Proyectan habilitar una segunda sala de juegos flotante en la ciudad

Lo estudia la misma empresa que explota el casino flotante en Puerto Madero
(0)
26 de julio de 2000  

Si la apertura en octubre último del casino flotante en Puerto Madero generó una enorme controversia entre autoridades porteñas, la Lotería Nacional y empresarios, la decisión de la firma española Cirsa de instalar un segundo barco en Dársena Sur podría superar todo lo imaginado.

Los buenos resultados económicos que consigue con el casinoEstrella de la Fortuna y un artículo del contrato de concesión, que habilita la apertura de una segunda sala, apuraron la resolución para que una nueva embarcación, con 250 mesas de ruleta y más de 500 máquinas tragamonedas, se pueda instalar en la ciudad de Buenos Aires.

Fuentes de la concesionaria confirmaron ayer a La Nación que "la decisión de instalar un segundo casino flotante ya está tomada, sólo falta que se destrabe una cuestión judicial por la importación de la embarcación que está funcionando".

El proyecto que estudia Cirsa consiste en la construcción, en un astillero local, de un barco que duplicaría la capacidad del que está amarrado en Dársena Norte y en el que caben 5000 apostadores.

La idea es que el Estrella de la Fortuna sea trasladado a Dársena Sur, donde amarrarían la nueva embarcación, aunque esta última también podría funcionar navegando.

En avenida Brasil y el río ya se construyó un edificio de 40.000 m2 cubiertos donde funcionarán las instalaciones de servicios del casino. También habrá allí un estacionamiento para 1300 automóviles y se levantará un segundo edificio que servirá de sede administrativa de la firma.

Millonaria inversión

La nueva inversión, de unos 15 millones de pesos, ya estaba prevista en el presupuesto total que destinó la firma para los juegos en Buenos Aires, y que asciende a 60 millones de pesos.

A la hora de los plazos, las fuentes mostraron dudas. La disputa por la jurisdicción entre la ciudad y la Nación y el tiempo que demande la construcción del barco podrían llevar la apertura de la nueva sala a fines del año próximo. "Pero todo está sujeto a la resolución de las controversias judiciales", dijo un vocero de Cirsa.

Los números que manejan los empresarios fueron el principal impulso para poner a flote la segunda sala de juegos.

Según un informe interno de Cirsa, al que tuvo acceso La Nación , mientras que en noviembre último apenas acudían 1600 apostadores, desde marzo hasta la fecha las cifras crecieron hasta llegar a 2300 personas de domingo a jueves y superar las 3500 los viernes y sábados.

También hace referencia a que desde octubre hasta junio último "la empresa pagó a la Lotería unos 17.000.000 de pesos en concepto de canon".

Críticas porteñas

La decisión de la firma española de hacer uso de la opción que figura en los pliegos de licitación firmados el año último y que la facultan a instalar una segunda sala de juegos flotante fue duramente cuestionada por las autoridades porteñas.

El subsecretario de Gobierno, Jorge Enríquez, adelantó que "al igual que con el barco que funciona en forma ilegal en Puerto Madero, clausuraremos sin más trámite la nueva embarcación".

Distintas jurisdicciones

El funcionario fundamentó sus dichos al citar el artículo 50 de la Constitución de la ciudad, que sostiene que el Estado porteño es el único que regula y administra el juego en la ciudad de Buenos Aires.

Agregó que la ley 255 penaliza como una contravención el juego clandestino, "y para nosotros el casino flotante es clandestino, ya que no cuenta con la habilitación comercial que sólo otorga el Gobierno de la Ciudad".

La controversia entre la ciudad y la Lotería se generó por una disputa acerca de la jurisdicción en que funciona la sala de juegos.

Mientras el gobierno porteño reclama su injerencia en la zona portuaria e invoca la Constitución de la ciudad, la Lotería dijo en su momento que ésa es zona exclusiva de la Administración General de Puertos, por lo que allí no tienen poder ni jurisdicción las autoridades municipales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios