Suscriptor digital

Las revelaciones que salieron a la luz durante el juicio al Chapo Guzmán

El Chapo Guzmán en una de sus detenciones
El Chapo Guzmán en una de sus detenciones Fuente: Archivo
(0)
12 de febrero de 2019  • 14:54

Después de un largo juicio de 12 semanas, un jurado encontró hoy culpable de varios cargos al Joaquín Guzmán Loera , el capo de la droga mexicano conocido como El Chapo. Guzmán enfrentaba 10 cargos, entre ellos liderar una empresa criminal y la importación y venta de grandes cantidades de narcóticos a los Estados Unidos .

El juicio ha permitido a los fiscales detallar ampliamente el funcionamiento interno del cartel de Sinaloa al mando del Chapo, brindando una visión única del tráfico internacional de drogas.

Corrupción en México

Durante el juicio, se conoció que varios niveles del gobierno mexicano estuvieron implicados en sobornos, incluidos dos presidentes. Jeffrey Litchman, abogado del Chapo, en su alegato de apertura del juicio aseguró que los presidentes Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) recibieron "cientos de millones de dólares en sobornos". Luego un testigo declaró que el Chapo pagó a Enrique Peña Nieto US$100 millones a cambio de permitir que el capo de la droga saliera de la clandestinidad.

Otro de los testigos dijo que el máximo funcionario de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador había aceptado un soborno multimillonario del cártel de Sinaloa en 2005.

Quién es "el Chapo" Guzmán y cómo se convirtió en el narco más poderoso del mundo - Fuente: BBC

05:25
Video

Genaro García Luna, el exsecretario de seguridad pública, fue acusado de aceptar dos valijas con US$3 millones. Y se dijo que la policía federal mexicana, referida por un testigo como "nuestra gente", protegió al Chapo después de su primer escape de la prisión en 2001.

Enterrados vivos

Uno de los testimonios más macabros fue el de Isaías Valdez Ríos, un exguardaespaldas de Guzmán Loera, que describió detalladamente el gran nivel de violencia que ejercía su jefe con manos propias.

"Eran como muñecas de trapo, sus huesos estaban totalmente rotos. No podían moverse. Y Joaquín todavía los estaba golpeando con una rama y su arma", dijo Valdez el pasado 24 de enero sobre dos "traidores", quienes se habían unido al cartel contrario de Los Zetas y luego fueron ejecutados por el propio Guzmán.

Además, Valdez contó sobre la ejecución de un tercer hombre con un nivel de violencia aún mayor. "Hizo quemaduras con un hierro en la espalda, su camisa se le pegaba a la piel. Tenía quemaduras hechas con un encendedor en todo el cuerpo. Sus pies fueron quemados".

Luego de pasar días encerrado, lo llevaron con los ojos vendados a un cementerio y, tras interrogarlo más, el Chapo le disparó con su arma. El hombre todavía estaba jadeando cuando fue arrojado a un pozo y enterrado vivo, según el testimonio del exguardaespaldas.

Otro testigo alegó que el Chapo violaba rutinariamente a jóvenes, con preferencia por los de 13 años, a quienes consideraba "sus vitaminas". Lucero Guadalupe Sánchez López, una de sus víctimas, testificó en su contra en el tribunal. Se creía que ella era su examante y sollozó en el estrado mientras relataba su aventura con el capo mexicano. Justo antes de las deliberaciones, se publicaron pruebas sobre estos ataques, que se mantuvieron en el jurado porque se consideraron perjudiciales.

Espionaje y paranoia

Durante varios años, el Chapo invirtió mucho dinero en equipos de software de espionaje para vigilar todas las comunicaciones entre sus cercanos. Un asociado, Miguel Ángel Martínez, recordó que el capo una vez le dijo: "Lo más importante en ese ambiente era saber lo que todos pensaban de ti. Quien sea, tus amigos, nuestros enemigos, tus compadres ".

