Suscriptor digital

La indispensable reducción de trámites burocráticos

Optimizar el uso de los recursos humanos y materiales redundará en una disminución de costos y en mejoras de la productividad y la competitividad
(0)
11 de febrero de 2019  

El aparato estatal de nuestro país ha crecido tanto que realizar un trámite público se ha tornado uno de los mayores padeceres.

Es tal el nivel de burocracia que no hay contribuyente, e incluso inversor, exento de tener que luchar contra una maquinaria gubernamental cuyo costo, además, es causa directa del abultado déficit de las arcas públicas.

Apenas comenzado el año pasado, el presidente Mauricio Macri suscribió un megadecreto de necesidad y urgencia, con 170 medidas tendientes a simplificar una serie de procedimientos que aceleren los procesos otorgando mayor competitividad a la economía en su conjunto.

El objetivo es reducir el déficit fiscal en relación con el PBI un 1% en los próximos dos años, lo cual implica alrededor de 100.000 millones de pesos.

Con ese propósito fue creada la Secretaría de Simplificación Productiva (SSP) en el ámbito del Ministerio de Producción. Pedro Inchauspe, su titular, precisó que se pretenden reducir los costos burocráticos mediante un trabajo transversal conjunto entre ministerios, organismos descentralizados y ocho provincias, que también redundará en mejoras en la productividad y competitividad de las empresas, sector este convocado para contribuir a identificar problemas.

Según el mencionado decreto, se trata de las carteras de Modernización, Producción, Trabajo, Finanzas, Transporte, Cultura, Agroindustria y Energía; la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), la Anses y el Banco Central.

Digitalizar no es desburocratizar, destaca Inchauspe, reconociendo que debieron primero digitalizar la ineficiencia heredada antes de encarar una profunda reingeniería de procedimientos con algunos resultados que ya han comenzado a verse:

Plataforma TAD (trámites a distancia): evita viajes a Buenos Aires al federalizar las gestiones mediante el uso de internet.

Régimen SAS (Sociedades por Acciones Simplificadas): se crean con altas en el día.

Presentación Única de Balances (PUB): evita replicar trámites en distintos organismos como la AFIP y bancos. Se suma la Inspección General de Justicia (IGJ).

Embargos de la AFIP simplificados y aplicados solo al monto de la deuda.

Eliminación del Registro Industrial de la Nación, que requería de renovación anual.

Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA), que unifica cuatro registros, uno de ellos, el controvertido Registro Fiscal de Operadores de Granos, que deja de operar, con inscripción online y scoring para graduar la retención impositiva.

Supresión de tarifas extra para los casi 78.000 grandes contenedores (high cube) que se mueven en el Puerto de Buenos Aires anualmente.

Sistema OEA (Operador Económico Autorizado): fiscaliza aleatoriamente en origen y destino a empresas automotrices sustituyendo el peritaje del Registro Automotor para vehículos importados.

Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), para trámites online e incorporar operatorias a medida que Aduana libere servicios vía web.

Exporta Simple: para pequeños envíos de prueba a potenciales clientes extranjeros.

Reducción de importaciones por Canal Rojo aduanero del 60 al 18%, con menores y costosos trámites de verificación de contenedores.

Reducción de tiempo de trámites de importación a fin de facilitar la incorporación de tecnología: a 30 días para bienes de capital usados y a 15 días para certificado temporal de plantas llave en mano.

Alentamos fervientemente esta incipiente, impostergable y trascendente desburocratización. Celebramos el impulso que el gobierno nacional está dando a la eliminación de la gigantesca maraña de gestiones y superposiciones que fomentan la discrecionalidad en la aplicación de normas y que desalientan decisiones de inversión productiva que tanto necesitamos. Sin embargo, mucho trecho queda aún por recorrer.

Avanzar en la simplificación, transparencia, reducción y/o eliminación de normas y requisitos traerá alivio a las empresas, castigadas también por una altísima presión fiscal dirigida a financiar, precisamente, gasto público improductivo.

Optimizar el uso de recursos humanos y materiales que hoy más que nunca hemos de cuidar, nos pone en el largo pero necesario camino que hemos de recorrer en pos del desarrollo deseado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?