Suscriptor digital

El enfoque de la Visión Cero en la seguridad vial

Ni una sola víctima en el tránsito es aceptable
Gabriel Tomich
(0)
9 de febrero de 2019  

Como todos los veranos, este de 2019 dejará un alto saldo de víctimas fatales en las rutas del país. Sin embargo, más allá de discutir cuántas personas fallecen en la Argentina a raíz de incidentes viales (polémica tan controvertida como estéril), es bueno recordar el enfoque de la Visión Cero que aplican muchos de los países con mayor seguridad vial del planeta.

Según la Asociación Civil Luchemos por la Vida, esta visión enfoca la cuestión desde otro punto de vista: ni un solo muerto en el tránsito es aceptable. Esta frase refleja un paradigma que surgió en los años ’90 en los países del Norte de Europa (con Suecia a la cabeza), que se transformó en una política de estado en materia de seguridad vial.

"A diferencia de los modelos anteriores, que privilegiaban optimizar la movilidad en el tránsito, este considera que no es ético aceptar que la gente muera o sea herida gravemente dentro del sistema del tránsito como un precio a pagar para tener movilidad. Siguiendo otros modelos de seguridad, como el de la aviación, la Visión Cero determina que se debe trabajar para lograr que no haya ningún muerto en el tránsito", afirma el comunicado de dicha asociación.

Si cuando hay niebla los aviones no vuelan, ¿por qué sí circulan los vehículos por una carretera o una autopista? Por esta y otras situaciones, volar en avión es muchísimo más seguro que viajar en un automóvil por una ruta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?