Suscriptor digital

Brexit al límite: Londres pide cambios y la UE se niega

El Parlamento autorizó que May busque un nuevo acuerdo con Bruselas, que no quiere cambios
El Parlamento autorizó que May busque un nuevo acuerdo con Bruselas, que no quiere cambios
Luisa Corradini
(0)
31 de enero de 2019  

PARÍS.- La crisis institucional británica se agravó en forma considerable después de que el Parlamento rechazó la idea de un segundo referéndum sobre el Brexit, se negó a prolongar la fecha de salida definitiva de la Unión Europea (UE), prevista para el 29 de marzo, y tampoco quiso tomar el control del Brexit .

Al mismo tiempo, los diputados decidieron aprobar una enmienda destinada a reemplazar el backstop (red de seguridad) sobre la frontera entre las dos Irlandas por algunos "arreglos alternativos" a negociar con Bruselas. Esa opción había sido defendida por la primera ministra, Theresa May, convencida de que una demostración de unidad política podría doblegar la posición de los europeos.

Pero la respuesta de la UE no se hizo esperar: "El backstop es parte del acuerdo de salida, y ese acuerdo de retiro no está abierto a la renegociación", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, después de la votación. "El acuerdo no está abierto a la renegociación", dijo simultáneamente el gobierno de Irlanda.

El Reino Unido llegó a ese callejón sin salida después que el Parlamento rechazó una serie de enmiendas que constituían posibles opciones para salir del estancamiento.

La Cámara de los Comunes excluyó, por ejemplo, todas las opciones capaces de permitir un no deal, es decir, una salida sin acuerdo de la Unión Europea (UE). Pero, como ese resultado no es vinculante, los especialistas afirman que, en las actuales circunstancias, un no deal es, por el momento, lo más verosímil.

"Los Comunes dijeron no a un nuevo referéndum, no a una prolongación de la fecha de salida, no a que los diputados tomen el control del Brexit. Lo único que apoyaron es que May regrese a Bruselas y renegocie un acuerdo, que la UE no está dispuesta a modificar. ¿qué es lo único que queda hasta el momento? Un no deal", reflexionó el especialista Mac Roche.

La enmienda que autoriza a May a regresar a Bruselas fue presentada por el diputado conservador y euroescéptico sir Graham Brady. Si la UE aceptara introducir "arreglos alternativos" en lugar del backstop, el Parlamento aceptaría votar el acuerdo de salida negociado entre Londres y Bruselas.

Ni el gobierno ni los parlamentarios explicaron hasta ahora cuáles son esos "arreglos alternativos".

Sin mandato claro ni margen de maniobra interno ni voluntad de Bruselas para reabrir las negociaciones, May anunció que el 13 de febrero volverá al Parlamento para exponer los resultados de sus esfuerzos, si para ese momento no logró pactar con Bruselas los "arreglos alternativos" susceptibles de facilitar la aprobación del acuerdo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?