Suscriptor digital

Un bufón entre el teatro y la TV

Eduardo Calvo distribuye su tiempo actoral en los más diversos ámbitos
(0)
7 de agosto de 2000  

Durante casi diez temporadas, "Muchas pelucas para un solo calvo" fue el espectáculo unipersonal que marcó la presencia de Eduardo Calvo en las más diversas salas alternativas de la ciudad. Mil funciones realizadas con esa experiencia fueron la confirmación definitiva de la capacidad de este joven intérprete que, el último año, integró el elenco de "Las personas razonables están en vías de extinción", de Peter Handke, con dirección de Roberto Villanueva, en el Teatro San Martín, un trabajo que le permitió empezar a salir del circuito off.

Por estos días, Calvo ensaya en el mismo teatro "La tempestad", de William Shakespeare, con dirección del español Lluis Pasqual (obra que incluye a Alfredo Alcón en el protagónico); forma parte del elenco del programa televisivo "La cajita", que próximamente comenzará a emitir Telefé, con producción de los hermanos Borensztein, e inicia un ciclo de humor junto a dos grupos de alumnos, abriendo un nuevo espacio, Uriarte Viejo, en Uriarte y Honduras.

Calvo explica que así como le gusta mucho el humor, a veces se pone trágico, pero termina divirtiéndose con esa tragedia. Esto lo trae a cuento cuando intenta explicar cómo hace para participar de tantos proyectos a la vez. "Siempre combiné muchas actividades y lo hago apasionadamente. Claro que en este momento me interesa mucho el trabajo con Lluis Pasqual y ahí me detengo un poco más."

No quiere explicar cómo es su personaje en el espectáculo. "Trínculo -aclara- es un bufón que está en el medio de la tempestad y eso me interesa mucho. Me imagino un bufón estrella azotado por esa tempestad. Pero aún no lo terminé de definir con Pasqual. Por ahora, él me deja fantasear y acepta lo que propongo."

Si bien ésta es la primera obra de Shakespeare que interpreta, Calvo está ligado a los textos clásicos desde hace tiempo. Su interés pasó siempre por adaptarlos y cargarlos con humor. Su último trabajo presentado es "Hambre, el príncipe de Catamarca", en alusión a Hamlet. "Me tiran mucho esos textos -explica-, son muy valiosos, están tan bien estructurados que uno puede desestructurarlos haciendo una versión diferente y humorística."

Entre dos bufones

En cuanto a su labor en "La cajita", allí compartirá el trabajo con Pablo Alarcón, Alberto Martín, Roberto Antier y Vanesa Miller, entre otros. Se trata de un programa en tono de comedia, con sketchs y cuadros musicales, y cada semana tendrá un invitado especial. "Aquí la idea es divertir con cierta crítica a la actualidad. Respeto mucho a los hermanos Borensztein, me gusta el humor que proponen porque está hecho con mucha seriedad y me identifico mucho con eso", comenta el actor.

De alguna manera, su labor, tanto en "La tempestad" como en "La cajita", posee un personaje común, el del bufón, ese ser que cuestiona la realidad pero siempre desde un lado humorístico. "Me gusta el humor de composición actoral, ese que permite elaborar ideas y personajes y hasta trabajar la estructura de un sketch. A la vez, me interesa criticar lo que pasa cotidianamente, pero no sólo desde el simple humorista que relata, sino desde aquel que puede desarrollar un trabajo interpretativo fuerte."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?