Ministerio de Educación, a cargo por entonces de Daniel Filmus , pidiera a través de una resolución (460/2004) incluir la terminación del Centro Científico de Santa Fe en el plan de obras. No hubo respuesta. También se sucedieron dictámenes de la Dirección Nacional de Arquitectura que se inclinaban a favor de continuar las tareas. Pero nada pasaba.

"José López había ido a la Cámara de la Construcción y había dicho que no iba a avanzar con el 'Centro de Teitelbaum'; yo le pedí a la Cámara que publicaran que el centro no era mío, sino del Estado, del Conicet; pero no hicieron nada", se lamenta, en el living de su departamento, a media luz y rodeado de retratos de sus familiares, entre ellos, dos hijos que ya murieron.

El desenlace

Teitelbaum se empecinó. Una semana tras otra iba a Planificación, donde se había transformado en un personaje: el octogenario que los empleados veían llegar en busca de una respuesta que nunca llegaba. Para justificar su demora, Baratta pedía más informes y antecedentes. Dilataba el tiempo a la espera de que Teitelbaum entendiera lo que debía hacer. Lo mismo que hacían sus colegas.

En marzo de 2005, el empresario consiguió otro espaldarazo: el titular del Conicet, Eduardo Charreau, envió una carta a De Vido donde reiteraba la necesidad de reactivar las obras del Centro Científico. Y recordaba los diferentes organismos de la Secretaría de Ciencia y del Ministerio de Planificación que habían dado el visto bueno a la obra. Era una estaca clavada en la estrategia de De Vido y Baratta. Para los mandamases de Planificación había llegado el momento de ser más claros con Teitelbaum. Andrés Aner, un asesor de Obras Públicas, lo citó a una reunión. "Era en la oficina del subsecretario Raúl Rodríguez. Estaba Aner. Nos dijeron que teníamos que entregar la obra a Supercemento, y que a nosotros nos iban a dar otras obras, con socios ocultos. Yo lo rechacé, no quería meterme en nada ilegal", reconstruye. Antes se habían encargado de enviarle desde un remitente anónimo un texto con la noticia de la muerte del empresario Vittorio Gotti, quien manejaba la construcción en Santa Cruz hasta que fue reemplazado por Lázaro Báez. Teitelbaum captó el mensaje.

Cuando el chofer Centeno enumeró el itinerario de cobro de coimas en las empresas del club de la obra pública, Supercemento figuró en la nómina de aportantes. También aparece bajo investigación por la construcción de una planta potabilizadora en Paraná de las Palmas, junto con Odebrecht.

"Lo veía pelear solo la batalla, con 80 años, intenté ayudarlo pero el grupo de De Vido y Baratta lo acorraló por no querer pagar coimas", recuerda ahora Charreau, en diálogo con LA NACION. Charreau dejó la presidencia del Conicet en 2008. Nadie podía prevalecer a De Vido, López y Baratta.

En 2006, el Ministerio de Planificación dio el golpe final. Intimaron a Teitelbaum a retomar la obra, pero sin actualizarle los costos debidamente. El empresario estaba en convocatoria de acreedores y no llegaba a sostener a sus empleados. Tres décadas después de obtener la licitación, Teitelbaum se rindió y se la entregó a Supercemento. "Fue por un precio vil, pero tenía que enfrentar la quiebra", dice, mientras sujeta una enorme carpeta azul con los documentos legales que prueban su historia. En 2011, comenzó a escribir las memorias de la obra inconclusa bajo el título "El despojo".

La Oficina Anticorrupción envió su testimonio al juzgado de Claudio Bonadio , donde entre declaraciones de arrepentidos que confiesan coimas aparece la historia del empresario que eligió no pagar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?