Suscriptor digital

Brenda Martin, de Eruca Sativa, sobre las declaraciones de José Palazzo: "Habla desde la ignorancia"

La banda, que había pedido por más mujeres en el festival, salió al cruce de las declaraciones del productor sobre la ley de cupo femenino
La banda, que había pedido por más mujeres en el festival, salió al cruce de las declaraciones del productor sobre la ley de cupo femenino Fuente: Archivo
Gabriel Plaza
(0)
13 de febrero de 2019  • 17:35

"Nosotras estamos hoy paradas acá gracias a la lucha de miles de mujeres que la remaron durante un montón de años antes. Por eso hoy pedimos por más mujeres en todos los espacios donde fuimos invisibles mucho tiempo. Por más mujeres arriba de los escenarios", dijo la bajista Brenda Martin de Eruca Sativa, durante el concierto que la banda ofreció el domingo en Cosquín Rock. La actuación del grupo fue una de las más comentadas del festival, tras invitar al escenario a otras mujeres como la rapera Kriz Alaniz, la arpista Sonia Alvarez y la folclorista La Bruja Salguero. Y la frase de Martin, en tanto, siguió repercutiendo con fuerza en las redes sociales.

El grupo tomó posición frente a los dichos del programador y productor José Palazzo sobre la ley de cupo femenino en los festivales. Sus declaraciones generaron tanta polémica que Palazzo tuvo que salir a aclarar su postura. "Lo que dije es que si la ley estuviera vigente nos costaría muchísimo cumplir con el espacio del 30 por ciento, porque necesitaríamos 50 bandas", le dijo a LA NACION.

Todavía con la adrenalina del show reciente, Brenda Martin habló sobre el apoyo a la ley de cupo femenino, los estereotipos de la escena, la discriminación a las mujeres en los escenarios y su propia experiencia en todos estos años como música.

-¿Cómo te cayeron las declaraciones de José Palazzo, sobre la imposibilidad de sumar mujeres a la grilla del Cosquín Rock?

-Se juntaron dos cosas. Cuando surgió la oportunidad de tocar en Cosquín, vimos cómo venía la mano con la grilla, donde había muy poca presencia femenina y analizamos la posibilidad de no ir al festival. En ese momento pensamos que era una grilla antigua, que no refleja la actualidad de la escena. Pero cuando José dijo que no había mujeres con talento nos hizo reaccionar. Fue como una provocación para ir al festival y hacer una propuesta llevando a otras artistas. Creo que José no tiene datos y habla desde la ignorancia; está desconociendo como es la escena actualmente. No es que en Cosquín todas sean "bandas de súper talentos". En el festival escuché una banda de colegas hombres cuyo nivel era muy bajo, así que no creo que pase por ahí.

Eruca Sativa canta en LA NACION

05:13
Video

-Una de sus excusas es que hay pocas mujeres en el rock en general...

-Lamentablemente se está empezando a extender ese discurso en varios programadores. Nosotras de por sí estuvimos trabajando en la visibilización de mujeres colegas en todos los shows donde producíamos o eramos coproductores, durante 2018. En todas las provincias encontramos bandas de chicas con buenas propuestas para telonearnos. Por eso, Cosquín Rock no refleja la realidad. Que apenas haya una decena de bandas de mujeres en la grilla es no saber lo que pasa. En la conferencia después del show armamos un listado con 87 grupos de mujeres, lo suficiente para hacer dos Cosquín si tuvieran que cubrir el cupo. Por eso, queríamos estar en el festival, para invitar a otras mujeres al escenario, para que el público y los programadores las vean, y para expresar en voz alta este mensaje de más mujeres en los escenarios.

-En esta nueva realidad, ¿el repertorio de Eruca Sativa también fue tomando un color más militante desde el feminismo, más allá de la visión general del grupo?

-La verdad que sí. En algunas de nuestras canciones hicimos modificaciones en las letras para decir con mas claridad las cosas. Y ahora eso se ve reflejado por el paso del tiempo y como nos fuimos encontrado los tres alineados en un mismo mensaje de lo queremos decir. Algunas canciones son mas políticas y explícitas en el último disco. Y el que viene será un antes y después. Los últimos años fue muy movilizador todo lo que pasó a nivel feminismo y estamos sensibilizadas por todo lo que pasa.

Eruca Sativa, el power trío rockero, integrado por Lula Bertoldi (guitarra y voz), Brenda Martín (bajo y voz) y Gabriel Pedernera (batería)
Eruca Sativa, el power trío rockero, integrado por Lula Bertoldi (guitarra y voz), Brenda Martín (bajo y voz) y Gabriel Pedernera (batería) Fuente: Archivo

-Frente a este contexto, ¿por qué pensás que hay programadores que ponen excusas para no incluir mujeres?

-Hay muchos festivales nuevos que empiezan a pararse dentro de la diversidad. Creo que todos estamos aprendiendo y desaprendiendo viejas prácticas. Lo importante es que todos empecemos a ver un futuro igualitario en todos los espacios. Pero la ley de cupo femenino ayuda a que los que no ven lo que pasa o tardan en verlo, empiecen a darse cuenta. Hay que colaborar para que los espacios se abran y abrir las orejas, y poner nuevas referentes arriba del escenario para que otras chicas puedan ver mujeres trabajando sin ningún tipo de prejuicio.

-¿Cómo fue tu experiencia, desde que empezaste en la escena?.

-Yo empecé a tocar de chiquita, arriba de los escenarios. Siempre fuimos minoría. Mi primera banda era solo de chicas que íbamos al colegio y se sentía que no eramos respetadas como los hombres. En uno de los primeros shows, antes de tocar me escupieron mientras tocaba la guitarra y me daba cuenta que eso era por ser mujer. Había un prejuicio grande con una mujer que hacía rock. Solo te aceptaban porque sonabas bien. Siempre había que tener como un doble talento superior al del hombre para ser aceptada.

-También siempre primó un prejuicio machista y un estereotipo sobre la mujer en el rock...

-Siempre estuve en contacto con mujeres que hacían música y siempre había un prejuicio en el ambiente rockero. También se instalaba esa mentalidad machista que si había una mujer, ese espacio era para una sola, como una manera de dividirnos y generar competencias internas. Yo no lo viví directamente porque tuve el respeto de mis colegas varones, pero a muchas compañeras les pasó. Ahora estamos todas unidas y es más fácil. No buscamos el lugar para una sola, sino para todas. Y eso pasa en todos los ámbitos, no solo en la música.

-La posibilidad que otras chicas vean a mujeres haciendo música en los escenarios, también puede generar otro tipo de referentes, ¿no?

-Creo que yo tuve un camino distinto en la música porque desde chica tuve referentes mujeres en mi casa, como mi tía que tocaba la guitarra y mi hermana mayor. Hace falta, como a mí me pasó, que puedan ver a otras mujeres haciendo rock para romper con los prejuicios y los estereotipos. A las mujeres hasta se les pide tener una presencia física que el hombre no tiene. Puede haber artistas hombres de todo tipo, estereotipos, colores y tamaños arriba del escenario. Nosotras tenemos una exigencia superficial que demuestra que siempre nos piden más. ¡Basta!, queremos ser nosotras y sentirnos en libertad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?