Suscriptor digital

Niegan un pedido de Lula para salir de la cárcel por el entierro de su hermano mayor

Los jueces citaron el riesgo de fuga, la posibilidad de manifestaciones populares y la falta de condiciones logísticas de la policía para escoltarlo
Los jueces citaron el riesgo de fuga, la posibilidad de manifestaciones populares y la falta de condiciones logísticas de la policía para escoltarlo Fuente: AFP
Alberto Armendáriz
(0)
30 de enero de 2019  • 09:16

RIO DE JANEIRO.- Pese a los insistentes pedidos de la defensa del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, la justicia brasileña negó su autorización para que el encarcelado exmandatario pueda asistir al velorio y al entierro de su hermano mayor, Genival Inacio da Silva, más conocido como "Vavá".

Tanto la jueza federal Carolina de Moura Lebbos -que quedó a cargo de las causas de corrupción relacionadas con la Operación Lava Jato en Curitiba- como el magistrado Leandro Paulsen, del Tribunal Regional Federal de la 4º región (TRF-4), en Porto Alegre, se ampararon en las recomendaciones de la Policía Federal y de los fiscales de la Lava Jato que citaron el riesgo de fuga de Lula, de 73 años, la posibilidad de manifestaciones populares y la falta de condiciones logísticas de la policía para escoltar hoy a Lula desde Curitiba, estado de Paraná, hasta São Bernardo do Campo, estado de San Pablo.

Los abogados del máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT) habían solicitado la autorización ayer, ni bien se conoció la noticia de la muerte del hermano del expresidente, que falleció a los 79 años víctima de un cáncer. Invocaron el artículo 120 de la Ley de Ejecución Penal, que señala que "los condenados que cumplen pena en régimen cerrado o semi-abierto y los presos provisorios podrán obtener permiso para salir del establecimiento, mediante escolta, cuando ocurra el fallecimiento o enfermedad grave de su cónyuge, compañero/a, ascendente, descendente o hermano".

Lula está recluido en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba desde el 7 de abril del año pasado, luego de ser condenado a 12 años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en un caso vinculado a la Operación Lava Jato. El exjuez Sergio Moro -hoy ministro de Justicia y Seguridad Pública del gobierno de Jair Bolsonaro- lo halló culpable de recibir de la constructora OAS un departamento tríplex en el balneario de Guarujá a cambio de garantizar a la empresa contratos con la petrolera estatal Petrobras durante su gobierno (2003-2010); la sentencia fue luego ratificada por el TRF-4.

Desde su encarcelamiento, Lula solo salió de la prisión una vez, en noviembre último, cuando fue trasladado al Tribunal Federal de Curitiba para declarar en otra de las siete causas en las que está procesado.

Intento de fuga

En su informe a la justicia, la Policía Federal resaltó que la asistencia del exmandatario al velorio y funeral de su hermano presentaba varios riesgos: un intento de fuga o rescate de Lula; un atentado contra la vida del expresidente; ataques a agentes policiales; y desorden público generado por simpatizantes y/o opositores a él. Además, resaltó que en estos momentos no hay efectivos suficientes para garantizar la seguridad en estas situaciones y que tampoco dispone de helicópteros para agilizar el traslado porque las aeronaves que no son utilizadas en tareas policiales fueron prestadas para dar apoyo a los equipos de socorristas que trabajan en la recuperación de cuerpos después de la tragedia minera en Brumadinho. Por su parte, los fiscales de la Lava Jato destacaron que Lula "no es un preso común y que la logística para realizar su escolta depende de un tiempo previo de preparación y planificación".

La jueza Lebbos indicó que "no es insensible a la naturaleza del pedido formulado por la defensa" de Lula, pero que se "impone la preservación de la seguridad pública y de la integridad física del propio preso" al negar su pedido. En tanto, el magistrado Paulsen apuntó que "por iniciativa del propio preso y de sus simpatizantes, sus manifestaciones públicas ofrecen un riesgo a la seguridad y al regular funcionamiento de la actividades de la Justicia, siendo absolutamente preocupantes y dispendiosos".

Los abogados de Lula, Cristiano Martins y Valeska Teixeira, resaltaron "la imperiosa aceptación del pedido por razones humanitarias" y afirmaron que apelarán al Supremo Tribunal Federal. El entierro del hermano mayor del expresidente ocurrirá hoy a las 13 horas en el Cementerio de Pauliceia, en São Bernardo do Campo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?