Suscriptor digital

Tiempo: la donación más valiosa

Masciocchi y Arauz, motores de una singular ayuda
Masciocchi y Arauz, motores de una singular ayuda
(0)
4 de febrero de 2019  

Para quien está dispuesto y en condiciones de ayudar a otro, la experiencia ha demostrado que la mayoría de las veces resulta más sencillo entregar un billete que asignar tiempo a alguna tarea voluntaria. Es más rápido y demanda menos esfuerzo. Se equipara muchas veces con finiquitar rápidamente un trámite. Organizarse para disponer de un rato en favor de otro encierra una carga distinta e implica otro tipo de compromiso.

Así lo entendió Mariano Masciocchi, un cardiólogo que preside ¿Me Regalás una Hora? (meregalasunahora.org), una asociación que nuclea a enfermeros, nutricionistas, psicólogos, pediatras e incluso personas sin mayores conocimientos sanitarios, dispuestas a brindar atención personal o médica de manera gratuita en la calle o en parroquias. Son muchas las personas en estado de vulnerabilidad que no tienen fácil acceso a estas prestaciones, que carecen de cobertura, y la red creada por Masciocchi intenta así descomprimir un poco las largas listas hospitalarias a la hora de enfrentar una gripe, hipertensión, diabetes o problemas dermatológicos, entre otros. Está claro que lejos están de pretender sustituir a la alicaída sanidad pública; apenas procuran ocuparse cálida, desinteresada y solidariamente de otros. Preocupados también por la calidad del trato que brindan, reconocen que un gesto afectuoso, sumado a la buena disposición a la escucha, es particularmente valorado.

Durante los primeros dos años, Masciocchi dedicaba la mañana del sábado a atender a uno o dos pacientes que se presentaban en la Parroquia de San Carlos, en el barrio de Almagro, siendo que podía realmente atender a 15. Bastó que compartiera su frustración en las redes sociales para que su labor se difundiera y su pedido reclutara más voluntarios. Hoy, cuatro años después de aquellos comienzos, una red de 60 personas organiza consultas varias veces a la semana en distintos lugares y trata a un total de 500 pacientes, incluidos niños, cada mes con un activo calendario de horarios y lugares detallados en la web. La red multidisciplinaria funciona también en Santiago del Estero y San Juan por ahora, pues el desafío para este nuevo año es expandirse incluso a otros países latinoamericanos donde ya cuentan con colaboradores.

Sumar nuevos voluntarios y más recursos, como insumos médicos descartables, instrumental de diagnóstico, materiales o dinero en efectivo, permitirá ampliar el valioso alcance de esta obra. Tras un breve descanso durante el mes que acaba de concluir, están recomponiendo fuerzas para arrancar con todo. "Mi tiempo, la donación más valiosa" es su eslogan. Vivimos apurados, muchas veces sin sentido, amenazados ante un tiempo que inevitablemente se nos escurre entre los dedos. Ojalá nunca nos volvamos insensibles ante las necesidades de los demás. "Una hora de tu vida puede cambiar la vida de otro", afirma Masciocchi, con razón. El tiempo dedicado al otro es el más redituable: es el único que lejos de diluirse sirve para henchir el corazón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?