Suscriptor digital

"Nada de sentimientos. Nosotros hacemos negocios": los mensajes del intermediario a Emiliano Sala antes de la tragedia

Willie Mckay
Willie Mckay Crédito: Twitter
(0)
31 de enero de 2019  • 21:40

"Nada de sentimientos. Nosotros hacemos negocios". Esa fue una de las tantas frases que leyó Emiliano Sala en un mail que le llegó el pasado 6 de enero. Casi como un regalo de Reyes, quien firmaba la comunicación era Willie McKay, intermediario en la transferencia del futbolista de Nantes a Cardiff. El mail del agente, revelado hoy por el diario francés L'Equipe, es una puerta abierta hacia el inframundo de las transferencias de futbolistas. "Nosotros no decimos 'con los jugadores, nosotros somos como los padres con sus hijos'. No, si no hubieses sido jugador de fútbol, a esa gente ni siquiera le interesarías".

McKay continúa: "A fin de cuentas, ellos (los representantes y agentes) sólo están interesados en el dinero, que nosotros también queremos. Y queremos hacer mucho dinero. Pero trabajamos sólo con los clubes. Nada de sentimientos: nosotros hacemos negocios", dice McKay.

El agente, que había recibido un permiso de venta por parte de Waldemar Kita, presidente de Nantes (club de Sala) para negociar al futbolista argentino, cobraría una jugosa comisión por su trabajo. Necesitaba convencer al delantero nacido en Progreso, Santa Fe, de que Cardiff, un equipo que pelea por no descender a la segunda categoría del fútbol inglés, era el destino ideal. "Mi experiencia me dice que te arrepentirás si no vas a la Premier ahora. Se dijo que Cardiff no te interesa, pero ese quizás sea nuestro error. Porque nosotros 'filtramos' a la prensa que otros clubes como West Ham y Everton te querían. Era para estimular el interés en vos". Al igual que en la Argentina, el interés (real o inventado) de varios clubes por un determinado jugador tiene una consecuencia inmediata: aumenta su cotización en el mercado.

"Así es como trabajamos, y eso puede ser malinterpretado por el jugador. Pero sin esos rumores nadie sabría de vos. Porque, honestamente, nadie sigue la Liga de Francia", concluye el correo electrónico de McKay. Días después, Sala firmó su contrato con Cardiff y regresó a Nantes para despedirse de sus excompañeros. Desapareció cuando volaba sobre el Canal de la Mancha rumbo a Gales. McKay dice que los últimos días han sido "una pesadilla". Y recuerda, en declaraciones a L'Equipe, que si no hubiera pedido el mandato para negociar al futbolista argentino a Nantes, "él tal vez estaría con nosotros".

El piloto suplente

Pese a que el nuevo club de Sala se había puesto a disposición del jugador para conseguirle pasajes en aerolíneas comerciales, McKay le ofreció a Sala un vuelo privado "sin cargo" para hacer el trayecto Cardiff-Nantes-Cardiff. El futbolista aceptó. McKay, experto en organizar vuelos privados para sus futbolistas que pasan de un club a otro por Europa, confió en su histórico piloto: David Henderson, de 60 años.

Pero Henderson nunca apareció para hacer el trabajo. Por causas que se desconocen, derivó el vuelo de Sala en David Ibbotson, quien hoy figura desaparecido junto a Sala. Ibbotson, técnico en instalaciones gasíferas, es un piloto part-time que solía hacer vuelos para paracaidistas aficionados. Estaba en problemas económicos y ni siquiera tenía tarjeta de crédito. Por eso, quien pagó los impuestos del vuelo Nantes-Cardiff fue Henderson, quien incluso aparecía en los papeles que tenía el aeropuerto de Nantes. Henderson, incluso, estuvo desaparecido unas horas, porque se creía que él había pilotado el avión monomotor que trasladaba a Sala. Pero era Ibbotson.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?