Enron Argentina pide nuevas regulaciones para poder abrir las puertas del mercado

La filial del gigante norteamericano quiere crecer con la comercialización mayorista de energía y la cobertura de riesgo.
(0)
13 de agosto de 2000  

Durante los noventa, Enron -alguna vez un jugador mediano del transporte de gas- se convirtió con sus nuevas formas de comercialización de gas y electricidad en uno de los más poderosos agentes de cambio de la industria energética mundial. Ahora, la compañía quiere jugar ese rol en América latina.

"Ofrecemos servicios de energía -aseguró Mark Guerriero, presidente de Enron Argentina desde enero último, durante una entrevista con La Nación . Lo que hacemos es ayudar a las empresas a agregar valor a sus operaciones, a bajar costos y a minimizar el riesgo."

Enron fue la primera compañía en el mundo que compró y vendió gas y electricidad como si se tratara de un commodity. Hoy ya extendió el concepto a la capacidad ociosa de gasoductos y redes de telecomunicaciones. Y así se ganó un lugar entre las empresas de la nueva economía.

Como explicó Guerriero, la compañía norteamericana desarrolla una estrategia "viva", que se adapta a la evolución de cada mercado. "Al principio, un mercado emergente necesita activos, infraestructura -explicó-. Luego, a medida que se va abriendo el mercado vienen los servicios comerciales, y eso es lo que estamos ofreciendo ahora."

En efecto, el primer paso de Enron en la Argentina fue la adquisición de una participación en Transportadora de Gas del Sur (TGS). En 1997, y a través de su división Enron Servicios de Energía, realizó las primeras compras y ventas mayorista de gas natural: hoy administra el 5% del gas consumido en el país, con clientes como automotrices, textiles y generadores. Y en 1998 obtuvo la primera licencia para comercializar electricidad.

La cartera de servicios de Enron incluye además la cobertura de precios, la tercerización del manejo de plantas y la venta anticipada de energía.

Sin riesgos

En febrero último, Enron concretó la primera transacción financiera de energía con una distribuidora local. Eden -que opera en el norte de la provincia de Buenos Aires- acordó un precio fijo por un año para alrededor de 70 MWh de energía, y dejó a Enron el manejo del riesgo ante la volatilidad del mercado eléctrico.

"Y hace pocas semanas cerramos la primera operación de prepago en el país -agregó Guerriero-. Le dimos a un generador un cheque por unos US$ 5 millones, por seis meses de producción. En ese momento necesitaban fondos y nosotros podíamos dárselos por adelantado."

Otra operación novedosa tuvo como protagonista a una industria con un pequeño generador de energía, que ya no quería operar. "Lo que hicimos fue monetizar ese activo, a través de una compra -contó Guerriero-. La empresa ya no tiene que preocuparse de la planta, recibe efectivo y un contrato de largo plazo por la electricidad, a un precio conveniente."

La fijación de los precios de los contratos es una de las claves del éxito de las operaciones. "Tiene mucho que ver con la voluntad de Enron de asumir el riesgo -dijo el directivo-. Lo que hacemos es un muy buen trabajo de análisis y proyección de los mercados."

Guerriero desmintió los rumores que hablaban de la venta de todos los activos de Enron en América latina, para concentrarse en la actividad comercial. "El desarrollo de esta área no significa que no podamos tener activos, si son buenos", aseguró.

-¿Pero no es una ventaja contar con distribuidoras y gasoductos a la hora de vender energía?

-No, porque son actividades y compañías completamente separadas. No nos hacemos ningún favor ni recibimos ningún tratamiento especial. En el caso de TGS, tenemos tantas dificultades para utilizar el gasoducto como cualquiera. La realidad es que no necesitamos esa participación. Los nuevos servicios que se están prestando en el mundo necesitan, sobre todo, de capital intelectual, y es lo que tratamos de ejercitar en esta compañía.

Una de las apuestas más fuertes de Enron es Internet. La última semana anunció su asociación con Citigroup, Wells Fargo and Co. y otras firmas en una nueva empresa que gestionará operaciones de compra, venta y pagos en el comercio electrónico a nivel corporativo.

La jugada llegó a la Argentina. Ya se está trabajando sobre una versión local de Enron Online, y para su desarrollo la compañía reclutó a Carlos Bastos, secretario de Energía durante el gobierno de Carlos Menem.

En el site se podrá obtener información sobre la compañía y el mercado energético (noticias, regulaciones, tendencias) y realizar operaciones comerciales con productos físicos y financieros.

"La experiencia a nivel mundial ha sido buena, el sitio arrancó en noviembre último y hoy lleva transacciones por más de US$ 70.000 millones, una cifra que todas las compañías de Enron habían alcanzado en todo el año anterior -comentó Bastos. Esto ha agregado mucha agilidad y velocidad a las operaciones."

Pero los productos de Enron no siempre son bienvenidos por los actores del mercado, y a veces hasta pueden chocar con las regulaciones. A principios de año, la compañía defendió en una audiencia pública el derecho de las empresas de acceder al mercado mayorista a gas sin pagar la totalidad del cargo que hoy reciben las distribuidoras. Todavía no hubo una definición por parte del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas).

"Necesitamos que los reguladores actúen más rápido y que todos, como industria, nos comprometamos con la apertura del mercado -dijo Guerriero-. El mundo está corriendo, y está cambiando muy rápido."

En el corto plazo, los usuarios residenciales también sentirán los cambios. Enron está desarrollando un proyecto en los Estados Unidos, junto a IBM y America Online, para abastecer a usuarios residenciales.

"Uno siempre escucha que Enron es una compañía agresiva -se lamentó Guerriero-. Pero en realidad estamos para escuchar las necesidades del cliente y ayudarlo a encontrar soluciones. Además, esa agresividad es la que trae oportunidades y beneficios no tenemos que esperar las cosas por cinco años."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios