Brinzoni admitió fusilamientos

El militar reconoció que el Ejército participó en la masacre de Margarita Belén
(0)
7 de mayo de 2001  

RESISTENCIA.- El jefe del Ejército, teniente general Guillermo Brinzoni, admitió que la denominada "masacre de Margarita Belén", ocurrida en 1976 a poco más de 20 kilómetros de esta capital, donde murieron aproximadamente 22 personas, "no fue un enfrentamiento, fue un fusilamiento encubierto de detenidos que estaban en la cárcel U-7" de esta capital.

También señaló que los ataques que viene sufriendo por parte del periodista y titular del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky, obedecen "simplemente a que aquel discreto capitán de 1976 hoy es el jefe del Ejército Argentino", y señaló, a su vez, que se presentará ante la Justicia toda vez que le fuera requerido.

Por otra parte, reiteró su reproche a la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de punto final y de obediencia debida dispuestas por el juez Gabriel Cavallo.

El actual jefe del Ejército estuvo tres años en el Chaco. Llegó en 1974 como capitán del Grupo de Artillería 7, con asiento en esta capital, y dos años después fue designado en la Secretaría General de la Gobernación, cargo que ocupó hasta 1977. Mientras estuvo en esta provincia y en este último cargo se produjo la masacre de Margarita Belén. Nunca se esclareció cómo ocurrieron los hechos en los que murieron más de 22 personas.

Desde la esfera oficial se dijo que fue un intento de fuga, pero familiares y organizaciones defensoras de derechos humanos señalaron que se trató de un fusilamiento.

Sobre aquel suceso, Brinzoni dijo: "Lo que sé hoy no es, obviamente, lo que supe en aquel momento. Me enteré de lo que había sucedido por un comentario que me hizo el coronel Oscar José Zucconi, cuando pasó por mi oficina. Tenía en sus manos el comunicado oficial que se iba a dar a conocer a la población y estaba consternado por un enfrentamiento que se había producido en las cercanías de Margarita Belén. Yo creí en el enfrentamiento. Creo que todos lo creímos en aquel entonces".

Es más, para que no quedaran dudas, destacó: "Durante mucho tiempo creí en la versión oficial del enfrentamiento".

Sin embargo, en una entrevista publicada por el diario Norte, de esta capital, el jefe del Ejército agregó que "con el paso de los años comencé a escuchar otras voces que decían que, en realidad, no hubo tal enfrentamiento, sino que había sido una acción deliberadamente planeada para eliminar terroristas". Luego manifestó: "Hoy yo también creo, a la luz de todo lo que escuché después, que lo de Margarita Belén no fue un enfrentamiento. Que fue una operación militar para eliminar delincuentes terroristas."

"Aquel hecho de Margarita Belén es uno de los muchos episodios penosos y lamentables frente a los cuales el Ejército va a asumir la responsabilidad de lo que le compete", añadió Brinzoni, quien concluyó que la muerte de aquellos 22 civiles "fue un episodio militar, con participación de la policía y toda la gente que dependía de la autoridad militar. Creí en el enfrentamiento y no supe ni me enteré de la realidad hasta mucho tiempo después".

Según reveló el jefe militar, los primeros comentarios sobre lo realmente ocurrido en Margarita Belén los escuchó en Buenos Aires, en 1980, en la Escuela de Guerra, y a partir de ese momento inició una investigación personal y por cuenta propia.

"Así llegué a la triste conclusión de que jamás existió enfrentamiento alguno. Me cuesta mucho decirlo, pero aquello fue un fusilamiento encubierto de detenidos que estaban en la U-7, que fueron disimuladamente trasladados y eliminados durante el viaje", admitió el general Brinzoni, que dijo estar dispuesto a concurrir ante un eventual llamado judicial en el marco de la causa que lleva adelante el juez federal de Resistencia, Carlos Skidlesky.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?