Suscriptor digital

El Gobierno lanzó manuales con consejos para empleados públicos

"Trabajo en equipo" y "cercanía" son algunas de las metas de las guías oficiales; también exigen presentismo y puntualidad
"Trabajo en equipo" y "cercanía" son algunas de las metas de las guías oficiales; también exigen presentismo y puntualidad
Jaime Rosemberg
(0)
7 de febrero de 2019  

Con estilo y lenguaje similares a los de una empresa privada y la inclusión de "valores" repetidos hasta el cansancio por Mauricio Macri y los candidatos de Pro, el Gobierno lanzó de manera oficial dos guías para empleados públicos que hacen hincapié en el "trabajo en equipo" y en puntos resistidos por los sindicatos estatales durante los últimos tres años: el control del presentismo, el cumplimiento de los horarios laborales y la capacitación y renovación permanente de la planta estatal.

Por medio de la resolución 135/2019, firmada por el vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra , se aprobaron la "Guía de bienvenida al Estado" y la "Guía del servidor público", que entre sus considerandos tienen como objetivos "la conformación de la cultura organizacional deseada y la transmisión de los valores organizacionales" que la Casa Rosada establece como prioritarios.

Serán distribuidos en las próximas horas entre la totalidad de los 210.000 empleados que componen la administración pública nacional.

Varios de los "valores" que se promueven desde las guías son los que Macri fijó como premisas en sus discursos, como la importancia del "trabajo en equipo", ya que -según afirma el texto- "las grandes transformaciones no las realiza un individuo, sino que se logran en equipo".

En otro de los valores elegidos, denominado "hacer la diferencia", la guía enfatiza la necesidad de "prestar atención y asegurar que, como servidores públicos, nuestra tarea se realice a tiempo y con calidad (...) no es solo hacer, sino cómo se hace", afirma.

Además de los "valores" (también aparecen aprendizaje, cercanía, innovación e integridad y transparencia), la "guía de bienvenida al Estado" subraya como "imprescindible" tener "una conducta ejemplar" como funcionario. La invitación incluye "ética y responsabilidad con la tarea", "solidaridad con los compañeros de trabajo", "confianza en los equipos de trabajo" y un punto álgido: "cumplimiento del presentismo y del horario".

Desde la Secretaría de Modernización recuerdan a LA NACION que unos 1500 empleados "renunciaron de manera voluntaria" cuando se fortalecieron los controles y que cada falta injustificada se descuenta del sueldo del empleado.

La búsqueda de diferenciación del modelo impuesto por el kirchnerismo es, por cierto, obvia, no solo por el modelo utilizado, sino por las constantes referencias a inasistencias y "ñoquis", denunciados por Ibarra desde que ingresó al ministerio.

La prédica, que comenzó en la gestión Macri, no tuvo un resultado alentador: apenas el 40% de los cien mil empleados públicos nacionales autorizados (descontando coordinadores, directores, subsecretarios, secretarios y ministros) estuvo y está en condiciones de cobrar el plus por presentismo.

La exigencia de cumplir horarios e ir efectivamente a trabajar se complementa, en otra de las doce carillas que conforman la guía de bienvenida, con la necesidad de mostrar "resultados concretos" de cada gestión, un requisito pocas veces requerido en los organismos públicos.

"Es necesario promover la cultura de la eficiencia pública, a través de un modelo de gestión que haga énfasis en los resultados y en la calidad de los servicios, con flexibilidad en la utilización de los medios, pero estricto en la prosecución de sus fines", dice el texto, supervisado por Ibarra, que trabajó con Macri en Socma, Boca Juniors y el gobierno porteño antes de sumarse al gabinete nacional.

En la "guía del servidor público", que consta de 8 carillas, aparecen detalladas las leyes del régimen laboral argentino y los requisitos de "transparencia e integridad" emanados de la Oficina Anticorrupción. Aparecen allí detallados además los "conflictos de intereses" cuando como funcionario "dirigís, administrás, representás, asesorás o de cualquier otra forma prestás servicios a quien gestione o tenga una concesión o sea proveedor del Estado o realice actividades reguladas por este".

Al menos dos exministros del Gobierno, Juan José Aranguren y Mario Quintana, debieron desprenderse de sus acciones en Shell y Farmacity, respectivamente, por incompatibilidades manifiestas con los cargos que ostentaban en el Ministerio de Energía y la vicejefatura de Gabinete.

Desde su llegada al entonces Ministerio de Modernización, y por orden directa del Presidente, Ibarra redujo la planta estatal en un 15%, unos 40.000 empleados menos que a fines de 2015. La reducción de la planta, y el congelamiento de salarios y nuevas vacantes provocó no pocos encontronazos con los estatales más duros, agrupados en ATE, y un proceso de negociación permanente con el gremio mayoritario, UPCN.

"Nuestro horizonte es un Estado transparente, ágil, cercano e innovador, que trabaje en pos de garantizar la inclusión digital para cada argentino. Usamos nuevas tecnologías para simplificar la relación entre los ciudadanos y el Estado, igualar oportunidades y acercar el futuro", afirma Ibarra en la portada de la guía de bienvenida.

Más allá de la resistencia de los empleados estatales, el vicejefe de Gabinete cree que hubo avances concretos en la actitud y los resultados obtenidos por los "servidores públicos" durante los últimos tres años.

Filosofía PRO

Los manuales distribuidos por la Casa Rosada incorporan los criterios más característicos del trabajo empresario, que se reflejan muchas veces en los discursos de los principales referentes del Gobierno

Reacción gremial dividida

El presentismo es uno de los conceptos centrales de la "Guía de bienvenida al Estado" y un punto controversial en la relación con los gremios. Desde la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), que lidera Andrés Rodríguez, reconocen que el ítem sirvió para recomponer el salario y, por eso, lo han apoyado. En cambio, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) lo considera, junto a la productividad, como un "mecanismo de extorsión a los trabajadores". Ambos gremios coinciden en advertir que la capacitación del personal se encuentra retrasada. "Los procesos de formación y los concursos para promover al personal y pasar a planta permanente han sido pocos", indicó Hugo Godoy, secretario general de ATE.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?