Suscriptor digital

Indiscreciones en el Museo del Prado

Verónica Chiaravalli
(0)
12 de febrero de 2019  

La información de la solapa no lo dice, pero esa niña pequeña, de una vivacidad que se adivina inteligente y de vibrante vestido floreado, ha de ser Minerva, musa de su abuelo, el escritor español Juan Eslava Galán, a la hora de concebir La familia del Prado, delicioso ensayo cuajado de curiosos datos historiográficos y sabroso cotilleo sobre la intimidad de monarcas y cortesanos que editorial Planeta promociona, sin faltar a la verdad, como "un paseo desenfadado y sorprendente por el museo de los Austrias y los Borbones".

Si para el autor la excusa perfecta son los 200 años de la gran pinacoteca, la perfecta coartada del lector consiste en dejarse guiar a través de las salas de ese coloso de la belleza y la memoria por la inocencia perspicaz de Minerva, que sabe poner el ojo de su curiosidad donde corresponde para activar las irresistibles dotes narrativas de Eslava, su capacidad para escanciar la información de los documentos con una compasión risueña por las pequeñeces de las grandes mujeres y los grandes hombres.

La aventura comienza cuando el abuelo se propone explicarle a la nieta una noticia que ocupó páginas y pantallas centrales en la prensa española: la imposición del collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a la princesa Leonor por parte de su padre, el rey Felipe VI. Símbolo de la tradición monárquica, la potente joya, que vincula de modo un tanto extravagante a la corona de España con la mitología griega, se replica en varios cuadros que alberga el Prado. Allí lleva Eslava a Minerva y, con ella, al aficionado ávido de descubrir en las obras tantas veces visitadas detalles hasta ahora inadvertidos.

Con sagacidad de siglo XXI, lo primero que la niña observa en aquellos salones recargados de duques, príncipes y reinas pintados para la inmortalidad y emparentados entre sí es que se trata de un gran álbum de familia; una especie de Facebook tridimensional, anterior incluso a la invención de la fotografía. Gran descubrimiento. A partir de ahí, Juan Eslava irá recorriendo la historia de España retrato a retrato. Una historia con minúscula, se encarga de aclarar, hecha de las minucias y cotidianeidades que labraron las vidas de sus personajes, ya que de la historia española con mayúscula se ha ocupado en otros ensayos. Una historia que no desdeña los jugosos informes de los embajadores venecianos, proclives a hacerse eco de todo tipo de infidencias y chismes, de Estado y de alcoba.

Así, por ejemplo, de la desdichada parábola de Juana la Loca (Juana I de Castilla) hace una narración estremecedora, en la que la fragilidad emocional de la princesa enamorada se ve agravada por la incomprensión familiar y las ambiciones de poder de su entorno cortesano, hasta terminar en un encierro cruel y una muerte sórdida. Además de los hechos, el autor ofrece su interpretación: "Contemplada desde una mentalidad actual, encontramos en Juana a una mujer moderna que se rebela contra la subordinación impuesta a las de su sexo. Su confesor fray Tomás de Matienzo se escandaliza cuando, al intentar restarles importancia a las infidelidades de su esposo, Juana le replica que las aceptaría si ella pudiera hacer lo mismo [...] El machista del confesor, escandalizado, escribe a los reyes que su hija tiene 'el corazón duro y crudo, sin ninguna piedad'". Después de ese capítulo, volver a contemplar el óleo Doña Juana la Loca ante el sepulcro de su esposo, Felipe el Hermoso, adquiere otro sentido.

Hipótesis de envenenamientos, caprichosos atuendos y tocados destinados a camuflar defectos físicos de los soberanos, que los aduladores convertían en moda; estrafalarios amoríos y matrimonios por conveniencia se suceden a lo largo de la historia y de las páginas, de las salas de este museo hecho de imágenes y palabras, levantado por la erudita generosidad de un escritor y la sabia ingenuidad de una niña.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?