Suscriptor digital

Sin derechos humanos ni Estado de Derecho en China

(0)
9 de febrero de 2019  

En China , la economía crece de manera vertiginosa. Sin embargo, hay aspectos esenciales que no verifican el mismo progreso. Nos referimos al respeto por los derechos humanos, por las libertades civiles y políticas de sus ciudadanos, razón por la cual no está allí asegurada la vigencia del Estado de Derecho. Es más, desde julio de 2015, en ese país se persigue a aquellos abogados dedicados a la defensa de esos derechos y libertades. Se trata de unos 300 profesionales que han sufrido el rigor de la prisión, algunos de los cuales han sido ya condenados, bajo acusaciones amañadas, de realizar presuntas actividades subversivas. Hace pocos días uno de ellos, Wang Kuanzhang, que ya había estado incomunicado por espacio de más de tres años, recibió una pena de cuatro años y medio de cárcel.

En la promoción de los juicios contra los abogados defensores de derechos humanos y de libertades individuales se los acusa de corrupción. Este mismo método está siendo utilizado también contra algunos de los dirigentes políticos que conforman la oposición china. A ello se suman otras restricciones a las libertades esenciales, como la censura a los medios de comunicación y a las redes sociales, así como campañas masivas contra algunas minorías, como la musulmana que reside en el noroeste del país, en la región de Xinjiang, en la que miles de disidentes han sido confinados en penosos campos de concentración, donde están siendo objeto de un proceso de presunta "reeducación".

Algunos de los hombres de derecho que sufren persecución han sido también despojados de sus respectivas licencias profesionales, lo que implica marginarlos socialmente. La práctica de dar publicidad, a través de la televisión, a los juicios por presunta corrupción destruye la credibilidad de aquellos que son falsamente acusados. Algunos de los profesionales que defienden a sus colegas perseguidos terminan ellos también siendo objeto de calvarios similares.

Por todo lo antedicho, desde las Naciones Unidas, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias ha intervenido y está denunciando esas persecuciones. Los valientes abogados chinos que son perseguidos por su propio país deben ser reconocidos, dentro y fuera de China, por sus esfuerzos por transformar a un país todavía autoritario en una sociedad capaz de vivir bajo la estructura esencial de las democracias, que incluye el respeto por las libertades personales esenciales y por los derechos humanos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?