El acueducto que cruzará La Pampa

Va del río Colorado hasta General Pico y tendrá una longitud proyectada de 1100 kilómetros
(0)
22 de enero de 2000  

SANTAROSA.- Desde hace un año, en la provincia de La Pampa se construye el acueducto que aquí llaman "el más largo del mundo".

Con este proyecto, que se prevé inaugurar en el 2002, se pretende solucionar los problemas de abastecimiento de medio centenar de localidades en las que vive el 90 por ciento de la población de la provincia, permitir el desarrollo de la ganadería en la zona de cría, de las industrias con procesos húmedos y del riego de cultivos intensivos de especies bajo cubierta.

Tomando agua del río Colorado, la red troncal de este conducto llegará hasta General Pico, a lo largo de 404 kilómetros, y se ramificará durante su trayecto en sistemas secundarios que extenderán su traza total hasta los 1100 kilómetros.

La realización de la obra, cuyo costo asciende a 180 millones de dólares y que distribuirá un caudal de dos metros cúbicos por segundo, se encuentra a cargo del empresario Victorio Américo Gualtieri.

Durante la última campaña electoral la obra fue utilizada como propaganda del gobernador Rubén Marín, que la bautizó como "el emprendimiento más importante en la historia de la provincia".

La Pampa no tiene fuentes de agua superficiales, a excepción del Colorado, que en su límite sur la separa de Río Negro. La mayor parte de su territorio tiene un clima árido y semiárido, y sus casi 300 mil habitantes consumen agua proveniente de los escasos recursos hídricos subterráneos, caudales muchas veces afectados por excesos de iones perjudiciales, como el flúor y el arsénico, y la sobrecarga de sales totales.

Extremadamente seca

Tanto en la zona del caldenal, utilizada para cría de ganado, como en la franja fértil al este de la ruta 35, lindante con Buenos Aires y destinada a la agricultura, las lluvias son el único recurso de captación de agua, pero en las tres cuartas partes del mapa provincial los registros pluviométricos son muy bajos.

Para solucionar el problema, a mediados de 1996 un grupo de expertos contratado por el gobierno concluyó que los caudales del río Colorado representan el recurso de mejor perspectiva para nuevas fórmulas de abastecimiento.

El Gran Acueducto del Río Colorado fue presupuestado por el gobierno pampeano en 183 millones de dólares. A pesar del monto exorbitante, el gobernador Marín obtuvo un compromiso de financiamiento de la Nación.

Durante los últimos años del menemismo, La Pampa firmó un acuerdo que le permitió recibir un aporte no reintegrable de 180 millones, en diez cuotas anuales iguales de 18 millones cada una, a partir de 1998.

El adjudicatario de la obra fue la empresa constructora Victorio Américo Gualtieri SA, que se impuso en la licitación con un monto sensiblemente menor al presupuesto oficial: 138.227.049,82 dólares.

Esa diferencia le permitió a la provincia alcanzar un nuevo acuerdo con la constructora -firmado hace dos meses- para ampliar la alimentación del acueducto hasta el máximo caudal que le está permitido extraer del Colorado: 2 metros cúbicos por segundo.

Largo caño en el desierto

Gualtieri redujo los costos de construcción del acueducto porque instaló en el Parque Industrial de General Pico dos fábricas de caños.

El empresario, que alguna vez fuera bautizado por la revista Veintidós como "el Yabrán de Duhalde", importó maquinarias de alta tecnología y comenzó la producción a gran escala de caños.

El Gran Acueducto del Río Colorado cruzará La Pampa de Sudoeste a Nordeste y es la obra pública más importante que hay en ejecución en el país. Se trata del tendido de un caño matriz entre Pichi Mahuida y General Pico, que une las restantes tres localidades importantes de la provincia (General Acha, Santa Rosa y Eduardo Castex) y que alimenta una red de acueductos secundarios.

El proyecto comprende una toma, desde donde se captará el agua para alimentar la red; una planta potabilizadora y siete estaciones de bombeo.

Además de solucionar los problemas de consumo urbano el acueducto debería destinar sus caudales excedentes para usos productivos como el riego extensivo e intensivo (frutihorticultura), uso industrial y ganadero.

Para una provincia como La Pampa, esas pocas palabras significan, la posibilidad de cambiar el perfil productivo.

El acueducto estará en condiciones de entregar 110 litros de agua por segundo para el riego intensivo bajo cubierta (invernaderos) y a cielo abierto.

Además, en el tramo Santa Rosa-General Pico serán instaladas 12 tomas para entregar hasta 160 metros cúbicos por hora, para riego extensivo complementario en los cultivos tradicionales.

Mientras tanto, las industrias con procesos húmedos (especialmente, curtiembres y lácteos), que siempre encontraron una importante limitación en la inexistencia de agua de calidad, contarán ahora con nuevas posibilidades. Tendrán el aporte de un caudal de hasta 87 litros por segundo.

Mejoras para el ganado

También la ganadería será favorecida, especialmente entre Pichi Mahuida y la ruta nacional 35, que atraviesa una zona de cría.

La distribución de agua para los animales se hará en una franja de 30 kilómetros de ancho, con 11 tomas ganaderas, distribuidas a lo largo de 105 kilómetros.

Impacto

Los especialistas coinciden en que el impacto ambiental de la obra será mínimo y estará reducido a la etapa de construcción.

Los análisis periódicos de la calidad del agua confirman que no presenta problemas para su utilización como agua potable, con el tratamiento de la planta potabilizadora. En reiteradas oportunidades fueron denunciados derrames de hidrocarburos en la zona y se descubrieron restos de mercurio en el agua.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios