Suscriptor digital

Duros enfrentamientos entre los opositores de Fujimori y la Policía

Por Juan Castro Olivera Enviado especial
(0)
28 de julio de 2000  

Al menos cuatro personas murieron y 59 resultaron heridas -tres de ellas de gravedad- en los violentos enfrentamientos que se produjeron este viernes en Lima por la inauguración del tercer gobierno del presidente Alberto Fujimori.

Las cuatro muertes tuvieron lugar en el incendio de la sede central del Banco de la Nación, constató la AFP en el lugar. Dos de las víctimas murieron por calcinamiento, mientras que los otros dos al parecer por asfixia, según informes de los bomberos que aún trabajan en el lugar en la remoción de escombros. Dos personas se encuentran en situación de desaparecidas.

Los incidentes comenzaron a primeras horas de la mañana cuando miles de personas convocadas por la oposición para reunirse pacíficamente frente al Congreso de la República fueron violentamente dispersados por la Policía.

Durante la marcha fueron saqueados e incendiados varios edificios y cuando los bomberos acudieron a sofocar los incendios fueron atacados y una de sus unidades de emergencia acabó destrozada.

Una asunción cuestionada

Durante la jura, los 46 miembros de la oposición se retiraron del recinto mostrando pancartas contra sus colegas que se pasaron a las filas del oficialismo y, además, solicitaron nuevas elecciones. La facción opositora peruana considera ilegítimo el tercer gobierno de Fujimori y prometió protestar en las calles hasta que "caiga la dictadura".

El ex candidato presidencial Alejandro Toledo convocó a los peruanos a marchar en contra de Fujimori y además anunció que formará un Frente Democrático Nacional que agrupará a todas las organizaciones civiles y políticas que se oponen al primer mandatario peruano.

"Esto Empujará a Fujimori contra la pared para que de cuenta de sus acciones al pueblo en los próximos días que le quedan, si le quedan", indicó Toledo.

Repercusiones en la Argentina

El vicepresidente Carlos Alvarez calificó hoy de "lamentable" la situación que se registra en Perú, tras la reasunción de Alberto Fujimori, y llamó a "cuidar las democracias latinoamericanas".

Alvarez se refirió brevemente a la difícil situación que se vive en Perú al ingresar a la quinta de Olivos para reunirse con el presidente Fenando De la Rúa y otros tres dirigentes de la Alianza.

Fujimori asume por tercera vez

Por Juan Castro Olivera

Enviado especial

Miles de manifestantes protestaron ayer durante todo el día frente a la Corte Suprema

Un opositor a Fujimori marcha con una gigantesca bandera peruana

Toledo prometió continuar la lucha

LIMA.-En un clima de gran tensión por las multitudinarias marchas de protesta que desde anteayer se suceden en Lima, el presidente peruano, Alberto Fujimori, jurará hoy por la mañana por tercera vez consecutiva como mandatario del país. Si logra cumplir el nuevo período, llevará a 15 años su cuestionada permanencia en el gobierno.

La fuerte protesta social en las calles de esta capital y el hecho de que la controvertida asunción de Fujimori contará sólo con la presencia de los presidentes de Bolivia, Hugo Banzer, y de Ecuador, Gustavo Noboa, constituyen dos hecho inusuales en la región en los últimos años.

Desde mediados de semana llueven nuevas denuncias de ilegitimidad contra la continuidad de un régimen acusado de violentar los mecanismos democráticos y que la mayoría de los gobiernos del continente terminaron aceptando a regañadientes.

Anoche, el centro de esta capital estuvo desbordado por una masiva manifestación, bautizada la Marcha de los Cuatro Suyos, que pidió "el fin de la dictadura fujimorista" y la convocatoria a nuevas elecciones. Es, por lejos, la mayor protesta que enfrenta Fujimori en sus diez años de gobierno.

Fujimori se impuso por un amplio margen al ex candidato opositor a la presidencia Alejandro Toledo en la segunda vuelta electoral realizada el 28 de mayo último, luego de que éste decidió retirar su postulación y denunciar que el gobierno preparaba un fraude.

En la víspera de la jura presidencial, y mientras los pocos invitados extranjeros que aceptaron participar en la ceremonia oficial aún llegaban a esta ciudad, una multitud convocada por Toledo se reunió durante toda la tarde y hasta entrada la noche en el Paseo de la República y realizó allí su propio juramento: no abandonar la lucha contra el gobierno que hoy inicia Fujimori.

"Los Cuatro Suyos"

Habitantes de las regiones en que se dividía el Imperio Inca _denominadas "los Cuatro Suyos"_ desfilaron anoche con vestimentas típicas y realizaron un show de música que representó cada zona del antiguo territorio incaico: el Antisuyo, el Collaysuyo, el Contisuyo y el Chinchaysuyo.

La multitudinaria concentración popular, acompañada por un tema musical que pedía "democracia, ya" y repetía "la dictadura va a caer", culminó con un discurso de Toledo.

El clima general era de gran tensión, especialmente después de que la policía desplegó 35.000 efectivos para prevenir incidentes. La seguridad en la casa de gobierno fue reforzada con cables eléctricos, afilados fierros y sacos de arena.

Las demandas de respeto a los mecanismos democráticos y el rechazo a la instauración de un régimen autoritario se convirtieron, antes y después de la realización de la primera vuelta electoral el 9 de abril último, en una exigencia permanente de todos los líderes de la oposición peruana, de las organizaciones sociales y de las entidades de derechos humanos. Esos postulados fueron compartidos por muchos gobiernos de la región, por la Unión Europea y por los Estados Unidos.

Fujimori recibió ayer a sus invitados en el Palacio de Gobierno. Además de Banzer y Noboa, saludaron al presidente peruano el vicepresidente del Uruguay, Fernando Hierro, y ministros y representantes gubernamentales de distintas partes del mundo. El gobierno argentino será representado en la ceremonia de asunción por el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini.

En cambio, el ex mandatario argentino Raúl Alfonsín y otros líderes de la socialdemocracia, como Felipe González, dieron su apoyo a Toledo y pidieron reformas democráticas.

En los últimos meses, la falta de respeto a las libertades individuales, de prensa y de opinión encendieron una preocupación constante en el país y en la comunidad internacional. La presión y las amenazas al periodismo, incluso a los representantes de los medios extranjeros, fueron constantes cuando el gobierno vio desafiados sus intereses.

Asimismo, la inexistencia de canales de expresión para los candidatos opositores que compitieron con Fujimori también merecieron la denuncia de los observadores internacionales.

Todo un estilo

"Actuar y después explicar" ha sido el estilo que imprimió Fujimori a sus diez años de gobierno. Así, con un modo avasallante de hacer las cosas, el mandatario obtuvo en diez años importantes logros en el campo político, como la derrota del terrorismo de Sendero Luminoso y, en materia económica, de la hiperinflación.

Pero su régimen generó permanentes denuncias de violaciones a los derechos humanos y abrió capítulos que todavía permanecen a oscuras, con persecuciones a la oposición, matanzas y encarcelamientos de acusados de subversivos.

En Perú, las cárceles albergan miles de presos acusados de terrorismo, muchos de ellos encerrados sin juicio alguno. Como un gesto por el inicio de su tercer mandato, Fujimori decidió ayer amnistiar a 130 presos comunes.

La extensa gestión de Fujimori cargó desde 1992 con una condición autoritaria, que, para una gran mayoría de líderes políticos dentro y fuera del Perú, no abandonó ni abandonará.

La alianza con los militares como método de hacer frente a la lucha antisubversiva constituyó la estrategia fundamental del controvertido asesor presidencial Vladimiro Montesinos, convertido en el monje negro del gobierno, pues controla el servicio de inteligencia nacional.

Al iniciar su tercer mandato , Fujimori no parece dispuesto a cambiar un esquema de poder que le ha dado resultados. "Actuar y después explicar", seguramente, continuará siendo el sello que marque el estilo fujimorista en los próximos tiempos.

La era Fujimori

  • 1990

    10 de junio
  • Alberto Fujimori, un desconocido en el terreno político, es elegido presidente del Perú en segunda vuelta, con el 62,4% de los votos.

  • 1992

    5 de abril
  • Fujimori consuma un autogolpe de Estado, disuelve el Congreso, ordena la reorganización del Poder Judicial e instaura un "gobierno de reconstrucción nacional".

    12 de septiembre

    El máximo líder de la organización terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, es capturado junto con casi toda la cúpula de su organización.

  • 1995

    9 de abril
  • El mandatario es reelegido con el 64,42% de los votos en comicios en los que vence a Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de las Naciones Unidas.

  • 1996

    17 de diciembre
  • El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) asalta la embajada de Japón en Lima, que celebraba una recepción con 800 personas. La residencia fue recuperada a sangre y fuego casi cuatro meses más tarde.

  • 2000

    9 de abril
  • Fujimori obtiene la tercera reelección, pero no supera el 50% de los votos. Su rival, Alejandro Toledo, no acude al cuestionado ballottage.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?