Por su parte, Christian Rodríguez, un joven colombiano experto en informática, desarrolló un sistema de software espía de la más alta tecnología que instaló en los teléfonos y computadoras pertenecientes a la esposa, Emma Coronel, amantes y asociados de Guzmán Loera.

Sin embargo, su obsesión y paranoia se volvieron en su contra cuando Rodríguez aceptó cooperar secretamente con las autoridades de los Estados Unidos en 2009.

El caso de la fiscalía se construyó básicamente a partir de cuatro investigaciones distintas de escuchas telefónicas. Además de la intervención del sistema de Christian Rodríguez, los fiscales también utilizaron escuchas telefónicas recopiladas por las autoridades de Colombia y República Dominicana, así como una de las investigaciones de Seguridad Nacional. El gobierno estadounidense recolectó más de un millón de mensajes de texto entre los miembros del cartel.

El alcance internacional del cartel de Sinaloa

Como cualquier buen negocio, el cartel de Sinaloa se globalizó, extendiendo sus operaciones más allá de la frontera entre México y Estados Unidos a Colombia, Ecuador, Panamá, Belice, Honduras, Canadá, Tailandia y China.

Desde los comienzos de su carrera, el Chapo Guzmán se acercó a los proveedores de cocaína en Colombia para obtener cocaína barata. Negoció tratos más baratos con los distribuidores al prometer que entregaría la cocaína más rápidamente, ganándole el apodo de El Rápido por su rapidez en canalizar la cocaína a través de túneles debajo de la frontera.

Los fiscales presentaron un audio en el que, aseguran, el Chapo sostiene una conversación telefónica con un narcotraficante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) .

En los casi 12 minutos de grabación, Guzmán Loera le plantea a su contraparte la compra de seis toneladas de cocaína. "Me dice mi sobrino que usted tiene 6 (toneladas) y si se le pagan 2 y media, usted las pone en Guaya (Guayaquil, Ecuador)", se escucha al Chapo.

Su interlocutor, no identificado, le responde: "Yo me muevo siempre y cuando, como quedamos, el 50% me lo dejen depositado. Y arranco inmediatamente para allá".

Millones de líneas de cocaína

Los testigos develaron a lo largo del juicio los diversos métodos que tenía Guzmán Loera para entrar la droga de México a los Estados Unidos: en trenes y barcos de pesca, helicópteros y aviones, barcos semisumergibles y petroleros, cajas de zapatos y latas de ají picante. Aunque se cruzaron muchas más drogas de las que se incautaron, algunos éxitos notables para las autoridades incluyeron un decomiso de 16 toneladas de un buque mercante en Panamá y una incautación de 6 toneladas fuera de Ecuador.

El fiscal federal adjunto Adam Fels dijo que el Chapo había enviado "más de una línea de cocaína para cada persona en Estados Unidos" en tan solo cuatro de sus envíos. Eso equivale a más de 328 millones de líneas de cocaína, señaló el fiscal al tratar de dimensionar para el jurado de qué tamaño eran las actividades de narcotráfico del acusado.

El escondite detrás de las cirugías plásticas

Obtener demasiada cirugía plástica parece ser una regla no escrita en los libros de texto de narco. El narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, conocido como el Señor de los Cielos, murió bajo el bisturí de un cirujano y varios testigos dijeron que pasaron por operaciones extensas.

Tirso Martínez Sánchez, quien ayudó a dirigir trenes llenos de drogas entre México y Estados Unidos para el cartel, dijo que tuvo varias operaciones de reconstrucción facial para alterar drásticamente su apariencia, deteniéndose solo después de que comenzó a desangrarse durante su tercera operación.

Juan Carlos Ramírez Abadía, conocido como Chupeta, proveedor colombiano de cocaína de el Chapo, en sucesivas operaciones alteró estructuralmente la mandíbula, los pómulos, los ojos, la boca, las orejas y la nariz.

Chupeta también intentó que le quitaran las huellas dactilares, causándole un problema de circulación; casi siempre usaba guantes en el estrado. En la corte, su piel enrojecida parecía cera derretida sobre su cuero cabelludo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?