Tributo del Polifónico Nacional a Fainguersch

(0)
29 de abril de 2001  

El 25 de abril del año último se despedía definitivamente de nosotros el maestro Julio Fainguersch. Al conmemorarse el miércoles último la fecha de su partida, el Coro Polifónico Nacional, que dirigió desde 1991 hasta aquel aciago día en que durante un ensayo entregó su último aliento, le rindió su homenaje en la Basílica del Espíritu Santo de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, dirigido por su actual titular, el maestro Carlos López Puccio.

Doble significado cobra este nuevo encuentro con el Polifónico. El primero, rendir su emocionado tributo al amado maestro desaparecido; el segundo, haber elegido como programa del concierto las mismas obras con las que, cantando a capella, renació el coro a comienzos de diciembre del año último: el Agnus Dei , de Samuel Barber, y El reino apasible , de Randall Thompson.

En aquella oportunidad se puntualizaron las conquistas artísticas logradas por el flamante director y sus coreutas, evidenciadas en el recordado concierto ofrecido en la basílica Nuestra Señora de la Merced.

Esta vez -tras el discurso de los funcionarios Chotsourian y Storero- se produjo una conmoción anímica entre los integrantes del coro al escuchar las sentidas las palabras dichas por uno de sus coreutas. En muchos rostros desencajados se pudo observar su turbación al tratar de plasmar la intensa emoción que embarga al Agnus Dei de Barber y de algún modo en las dramáticas instancias de la partitura que Randall Thompson escribió sobre textos del profeta Isaías.

El 9, con la Sinfónica

No obstante, la recordación del maestro fallecido no impidió que López Puccio reivindicara aquellos logros artísticos del canto coral, tanto en la devoción introspectiva de Barber como en la difícil partitura de Thompson. El nuevo director -a quien nadie nombró en las alocuciones previas- rinde a cada paso el mejor homenaje a su predecesor Fainguersch al apuntar a la excelencia musical y al acercarse a las obras de nuestro tiempo.

Esta vez un excelente programa de mano, más un volante con los textos de Isaías, son indicio de las primeras preocupaciones de la Dirección de Música de Cultura de la Nación, entre una serie de reivindicaciones que desde hace tiempo vienen reclamando sus integrantes.

El presente homenaje se hará extensivo en el concierto que ofrecerán el Coro Polifónico y Orquesta Sinfónica Nacional el 9 de mayo, a las 19.30, en la Catedral Metropolitana, con dirección de Pedro Ignacio Calderón, oportunidad en la que se interpretará el Réquiem de Gabriel Fauré, obra de especial predilección del maestro Julio Fainguersch.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios