Las 10 y 10 de la radio de hoy

Virtudes y defectos de un medio que llegó al 2000 muy vital, contra todo pronóstico
(0)
27 de agosto de 2000  

Los aniversarios suelen invitar a los balances, con observaciones que -por prolijidad matemática- se agrupan en listas de números redondos.

Tomando en cuenta algunas características propias del medio: inmediatez, producción, penetración en la audiencia, el buen oyente, entonces, puede notar al menos diez virtudes y diez defectos.

Aspectos positivos

1. Sigue asegurando una promesa básica muy atractiva: sin que el oyente deba moverse de su casa y ni siquiera de su sillón preferido, acerca el mundo más cercano y, gracias a los satélites, el más lejano. Y para cuando el oyente no puede estar en su casa, la radio se traslada con él, con los receptores portátiles, los walkman o las radios de los autos.

2. El implacable ritmo noticioso de la primera mañana radial (entre 6 y 9) obliga a la televisión a competirle con programas de noticias que, en muchos casos, son radio con imagen. En la información al instante el alcance de la radio actual es formidable.

3. Comparado con la gráfica y con la televisión, es todavía el medio que de un modo más rápido y práctico cumple con el servicio de comunicar y entretener.

4. De los conocidos, es el medio que se plantea de un modo más abierto y con menos interferencias (¿ sería exagerado decir más democráticamente?) la exigencia de comunicación directa del público común. Hoy, resulta más rápido y posible entrar telefónicamente en una emisora que en un programa de televisión o en una sección de cartas de lectores de un diario o de una revista. Los oyentes lo saben: apenas mencionando que son Josefina, de Montserrat, o Francisco, de Floresta, y podrán estar en el aire expresando un mensaje absolutamente personal.

5. En las actuales condiciones de crisis, ofrece un servicio extra, de carácter social, tal vez sin habérselo propuesto. Le acerca la actualidad a millares de personas que por motivos económicos tuvieron que dejar de comprar diarios o revistas. También se hace cargo de otra clase de servicios, al convertirse en intermediario eficaz para personas que extraviaron objetos o animales, que ofrecen su fuerza laboral, que tienen interrumpido el suministro de luz o de agua o que demandan imperiosamente un remedio o un trasplante.O que, simplemente, quieren sentirse mencionados o felicitados por su cumpleaños.

6. Además de su enorme llegada e indudable penetración prácticamente nadie discute el prestigio y la influencia de la radio. En muchos aspectos, la radio es una vocería gigantesca, en una boca de urna fenomenal, que retraduce con frescura los temas que más gustan y los que más irritan, los que más trastornan y los que más conmueven.

7. Por razones tecnológicas, la radio sigue siendo la primera en llegar a aquellos acontecimientos que sacuden a la sociedad. Se puede pensar en cualquiera sucedido en los últimos diez años, desde los atentados a la embajada de Israel y la AMIA a los accidentes de Austral y LAPA, la gente se enteró primero por la radio, un ratito antes que la televisión. Aunque ahora tiene en Crónica TV una fuerte competencia. Las declaraciones de figuras nacionales a los programas de radio, especialmente, de la primera y segunda mañana son recogidas y utilizadas como fuente informativa por los medios gráficos y televisivos.

8. En los tiempos en que pocos se atreven a desmentir el aserto de que "una imagen vale más que mil palabras", la radio ha conseguido jerarquizar su discurso y lograr que a sus palabras no se las lleve el viento.

9. Los oyentes se identifican con una emisora ( de la que suelen convertirse en " hinchas " y que no cambian de la mañana a la noche ) y con sus conductores, animadores y periodistas en quienes depositan su confianza y su necesidad de creer. Esto le da respaldo enorme al "Lo dijo la radio". Así como quienes ponen la voz se hacen querer, y se integran a la vida de los oyentes prácticamente como familiares, la radio se caracteriza por ser un medio querido y querible.

