Suscriptor digital

Alejandro Cappelletti asume como nuevo director del Macba

Alejandro Cappelletti en el Macba
Alejandro Cappelletti en el Macba Crédito: Gentileza Macba
Daniel Gigena
(0)
30 de enero de 2019  • 17:00

A partir del próximo viernes, el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (Macba) tendrá un nuevo director ejecutivo: Alejandro Cappelletti se convertirá en el quinto desde la creación de la institución, en 2012. Excepto Teresa Riccardi, que se desvinculó en buenos términos, los demás dejaron entrever que no había sido fácil la relación con el fundador del museo, el coleccionista argentino Aldo Rubino, residente en Miami.

Licenciado en Gestión e Historia de las Artes por la Universidad del Salvador (USAL), Cappelletti fue hasta 2018 director del Centro de Arte y del Departamento de Arte de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Mantendrá en la USAL su cargo como docente de las cátedras de Prácticas Profesionales I, II, III y IV, que brinda junto con Jorgelina Girotti.

A fines de noviembre de 2018, su antecesor, Maximiliano Maito, había decidido apartarse de su rol como director de Gestión Museística en el Macba. A partir de 2017, Maito había reemplazado a Jimena Ferreiro en su fugaz desempeño como directora artística del museo. Ella, a su vez, había reemplazado a Riccardi cuando esta historiadora del arte fue designada directora del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Riccardi, en tanto, había ocupado el puesto que dejó vacante la salida de María José Herrera del Macba.

Al ser designado Capelletti como director ejecutivo, Rubino pasará a operar como presidente del Macba y de la fundación que, desde 2010, lleva su nombre. La coordinadora operativa de la institución será Girotti; la responsable del área de Conservación de Patrimonio, Carolina González, y la encargada de Producción y Comunicación, Fátima Rubino, una de las hijas del coleccionista argentino. En el equipo del Macba trabajan actualmente diez personas.

Detalle de la muestra actual en el Macba, "Latinoamérica: volver al futuro"
Detalle de la muestra actual en el Macba, "Latinoamérica: volver al futuro" Crédito: Gentileza Macba/Franco Degrossi

El Malba del Distrito de las Artes

El Macba, que al momento de su creación fue pensado como "el Malba de la zona sur" de la ciudad de Buenos Aires, necesita una nueva perspectiva de gestión. "Queremos crear estrategias de colaboración con universidades, para impulsar jornadas, pasantías y una mayor presencia de investigadores, además de reforzar el vínculo con la comunidad", dice Cappelletti a LA NACION en el primer piso del museo, rodeado de las obras de la colección que integran la muestra Latinoamérica: volver al futuro, que estuvo al cuidado del investigador y "curador estrella" Federico Baeza.

Uno de los desafíos más importantes del nuevo director es que el museo alcance una "sustentabilidad básica". En otras palabras, los recursos que se generen deberán cubrir los gastos de mantenimiento del Macba. "Eso permitirá organizar un equipo de gestión más estable", sugiere Cappelletti.

Actualmente, la entrada al Macba cuesta cien pesos. Para ingresar, jubilados, docentes y estudiantes pagan el 50% y los miércoles el acceso para ellos es gratuito. El Macba es el único museo porteño que está abierto los siete días de la semana.

Cappelletti y la directora de Relaciones Institucionales y consultora legal del museo, Alejandra Zazzini, se reunirán a partir de la semana próxima con coleccionistas, representantes de empresas y funcionarios de organismos de Cultura de Nación y de la ciudad de Buenos Aires para acercarles propuestas. "Apuntamos al fortalecimiento del vínculo con la comunidad", dice Zazzini.

Obra de Tomás Saraceno en la muestra actual en el Macba
Obra de Tomás Saraceno en la muestra actual en el Macba Crédito: Gentileza Macba/Santiago Torrente

"En el formato que sea, ya sean jornadas, debates o talleres, queremos albergar cualquiera de las problemáticas que atraviesan hoy a la sociedad argentina: feminismo, separación de Iglesia y Estado, políticas sociales para la tercera edad, drogadicción", enumera Cappelletti con entusiasmo. En busca de nuevos públicos, los museos porteños abren sus puertas a los temas de actualidad.

No necesariamente habrá un contrapunto entre las muestras que se exhiban en el Macba y esas actividades. "Sin embargo, el arte no estará ajeno a esas problemáticas y se incluirán también otras disciplinas como la literatura, la filosofía, la historia y todo aquello que alimente el pensamiento crítico", dice Fátima Rubino respecto de la visión ampliada que se aspira alcanzar en la nueva gestión.

En ese sentido, ya está previsto para el mes de marzo un curso que pondrá en relación las obras de Julio Cortázar y Gilles Deleuze. También se impulsará un foro sobre la abstracción geométrica, vector de la colección del Macba, destinado a profesionales, artistas e investigadores.

Programación dinámica

Respecto de la programación artística, se pondrá el foco en la colección del museo, que cuenta con más de trescientas obras. Se sabe que Rubino mantiene una colección internacional y otra local. "Mi propuesta es activar las complejas gestiones legales y económicas para unir ambas colecciones en el país", dice Cappelletti.

La colección local del Macba no supera las ciento cincuenta obras. En la planta baja y en el primer piso, se exhibirá ese acervo desde diferentes perspectivas. Y en las dos salas del subsuelo se realizarán las cuatro muestras temporarias programadas e ideadas por la gestión de Maito para 2019.

La primera exposición, que abrirá al público el 22 de marzo, estará al cuidado de Guillermina Mongan. Iteraciones sobre lo no mismo reunirá piezas de la colección y obras de artistas contemporáneos. Mongan pondrá en tensión la abstracción geométrica con las anotaciones que hacen los coreógrafos para transmitir las pautas de movimiento en un espectáculo de danza. "La muestra tendrá seis actividades asociadas: cuatro performáticas y dos conferencias sobre las investigaciones previas que hicieron la curadora y Carolina González", apunta Cappelletti.

La siguiente será una muestra solista de Daniel Joglar. La tercera exposición traerá a Buenos Aires dos obras de sitio específico de gran formato de la artista francesa Eloide Seguin, al cuidado de Inés Huergo. Y con la primavera en la ciudad, se inaugurará una muestra tributo a dos maestros del arte argentino: Luis Tomasello y Manuel Espinosa, a cargo de Ayelén Vázquez como curadora.

Consultado acerca del vínculo que los organismos de Cultura de Nación y ciudad de Buenos Aires tienen con los museos privados porteños, Cappelletti destaca tres aspectos. "Deben colaborar con la visibilidad de las instituciones y con el mantenimiento de los programas que podemos desarrollar en forma conjunta, y se debe apuntar a un mejoramiento de la ley de mecenazgo. La ley de mecenazgo tiene que dejar de ser una forma de autofinanciamiento del Estado".

En dos ocasiones, desde el Macba se presentaron proyectos al programa de mecenazgo. Aunque hasta ahora no tuvieron resultados satisfactorios, anuncian que insistirán. El proyecto más reciente consistía en la reforma de la fachada del edificio, que permitiría ampliar la recepción del museo.

Información útil

Latinoamérica, volver al futuro. Contemporaneidad-Modernidad-Retromodernidad, al cuidado de Federico Baeza, se exhibe hasta el 17 de febrero.

Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires, avenida San Juan 328, San Telmo

Entrada general: $100 / Estudiantes, docentes y jubilados: $50

Miércoles: $50 / estudiantes, docentes y jubilados: sin cargo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?