Suscriptor digital

La selección argentina Sub 20 resistió el boicot de la AFA

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
(0)
11 de febrero de 2019  • 09:00

Hay una refundación en marcha, inspirada en el legado de José Pekerman . La empezó Hermes Desio a mediados de 2017, aunque su mentor, Juan Sebastián Verón , enseguida abandonó el cargo de secretario general de las selecciones juveniles. Suya era la firma intelectual del nuevo proyecto, pero desafinaron algunos acordes con Claudio Tapia, que acababa de asumir la presidencia de la AFA , y la 'Bruja' se alejó. Las categorías menores han quedado a salvo de egoísmos y asperezas: el Sub 15 de Placente consiguió un inédito título Sudamericano a finales de 2017 y el Sub 17 de Aimar se ha preparado como no se recuerda en años para su torneo continental que comenzará en algunas semanas, en Perú.

El problema fue el Sub 20. Sí, el que estuvo a solo un gol de ser campeón sudamericano. Se hizo todo mal. Cuando se creía que pertenecería a la renovadora órbita de Desio, fue Jorge Sampaoli, el día de su presentación como entrenador de la mayor, el que anticipó que Nicolás Diez conduciría la categoría. Los enredos se atropellarían. Por ejemplo, nadie les había comunicado al DT anterior, Claudio Úbeda, que no había superado la primera rueda en el Mundial de Corea, que no iba a continuar. "Quedamos con 'Chiqui' en que hablaremos para que yo le presente mi trabajo. Nadie me dijo oficialmente que estamos afuera. Espero que no me pase como a Bauza, porque si me preguntan siento que nuestro proyecto merece crecer", le confesaba Úbeda a LA NACION. Su destitución era un secreto a voces. Se iban Úbeda y su ayudante, Fernando Batista. Pagaban cuentas pendientes porque los había contratado el Comité de Normalización de Armando Pérez.

Pero Diez no iba a dirigir al Sub 20, tarea que recayó en Sebastián Beccacece. La ida fue darle rodaje a la categoría 99. Saludable. Incluso, esos chicos se volvieron habituales sparrings de la selección mayor, con viajes incluidos. Varios fueron al Mundial, pero en Rusia todo se desplomó. Primero se alejó Beccacece y Sampaoli, en su resistencia, amagó con dirigir al juvenil en el torneo de L'Alcudia. No se sostuvo ante el tembladeral que le plantó Tapia y abdicó. El equipo derivó en Scaloni y, casi sin preparación, fue campeón. Pero a Scaloni lo promovieron como parche de la mayor, y el Sub 20 nuevamente se quedó a la deriva, sin agenda ni preparación durante dos meses. Hasta que Fernando Batista, que había sido echado por Tapia, fue contratado por Tapia a solo 40 días del Sudamericano. Y casi salió campeón en Chile. Pese a la AFA, que hizo todo para boicotearlo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?