Suscriptor digital

El chavismo redobla la apuesta y denuncia que la ayuda humanitaria es "cancerígena"

"Podríamos decir que son armas biológicas lo que pretenden con esa ayuda humanitaria", dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez
"Podríamos decir que son armas biológicas lo que pretenden con esa ayuda humanitaria", dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez Fuente: AFP
(0)
13 de febrero de 2019  • 08:00

CARACAS.- Ayer las calles de Caracas se llenaron de venezolanos que marcharon con un reclamo claro: la ayuda humanitaria. A casi un mes del recrudecimiento de las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, y en medio de la crisis económica que vive el país (con inflación récord y desabastecimiento), miles de miles de personas se manifestaron para exigir a los militares que dejen entrar los alimentos y medicinas que esperan en Colombia.

Pese a la masividad, el chavismo no da el brazo a torcer. Ayer, en una entrevista que dio a conocer la cadena británica BBC, el mandatario bolivariano insistió en que su país no precisa nada del extranjero más que la liberación de sus cuentas, a la par que el opositor Juan Guaidó, quien asumió como presidente encargado de Venezuela semanas atrás luego del desconocimiento de Maduro como jefe de Gobierno legal, aseguró que hay 300 mil personas en riesgo de vida si no ingresa la ayuda.

La campaña del chavismo no quedó allí. Después de las declaraciones del sucesor de Chávez, Delcy Rodríguez, vicepresidenta ejecutiva y una de las más leales a Maduro, denunció que Estados Unidos intenta ingresar al país comida envenenada.

"Podríamos decir que son armas biológicas lo que pretenden con esa ayuda humanitaria, así como introdujeron armas para los contras en Nicaragua", dijo la chavista y habló de "comida envenenada y contaminada" y "cancerígena". "Así lo han mostrado estudios científicos de esta supuesta comida desechada en los Estados Unidos que busca traer químicos y envenenar a la población. Lo que está detrás de este show barato es procurar la intervención de Venezuela y además bajo la falsedad de una supuesta crisis humanitaria", afirmó en su discurso ante la televisión estatal.

"Nosotros les decimos que lleven esos dos camiones de Colombia a la Guajira colombiana donde diariamente mueren más de 20 niños por hambre", agregó y dijo: "Aquí está el gobierno revolucionario de Nicolás Maduro, con sus gobernadores, trabajando, unidos con todo el pueblo de Venezuela para garantizar los alimentos y el desarrollo potencia de todas las áreas productivas".

"Hemos revisado todo el nuevo funcionamiento para la distribución de los Clap- alimentos básicos que se venden a precios bajos a través de los Comités locales de Abastecimiento y Producción- de los 6 millones de familias que son atendidos por el sistema que instauró el presidente Maduro contra la guerra económica", puntualizó.

Maduro, quien asegura que en el país no hay ninguna emergencia humanitaria, rechaza la ayuda estadounidense que permanece en un centro de acopio desde el jueves en Cúcuta (Colombia), porque a su juicio es "una excusa" para una intervención militar por parte de Estados Unidos, para "apropiarse de las riquezas naturales" del país, montar un "gobierno títere" y acabar con la revolución bolivariana socialista.

Pedidos desesperados

"Soy enfermera y por mis pacientes exijo el ingreso de ayuda humanitaria", decía un cartel en la motocicleta de Francis Durán en Ureña, población fronteriza con Colombia, donde cientos pidieron abrir el paso a medicinas y alimentos.

"Hoy la situación es crítica, terrible, porque no tenemos nada. Ni guantes, ni gasas, ni medicamentos", comentó esta enfermera del hospital de San Antonio de 34 años y relató como ejemplo que hace unos días una niña de 11 años debió ser trasladada de emergencia a Cúcuta por falta de sangre para una transfusión.

No fue la única. Fanny Álvarez, estudiante de enfermería de 20 años, también pidió soluciones. "No hay medicinas, guantes ni algodón, pero sí hay bonos para la corrupción", se leía en una pancarta escrita a mano que llevaba la madre de la joven. "Uno a veces quisiera ayudarlos (...), pero con lo que ganamos a duras penas nos podemos mantener nosotros mismos", señaló Francis.

"Sería una bendición del cielo que esa ayuda entrara", comentó por su parte Ana Sánchez, de 72 años, que marchó en la zona con una cruz y una bandera de Venezuela.

Agencias AFP y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?