Excelente obra de consulta

LOS MAMIFEROS DE LA ARGENTINA Y LA REGION AUSTRAL DE SUDAMERICA Por Aníbal Parer. Fotos de Francisco Erize-(El Ateneo)-453 páginas-($ 169)
(0)
4 de septiembre de 2002  

Los hábitos de vida de especies de mamíferos casi desconocidas para el gran público están deliciosamente descriptas, en este soberbio volumen de Parera y Erize, con el necesario rigor técnico que una obra de este género merece.

El libro nos presenta murciélagos que sólo comen peces; raras comadrejas acuáticas de los arroyos de las selvas misioneras; los hábitos gregarios del extraño zorro pitoco; la vida familiar de la mara o liebre patagónica, los escalofriantes métodos de caza de las orcas; las costumbres nocturnas del mirikiná, un monito con enormes ojos saltones del Chaco formoseño; los rasgos particulares de las numerosas especies de gatos silvestres, chicos, medianos y grandes; la gran variedad de armadillos del país, desde el tatú-carreta del Chaco, de un metro y medio de largo, hasta el pichiciego pampeano, cuyo tenue aspecto algodonoso contrasta con sus enormes garras cavadoras.

Se describen en detalle 108 especies de mamíferos argentinos y hay ilustraciones y referencias más breves sobre otras 60 especies adicionales. Los textos, concisos y precisos, nos dan cuenta de su distribución geográfica actual y pasada, hábitat, hábitos de vida y estado de conservación.

Las fotografías que acompañan los textos están muy minuciosamente escogidas, de modo que cada una de ellas destaca algún detalle anatómico o de comportamiento de la especie en cuestión. Muchos lectores verán por primera vez fotografías de muchas especies de mamíferos en la naturaleza, como en el caso de varios cetáceos y pinnípedos (focas y lobos marinos); las vizcachas serranas; el mayuato o mapache sudamericano; el guaikí o comadreja de "cuatro ojos"; el murciélago pescador; yaguaretés melánicos, las panteras negras de nuestras tierras; el lobito de río gigante; el pudú o ciervo enano y la taruca o huemul del norte, entre muchos otros.

El volumen cuenta además con una serie de secciones adicionales, en las que se explican, por ejemplo, los métodos que usan los biólogos para estudiar los mamíferos en el campo, se presentan las diferentes regiones ecológicas de la Argentina y se comenta el origen de los mamíferos sudamericanos.El libro incluye ilustraciones de los principales grupos de mamíferos extinguidos, una excelente sección sobre mamíferos exóticos introducidos en el país, y aun un mapa en el que se presentan los sitios de Argentina donde el lector puede ver mamíferos silvestres en mayor cantidad y con mayor facilidad, acompañado de textos que explican qué especies pueden verse en cada uno de esos lugares.

La aparición de esta obra, en consecuencia, merece ser destacada al menos en tres planos. En primer lugar, como obra de sólida base académica, significa el mayor aporte al estudio y conocimiento de nuestros mamíferos desde la publicación del volumen de los doctores Angel Cabrera y José Yepes sobre mamíferos sudamericanos, ocurrida hace ya 60 años. En segundo lugar, merece destacarse como producto editorial, por el gran cuidado de cada detalle de su diseño, la precisión de sus textos y la riquísima cobertura de ilustraciones que presenta.

En tercer lugar, pero quizás el más importante, la obra de Parera y Erize es una contribución significativa para la formación de las próximas generaciones de biólogos, zoólogos y naturalistas. Como señala con mucho tino el Dr. Oliver Pearson en su prólogo a esta obra: "es un libro que puede llegar al gran público y -en particular- es mi deseo que alcance los escritorios de quienes escriben libros e informes para el público no especializado. De este modo, en pocos años, posiblemente encontremos libros infantiles con base científica acertada, y títulos tales como ÔAntonio el Armadillo´ o ÔMarcela la Mara´".

Este libro tiene, en consecuencia, diversos destinatarios posibles. Desde la biblioteca del especialista hasta el anaquel familiar. Pero, de modo especial, debería ser incorporado a todas las bibliotecas escolares de nivel primario y secundario, para permitir a maestros y profesores actualizarse e ilustrarse sobre nuestra fauna de mamíferos, grupo zoológico que despierta gran atractivo entre el público infantil y juvenil.

Allí donde haya un chico o una chica de entre 9 y 14 años que se interese por la naturaleza, éste será uno de los libros más frecuentemente consultados, para leer sus textos y mirar sus impresionantes ilustraciones una y otra vez, lo que favorecerá la futura formación de un biólogo de campo o de un miembro de una asociación naturalista, deseoso de ir al terreno a observar en el mundo real las criaturas que le serán ya largamente conocidas y familiares, a partir de las páginas de Los mamíferos de la Argentina , de Parera y Erize.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios