Suscriptor digital

Las certezas que puede dejar el Seis Naciones

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
31 de enero de 2019  • 12:24

La única vez que un seleccionado europeo ganó la Copa del Mundo se llevó ese mismo año el título del Seis Naciones. Inglaterra llenó todos los casilleros en 2003. ¿Saldrá del 6 Naciones que comienza mañana el candidato a imponerse en Japón 2019? Difícil mientras los All Blacks mantengan el nivel superlativo de la última década, pero este torneo, el más antiguo de selecciones de rugby, arrojará sin dudas pistas certeras para saber qué puede presentarse a partir de septiembre, cuando sea el kick-off de la primera experiencia en el poderoso continente asiático.

Será también un torneo para seguir bien de cerca con ojos argentinos. Dos de los gigantes, Inglaterra y Francia, estarán en el camino de los Pumas en la primera fase de Japón. Les bleus, precisamente, abrirán mañana la competencia enfrentando a Gales, uno de los candidatos a quedarse con la corona. En tanto, los de la Rosa debutarán el sábado en Dublin ante Irlanda, actual campeón y el número 1 para retener la corona. Ese test definirá seguramente la suerte de ambos. Warren Gatland, el neozelandés que entrena a Gales, dijo ayer algo cierto: "Si ganás el primer partido podés ser campeón".

Como pocas veces en los últimos años, el 6 Naciones llega esta vez con pronóstico cerrado. Si bien Irlanda es el gran candidato, Inglaterra y Gales son muy duros; Francia, se sabe, puede soltarse en cualquier momento y Escocia ha tenido importantes progresos y puede complicar a cualquiera. Italia, como es habitual, sólo intentará no ser el último nuevamente, pero ese destino parece seguro.

Con el neozelandés Joe Schmidt al frente –se irá después del Mundial- y con un plan de la Unión que viene dando excelentes resultados, Irlanda es la sensación del momento. Su seleccionado ganó 11 de los últimos 12 partidos (uno de ellos ante los All Blacks) y sus equipos, pertenecientes a las cuatro provincias, han alcanzado los cuartos de final de las copas europeas: Leinster, Munster y Ulster en la Champions y Connacht en la Challenge. Los de verde han adquirido fortaleza mental y desde su defensa construyen el ataque. Su gran deuda está en los Mundiales. Nunca atravesaron los cuartos de final. A 2015 llegaron con el título del 6 Naciones, pero los Pumas los frenaron una vez más, como en 1999 y 2007. Para la primera fecha no contarán con su estratego y goleador, Jonny Sexton, pero recuperarán a su medio scrum y figura, Conor Murray.

Inglaterra, por su parte, se desinfló después de los dos primeros años con el australiano Eddie Jones al frente, en los cuales atrapó el 6 Naciones 2016/2017. Se transformó en un equipo más previsible pero también entró en un circuito de confusión que tiene correlato con algunas decisiones o afirmaciones del propio Jones. De todos modos, se trata de la Unión más poderosa del mundo, de un plantel numeroso y destacado y de uno de los mejores entrenadores que hay en plaza. Inglaterra sigue siendo candidata para el 6 Naciones y para Japón.

Gales es otro a tener muy en cuenta. Viene de una racha de 9 victorias consecutivas y de un noviembre soñado, con triunfos ante los Wallabies y los Springboks. Gatland, que está cumpliendo 12 años al frente del equipo (se irá después del Mundial), le imprimó una dureza de las que no abundan. Gales es granítico por donde se lo analice. Campeón en 2012 y 2013, vuelve a la gran escena.

Francia, por su parte, es un misterio. La llegada de Jacques Brunel no aportó grandes soluciones. En noviembre tocó fondo al perder de local con Fiji por primera vez en su historia. Es un equipo que perdió la identidad hace rato (no gana el 6N desde 2010), pero que tiene historia como para reinventarse. Por algo es el europeo junto a Inglaterra con más finales en los Mundiales: 3.

La magia, la tradición, los estadios y las multitudes hacen del 6 Naciones el torneo más fascinante que tiene el rugby después del Mundial. Este año, con condimento extra.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?