Sanguinetti, la gestión más larga en el Colegio Nacional de Buenos Aires

Superó en tiempo en la dirección al profesor Juan Nielsen, rector entre 1924 y 1941
Jorge Rouillon
(0)
5 de junio de 2001  

Desde hoy, Horacio Sanguinetti pasó a ser el rector que más tiempo ha ocupado la dirección del Colegio Nacional de Buenos Aires, la prestigiosa institución fundada por Mitre en 1863 sobre la base del entonces Colegio del Seminario y de Ciencias Morales.

Superará a Juan Nielsen, que fue rector desde 1924 hasta su muerte, en 1941, y que llegó a sumar 17 años, 5 meses y 8 días al frente de este colegio, continuación de otras instituciones educativas que se sucedieron en el mismo sitio a partir del Colegio Magno de San Ignacio, de los jesuitas, en 1767.

Durante el rectorado de Nielsen se inauguró oficialmente el magnífico edificio actual, el 25 de mayo de 1938, durante la presidencia de Roberto M. Ortiz. Aunque, en realidad, ya funcionaba allí desde hacía varios años. El economista Roberto Alemann, que egresó hace 60 años, entró en ese edificio majestuoso -que lo hizo sentirse "apabullado"- cuando empezó primer año, en 1936. El debía recibirse al rendir su último examen el 6 de noviembre de 1941, el día en que Nielsen murió, y la prueba se suspendió.

Pasados los años, lo recuerda muy bien. Enseñaba Zoología, tenía espaldas anchas y una mirada dura. "Infundía respeto por su sola presencia." La disciplina era severa. Alemann fue celador rentado en el último año y recuerda que si se advertía una rayita en un pupitre, el celador llamaba al carpintero, lo hacía arreglar y le pasaba la factura al padre del alumno.

Toda una vida

Horacio Sanguinetti está vinculado con el colegio de toda la vida. Su padre, Florentino Sanguinetti, abogado, fue allí profesor de literatura durante 40 años y también rector, entre 1960 y 1963. "Entré por primera vez cuando tenía seis años -recuerda el actual rector-. Me trajo mi padre a una conferencia de Carlos Saavedra Lamas, que entonces era rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y vestía de riguroso jacquet."

Saavedra Lamas, premio Nobel de la Paz en 1936, era también ex alumno del colegio, como Bernardo Houssay, que alcanzaría la misma distinción en Medicina en 1947.

Sanguinetti entró como alumno en 1948 y se recibió con medalla de oro en 1953. Fue celador en el mismo colegio y en 1971 ganó por concurso la cátedra de Nociones de Derecho. Separado en 1977, volvió en 1983. Y su hijo, médico, también estudió allí.

Sanguinetti fue nombrado rector el 28 de diciembre de 1983, lo que, bromea, "fue una inocentada ".

Para considerar su período el más largo, se toma en cuenta el lapso en que fue secretario de Educación de la Ciudad durante el gobierno de Fernando de la Rúa. En ese tiempo, entre agosto de 1996 y noviembre de 1997, tomó licencia, sin perder el cargo, y siguió en contacto permanente con el rector interino. Y no dejó de cruzar la Avenida de Mayo para dar sus clases de Derecho Constitucional a los alumnos de cuarto año.

En 1999 Sanguinetti sancionó a los alumnos que habían dado la tradicional vuelta olímpica de fin de curso. En 2000 logró impedirla.

Jacques, Estrada, Vedia

El primer rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, nombrado en 1863, fue el canónigo Eusebio Agüero, que ya lo era del colegio eclesiástico anterior desde 1854. Tuvo como director de estudios a Amadeo Jacques, autor del plan que equilibraba las humanidades con las materias científicas. Jacques sería rector entre 1864 y 1865, y su vibrante personalidad fue reflejada por Miguel Cané en su libro "Juvenilia".

Lo sucedió su viejo amigo Alfredo Cousson, hasta su retiro, en 1876. Vino entonces José Manuel Estrada, que al ser separado por el gobierno de Roca, en 1883, dijo un discurso inolvidable a sus discípulos. Otros rectores fueron Manuel Bahía, que en 1939 dejó un emotivo testimonio escrito de sus recuerdos como alumno en 1870, y Enrique de Vedia, que rigió el colegio entre 1902 y 1911.

La enseñanza amplia, no especializada, abierta a las humanidades y las ciencias, permitió surgir vocaciones muy variadas. El colegio fue incorporado por la UBA en 1911 y Alemann recuerda que hace 60 años tuvo profesores de primer nivel de la Universidad, como el geógrafo Federico Daus y el químico Reinaldo Vanossi. O Florentino Sanguinetti, que tenía "un profundo sentido de la ironía", les hacía leer un libro por mes y si se portaban mal, les hacía copiar un capítulo del Quijote.

Tuvo seis años de latín y aprendió inglés y francés. La exigencia era enorme. Empezaron ocho divisiones y terminaron sólo cuatro. "El colegio crea un gran sentido de pertenencia", dice. Aún hoy, sesenta años después, Alemann se reúne con sus compañeros del turno mañana en un almuerzo mensual.

Algunos egresados destacados

  • Entre otros, estudiaron en los antecesores del Colegio Nacional de Buenos Aires, Manuel Belgrano, Bernardino Rivadavia, Vicente López y Planes, Manuel Alberti, Justo José de Urquiza y Juan Bautista Alberdi. Y desde su creación, en 1863, Carlos Pellegrini, Roque Sáenz Peña, Juan B. Justo, Marcelo T. de Alvear, el general Manuel Savio, el músico Alberto Williams, el novelista Manuel Gálvez, el escultor Rogelio Yrurtia, y en tiempos más recientes, el economista Daniel Marx, el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Carlos Weitz, y el cineasta Fabián Bielinsky, director de "Nueve Reinas."
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?