10. Por sus características (parecería que quienes hablan desde una punta se dirigieran casi de un modo personal y único a los que están del otro lado) la radio sigue alimentando la posibilidad de imaginar. Y se reafirma en esta virtud cuando crea climas únicos, cuando contiene más que angustiar, cuando estimula los sueños colectivos y cuando es capaz de despertar lo mejor de la gente ( reflexión, solidaridad, crítica, humor ).

Aspectos negativos

1. La actual, es la radio en la que todo se habla entre los que están frente al micrófono. Antes era delicioso imaginarse cómo era la primera actriz del radioteatro o el animador, pero ahora casi no queda entre los profesionales el que no haya aparecido aunque sea una vez en televisión. Hoy, el margen de fantasía se ha reducido.

2. Rige, casi como una condena, la superstición de que, en nombre de una entidad de discutible autoridad denominada "ritmo radial", todo debe ser hecho y dicho en bloques de no más de dos minutos . De ese modo, la radio se convierte en una cabalgata muy variada y que nunca desfallece, pero limitada en ocasiones a la banalidad por tener que hacerlo en ese espacio tan reducido. Es lamentable para aquellos talentosos que no puedan embutir su inteligencia en esos tiempos y que puedan ser identificados como plomos.

3. Se nota una declinación creciente de la producción propia. La generación noticiosa proviene casi exclusivamente de los diarios del día: a partir de esa lectura -y la de las revistas semanales- se instala la agenda cotidiana de las radios. Pero con una salvedad inquietante: aunque no se consigne , parte de la información de los diarios de hoy fue generada por la radio 24 horas antes y más.

4. Salvo contadas excepciones, la radio demuestra un anclaje permanente con la realidad. Pocas veces se aparta de los dominios de la información, al punto que cuando se estrena un radioteatro o una producción especial, por excepcional, aparece en los diarios.

5. En la última década terminaron de desaparecer completamente de las programaciones de investigación, que resultaron importantes en los años siguientes a la recuperación de la democracia.

6. También crece la tendencia a la espontaneidad y a la improvisación que, en ocasiones, oculta la carencia de contenidos, la falta de elaboración previa o, directamente, de algo para decir. Hay elogiables especialistas en el arte de la improvisación radial, pero en ese rubro no todo lo que se dice y escucha resulta interesante. La radio de " antes" se caracterizaba por la presencia de elencos estables y de numerosos colaboradores que los respaldaban. Hoy, todo ese despliegue, se achicó.

7. El trabajo, casi permanente "sin red" de la radio, origina numerosos errores, sobre los que difícilmente se vuelven. Una fe de erratas radiofónica constituiría un largo espacio diario. Casi todas las comunicaciones vía teléfonos celulares registran pequeños, medianos y grandes cortes de sonido, que se llevan para siempre palabras y frases.

8. Ciertas características de la radio actual -"meparecequeísmo" de analistas y columnistas, "todología" de locutores y periodistas, excesivo desacartonamiento que no siempre es logrado humor- instalan con alguna frecuencia al medio entre el club de amigos y la charla de café, pero lejos de la auténtica tertulia radial, que es un estilo muy respetable.

9. Cierta holgazanería en el que escucha desde la casa. Descubre un escape de gas y, antes de llamar a la oficina de reclamos de la compañía de gas, elige llamar a la radio. ¿ Confianza en una mejor y más veloz atención o actitud cómoda del oyente ?.

10. Creciente falta de diferenciación entre las radios de amplitud modulada y las de frecuencia modulada. Lamentables y significativas dificultades económicas que han originado la retracción de las llamadas FM barriales, alternativas o comunitarias, que para sobrevivir tienen que convertirse en radios comerciales, sin serlo y en pequeño. Además de lo económico, el proyecto de las FM exigiría una mayor e inmediata renovación, para que se sigan manifestando como lugares de experimentación y vanguardia creativa.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios