Suscriptor digital

Acciones simples que encierran riesgo

La mayoría de los accidentes no intencionales son prevenibles; los expertos quieren crear conciencia de cómo evitarlos
Ángeles Castro
(0)
14 de agosto de 2000  

Si a alguien se le cae una maceta en la cabeza cuando camina por la calle, existe una conducta negligente del dueño de la maceta. Si Rodrigo (Bueno, el cantante cuartetero) hubiera llevado el cinturón de seguridad puesto cuando volcó, habría tenido grandes posibilidades de sobrevivir. Las quemaduras con el agua caliente de la ducha pueden evitarse sencillamente con la instalación de un dispositivo que regule la temperatura.

Los especialistas de la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma (Samct) y de la Red de Trauma y Emergencia del gobierno porteño presentan estos tres ejemplos para demostrar que las heridas, discapacidades y muertes no intencionales son "casi siempre prevenibles".

Y las estadísticas los apoyan: en el 95 por ciento de los accidentes viales, un error humano constituye el factor desencadenante, mientras que las fallas técnicas ocasionan sólo el 5 por ciento restante.

En similar proporción inciden las conductas individuales y colectivas en el número de lesiones sufridas dentro de los ámbitos laboral, doméstico, recreativo y escolar.

Por lo tanto, sostienen los expertos, urge instrumentar en nuestro país campañas para modificar las acciones cotidianas que generan el peligro de propiciar distintos tipos de daños físicos.

Más aún si se considera que "los traumas (las afecciones provocadas por una exposición brusca a fuentes de energía mecánica, térmica, química o radiante) son la principal causa de muerte para las personas de uno a 45 años", explicó el cirujano Gustavo Tisminetzky, jefe de la Unidad de Urgencia del Hospital Juan A. Fernández y vicepresidente primero de la Samct.

En la Argentina fallecen por traumatismos 40.000 individuos por año,o sea, cinco por hora. De ese total, unos 10.000 -el 25 por ciento- son víctimas de choques entre vehículos.

Por eso, el médico de cuidados intensivos Jorge Neira, coordinador de la Red de Trauma del Gobierno de la Ciudad, destacó: "La comunidad, los profesionales, los organismos gubernamentales y no gubernamentales deben adoptar un andamiaje de medidas para minimizar los riesgos de accidentes. Porque no se producen por azar ni por fatalidad ni por designio divino".

En tal sentido, Neira -que también trabaja como jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Sanatorio de la Trinidad y como asesor de la Samct- aclaró que

Para ayudar a crear conciencia sobre cómo los hábitos de la gente, la acción de las autoridades, la colaboración de entidades civiles y sociedades científicas sirven para disminuir las situaciones de riesgo, la Samct organizó el IV Congreso de Argentino de Trauma con el lema "Comunicando estrategias de tratamiento y prevención".

El cronograma de sesiones -que tendrán lugar en el Centro Cultural San Martín entre el 17 y el 19 de este mes- incluye tanto mesas redondas de alto contenido técnico para los especialistas, como talleres y charlas para la comunidad.

En los países desarrollados, como los Estados Unidos, a alguien que acumula infracciones de tránsito le quitan la licencia para conducir, y esto implica, por ejemplo, que no puede librar cheques. Y si el registro de conducir está muy "manchado", le aumentan el costo de la prima del seguro.

Percepción del riesgo

"No se trata de instaurar penalidades por represión o maldad, sino para construir una sociedad ordenada, con reglas de convivencia para el bien de todos. Una acción negligente significa un peligro tanto para quien la comete como para quienes lo rodean", indicó Eduardo San Román, especialista en terapia intensiva y presidente de la Samct.

San Román, también jefe de clínica de la Unidad de Terapia Intensiva de Adultos del Hospital Italiano, consideró que "pese a que las lesiones constituyen la primera causa de muerte, la gente no tomó conciencia del riesgo implícito en algunos comportamientos ni de la posibilidad de evitarlo con el cambio de esas costumbres".

En tal sentido, Tisminetzky explicó que "el IV Congreso de Trauma tiene la virtud de ser organizado por una sociedad científica, con el aval de organismos gubernamentales como la Red de Trauma y el SAME. Y el objetivo reside en trasladar los resultados de ambas instancias. Las estrategias de prevención deben nacer del encuentro intersectorial".

Luego, el cirujano hizo especial hincapié en la participación de los profesionales médicos y paramédicos. "Los traumatólogos no atienden nada más que dolencias musculares u óseas. Deben redefinir su función, que alcanza a la prevención, la asistencia y la reinserción de los pacientes. También los enfermeros, los despachantes y choferes de ambulancia son eslabones esenciales en la atención de los traumatizados."

La licenciada en Psicología Laura Bosque sintetizó el espíritu del congreso, en el que actúa como secretaria científica. "No podemos aceptar que se produzcan muertes simplemente por falta de precauciones. Los accidentes viales, laborales, domésticos, recreativos y escolares no son normales ni comunes;pueden evitarse y deberían evitarse", expresó.

Y concluyó: "El congreso debe ser un punto de partida para la puesta en marcha de medidas preventivas simultáneas: reforzar la legislación y los controles, cambiar las conductas personales y colectivas e incluir dispositivos de seguridad en los nuevos productos tecnológicos".

Teléfonos

  • Para los que deseen obtener más información sobre el tema o inscribirse en el IV Congreso de Trauma, que se realizará entre el 17 y el 19 de este mes, están habilitados los números 4381-1777, 4382-1874, 4384-6411/5376.
  • También puede visitarse la página que la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma (Samct) posee en Internet, cuya dirección es http://www.samct.com.ar

    En foco

    Clasificación de los traumatismos

  • Intencionales (homicidios, suicidios, otras formas de violencias).
  • No intencionales (accidentes de tránsito, laborales, recreativos, escolares, domésticos y caídas).
  • Las cifras

  • Al año mueren 40.000 personas por traumas.
  • El 80 por ciento de las lesiones traumáticas son no intencionales.
  • En accidentes de automotores fallecen 10.000 individuos por año, o sea, 30 por día.
  • El 65 por ciento de ellos son peatones.
  • Las causas

  • El 95 por ciento de los accidentes de tránsito se debe a errores humanos; sólo el 5 por ciento es atribuible a fallas técnicas.
  • El consumo de alcohol aumenta casi cinco veces la probabilidad de morir en un choque, 16 veces más la de morir en una caída y 10 veces más la de morir en un incendio.
  • El uso de teléfonos celulares mientras se conduce cuadriplica el riesgo de chocar durante la llamada.
  • El empleo del cinturón de seguridad reduce de manera sustancial la incidencia, la severidad y la mortalidad asociadas a los traumatismos por accidentes viales; en nuestro país la tasa de uso del cinturón no alcanza el 10 por ciento.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?