Suscriptor digital

¿Puede funcionar Estados Unidos sin publicar su PBI?

Juan Carlos de Pablo
(0)
10 de febrero de 2019  

El cierre parcial del aparato estatal americano obligó al presidente Donald Trump a comprar hamburguesas para agasajar a un visitante y, contrariamente a lo previsto, la Oficina de Análisis Económico no publicó, el 30 de enero pasado, la estimación recontrapreliminar del producto bruto interno (PBI) correspondiente al cuarto trimestre de 2018. ¿Cómo funciona un país cuando no se publica la estimación oficial de sus cuentas nacionales?

Al respecto, hablé con el brasileño Isaac Kerstenetzky (1926-1991), quien durante la década de 1950, en la Fundación Getulio Vargas se convirtió en el primer especialista en la estimación de las cuentas nacionales de su país. Al decir de su compatriota Mario Henrique Simonsen: "Fue uno de los más probos y dedicados cientistas sociales. En un país donde los economistas quieren ser poetas, se destacaba por su falta de verborragia. Obsesionado por la medición económica, siempre fue un maestro de la economía aplicada. Para su percepción objetiva, resultaban inútiles las controversias económicas que no estuvieran basadas en adecuadas evidencias empíricas".

-Los economistas lo recordamospor el libro que en 1964 editó juntoa Werner Baer.

-Surgido de un congreso que tuvo lugar en Río de Janeiro, a comienzos de 1963, para analizar la cuestión de la relación entre la inflación y el crecimiento. Le cito de memoria algunos de los participantes: de Oliveira Campos, del Canto, Chenery, Díaz Alejandro, Di Tella, Felix, Ferrer, Furtado, Grunwald, Haberler, Harberger, Harrod, Herschel, Hirschman, Kafka, Kaldor, Krieger Vasena, Lewis, Lutz (Friedrich y Vera), Mallon, Massad, Montias, Navarrete, Pazos, Pechman, Pinto, Ranis, Reynolds, Ruggles (Nancy y Richard), Seers, Simonsen, Sunkel, Urquidi y Villanueva.

-¿Vale la pena leer la obra hoy?

-Para los historiadores del pensamiento económico, definitivamente. Para el resto de la profesión, es un buen punto de partida para una cuestión que, siendo empírica, tiene que ser actualizada. Pero la relevancia de la cuestión, lamentablemente, en países como la Argentina sigue en pie.

-¿Qué importancia tiene que la estimación oficial del PBI de un país no se publique?

-La humanidad vivió buena parte de su existencia sin que se contara con esa información. Hoy existen estimaciones del PBI de varios países desde algún momento del siglo XIX, pero que no existían en su momento y por consiguiente no fueron utilizadas para diagnosticar el estado de la economía y adoptar decisiones.

-¿Está usted sugiriendo que la demora en la publicación no tiene ninguna importancia?

-Estoy poniendo la falencia en contexto. A propósito: el cierre parcial del aparato estatal de los Estados Unidos, ¿solo afectó la publicación del dato o también la estimación? En este último caso, ¿se debió a que no se pudieron recolectar los datos o a que no fueron procesados? Lo veremos dentro de un tiempo.

-No me contestó.

-Desde la década de 1930, y particularmente desde después de la Segunda Guerra Mundial, prácticamente todos los países del mundo estiman sus cuentas nacionales sobre la base del sistema inventado por John Richard Nicholas Stone. No es fácil contestar preguntas referidas a lo que está ocurriendo con el consumo y la inversión agregadas, la proporción del PBI que se ahorra, etcétera, sin contar con esa información; por lo cual hago votos para que la situación se regularice.

-¿Y mientras tanto?

-Se sigue generando mucha información, que en manos idóneas reemplaza al menos parcialmente la falencia indicada. Porque se trata de información parcial, pero que se publica sin tanta demora. Las primeras estimaciones del PBI se hacían cada tantos años, porque buscaban medir la estructura de la economía, no la evolución coyuntural. Desde la década de 1930 se hicieron estimaciones anuales, principalmente gracias a Simon Smith Kuznets, y en su país recién desde comienzos de la década de 1970 se cuenta con estimaciones trimestrales. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) se publica con un par de meses de atraso.

-Por eso se mira tanto al dólary al riesgo país.

-Claro, pero por razones de disponibilidad estadística, lo cual exagera su importancia como indicadores del funcionamiento general de la economía.

-¿Y entonces?

-La evaluación de la evolución coyuntural de una economía no es una tarea mecánica, no se la podemos encargar a un robot. Inevitablemente hay que utilizar criterios de evaluación, porque rara vez en un país todos los indicadores mejoran o empeoran al mismo tiempo.

-¿Qué rol juega el PBI en esa tarea?

-Es un buen comienzo. Paul Anthony Samuelson dijo una vez que si llegara a un país que no conociera y para formarse una composición de lugar de la economía de ese país solo le permitiera hacer una sola pregunta, preguntaría cuál es el PBI por habitante. Pero naturalmente que, para emitir alguna opinión, seguiría haciendo preguntas.

-¿Debemos entonces desear que Estados Unidos regularice su situación en cuanto a la publicación de estadísticas?

-Efectivamente, no porque se trate de una cuestión de vida o muerte, pero sí porque es una de calidad de análisis.

-Don Isaac, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?