Suscriptor digital

"Salir de la convertibilidad profundizaría la recesión"

Vaticinó que el cambio fijo durará, por lo menos, "cinco, diez o quince años" más.
Francisco Olivera
(0)
20 de agosto de 2000  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- "Es un disparate hablar de abandono de la paridad fija. La dolarización es inferior a la convertibilidad." Domingo Cavallo no quiso hacer declaraciones a la prensa en esta ciudad. Pero cuidó bien el sentido de sus palabras ante más de un centenar de hombres de finanzas. Y emitió, así, su primera respuesta pública en dirección del debate instalado por el ex presidente Carlos Menem la semana última. "Si no dolariza su sistema monetario, la Argentina se verá obligada a devaluar", había vaticinado Menem, pronóstico que alteró los mercados.

La reacción del ex ministro de Economía fue tajante: "Salir de la convertibilidad sería burlarse de todos los argentinos. No se produciría crecimiento ni ninguna otra mejora. Al contrario, profundizaría la recesión", señaló Cavallo durante su exposición en la 21» Convención Nacional de Ejecutivos y Finanzas, que finalizó ayer aquí.

En rigor, la discusión se instaló en esta ciudad el jueves último, cuando el norteamericano Steve Hanke, catedrático de la univesidad Johns Hopkins y ex asesor del propio Cavallo durante la administración menemista, dijo con incorporada retórica: "La convertibilidad es un BMW 300, un auto bastante bueno. Pero la dolarización es un Mercedes- Benz S 500, el mejor auto del mundo. Es esencial que la Argentina tome esa medida". Hanke, uno de los extranjeros que tienen mayor conocimiento de la economía argentina, se ha definido a sí mismo, en reiteradas oportunidades, como el "padre de la convertibilidad".

Tales declaraciones no le cayeron bien a Cavallo, que lo cuestionó en la primera oportunidad que tuvo: "No es así lo que dice Hanke. La dolarización unilateral, tal como la adoptó Ecuador, no es superior al sistema argentino, porque reduce el margen de decisión de la gente. La convertibilidad, en cambio, tiene un grado de flexibilidad mucho mayor: si alguien quiere dolarizarse en este país, lo hace, porque eso está disponible. Pero hacerlo unilateralmente generaría, entre otros problemas, pérdida de cerca de 1000 millones de pesos en interés en las reservas".

Nada es para siempre

El ex ministro admitió, no obstante, que el actual régimen monetario argentino no durará para siempre. Y arriesgó un plazo: "En cinco, diez o quince años, en algún momento, pero no antes, la Argentina irá seguramente a libre flotación, pero con la moneda tendiendo a apreciarse, no a depreciarse. Pero eso está muy lejos en el horizonte. En la primera etapa de un plan de convertibilidad, se incorpora una moneda tutor. Luego, se pasa a un sistema de paridad flotante. Pero ese segundo paso ocurre cuando se produce una apreciación de la moneda nacional respecto de la moneda tutor. En este sistema, las tasas de interés para una moneda local son menores que las tasas de contratos en moneda tutor. ¿Por qué? Porque todos saben que la moneda nacional tenderá a apreciarse en el largo plazo, y por eso se aceptan tasas menores".

Con un discurso de intencionadas característics técnicas, Cavallo se cuidó muy bien de referirse negativamente al actual gobierno. Analizó, sí -y sin nombres-, la actual situación económica: "Los problemas argentinos no se resuelven con política monetaria. A lo que hay que apuntar es a mejorar la relación entre el Gobierno y las provincias. Se deben reservar recursos en los momentos de mayor recaudación, y utilizarlos en los momentos de menos ingresos tributarios. Hay que delinear la nueva ley de coparticipación federal".

Por último, reservó un concepto para los últimos años del gobierno de Menem. "El problema principal es que el gobierno actual ha heredado cuatro años de inacción. A partir de ahora, el esfuerzo deberá ser también de las provincias. La mayoría de los argentinos piensa que toda la responsabilidad es de la administración central, pero no es así. El problema es que las provincias aprovechan esa creencia para pedir más dinero, en lugar de achicar el gasto."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?