Suscriptor digital

En busca del sentido: ¿para qué y cómo trabajamos?

Más allá de ser un medio para obtener dinero, la actividad laboral abre oportunidades para la persona y la sociedad
Más allá de ser un medio para obtener dinero, la actividad laboral abre oportunidades para la persona y la sociedad
Silvia Stang
(0)
10 de febrero de 2019  

"¿Soy lo que hago o hago lo que soy?" Preguntarse por el sentido del trabajo cotidiano es válido más allá de cuáles sean las tareas de un determinado oficio o una determinada profesión. El interrogante inicial, muchas veces escuchado, no solo invita a analizar por qué hacemos lo que hacemos y no otra cosa (algo que muchas veces puede tener su respuesta solo en la necesidad de ingresos), sino que también llama a reflexionar sobre la manera en que hacemos las tareas y los efectos que tiene nuestro esfuerzo, físico o mental, sobre otras personas y, en definitiva, sobre la sociedad.

"Más allá de satisfacer nuestras necesidades materiales, el trabajo puede contribuir a darnos una sensación de identidad, de pertenencia y de propósito. También amplía el abanico de opciones que se nos presentan. Y tiene importancia colectiva, al establecer una red de conexiones e interacciones que forjan la cohesión social". La frase está incluida en el informe sobre el escenario laboral y los tiempos por venir, que elaboró la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo, un grupo de expertos convocados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Las conclusiones se presentaron en Ginebra, en el marco del inicio de la celebración por los 100 años del organismo fundado tras la Primera Guerra Mundial, con la premisa de que la justicia social es necesaria para la paz.

La parte fuerte del informe está en las recomendaciones de medidas de acción para gobiernos, dirigentes de empresas y sindicalistas. Porque se advierte que, sin ciertas intervenciones, el rumbo que toma el mercado laboral llevará a empeorar la situación social. Con esa advertencia y en tiempos de análisis sobre qué tareas podrían ser hechas próximamente por robots o por la inteligencia artificial, se incluyó la reflexión sobre el trabajo como algo inherente al ser humano, que puede estar dotado de un sentido que trasciende el necesario objetivo de obtener dinero.

"Saliendo de la definición de la transacción de esfuerzo y tiempo a cambio de salario, el trabajo es una llave enorme para la gratificación personal", dice a LA NACION Claudio Alonzo, psicólogo del trabajo, profesor en la UBA y en la UCA y especialista en perspectivas psicosociales del trabajo.

Según afirma, a diferencia de lo que pasaba en los viejos modelos industriales, hoy tiende a perderse la idea de que el eje central de la vida es el trabajo. "Cambia la relación de la persona con el empleo, se sale del concepto del empleo para toda la vida y se pierde el sentido de fidelidad con una empresa. Sí existen mecanismos de identificación: la gente valora identificarse positivamente con la organización. Y se busca cumplir con ciertos propósitos", dice. En síntesis, se tiende a relacionarse con las organizaciones de forma "condicional y transitoria".

Que la relación se dé o busque darse de manera "condicional" es una cuestión vinculada con las metas o los propósitos que se tienen para la propia vida, al menos para quien pone su trabajo bajo la lupa de la búsqueda de sentido (todo depende de las expectativas personales, claro).

Aquella frase de "trabajar para vivir o vivir para trabajar", si bien remite al tiempo dedicado a lo laboral (una cuestión nada menor), parece indicar la existencia de canchas de juego diferentes. Como si el trabajo no estuviera en el campo de la vida y como si no fuera una de sus experiencias protagónicas.

Frases como esas, dice Alonzo, revelan ideas hoy cuestionadas que tienen que ver con la "mala prensa" del trabajo (desde el "ganarás el pan con el sudor de tu frente", que en el Génesis es una expresión de castigo).

El trabajo puede verse como una oportunidad para "erigir día a día el proyecto de vida", dice Lucía Copello, doctora en psicología y psicoterapeuta con especialidad en logoterapia.

Desde la teoría motivacional del psiquiatra austríaco Viktor Frankl, el hombre es definido como un buscador de sentido. "Entonces, es esperable y natural que el hombre encuentre y se pregunte por el sentido del trabajo que realiza", señala Copello.

En un artículo publicado por el sitio de internet Logoforo, la psicóloga propone apoyarse en la palabra "oportunidad" para dejarse guiar en un camino de reflexión sobre las puertas que puede abrir el trabajo. Es una oportunidad, por ejemplo, para dar algo de uno mismo al mundo, y también "para que el hombre pueda elegir qué quiere hacer y, en el hacer, hacerse a sí mismo". Y es, entre otras cosas, una oportunidad para reflexionar sobre cómo queremos que juegue en la vida la tríada "ser, hacer, tener".

"En el trabajo, ¿busco ser? ¿Busco tener? ¿Busco hacer sin saber para qué? ¿Busco ser en lo que elijo hacer? ¿Es el trabajo únicamente un medio para tener? ¿Qué significa para mí tener?" son algunas de las preguntas propuestas.

Además de la relación de uno mismo con lo que hay detrás de esos tres verbos, la conexión con el mundo y con otras personas se define en gran medida en el ámbito laboral. "El trabajo es una expresión de tu inserción en la trama de la convivencia", dice el psicólogo y escritor René Trossero en su libro La alegría de convivir amando. Agrega que la tarea que alguien hace, sea un trabajo manual o de otro tipo "se ennoblece o se envilece" según la actitud con la que se encara. Si la actitud es la del "amor servicial", concluye, todo se enriquece.

El informe de la OIT no deja de señalar que millones de trabajadores hoy son víctimas, en el mundo, de situaciones de "esclavitud moderna", que son muchos quienes trabajan demasiadas horas, que hay ingresos que no alcanzan y que el estrés laboral "ha exacerbado los riesgos para la salud mental". Son cuestiones que pueden limitar el espacio para pensarse. Y son desafíos para quienes tienen por trabajo mejorar el trabajo de los demás. Lo cierto es que el impacto del esfuerzo siempre puede estar, aunque a veces resulte desconocido. Escribió Jorge Luis Borges que "no hay acto que no sea coronación de una infinita serie de causas y manantial de una infinita serie de efectos". Actos de la vida, muchas veces realizados en el trabajo, que es gran parte de la vida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?