Suscriptor digital

Danzahoy, en el Teatro Cervantes

El grupo venezolano ofrecerá cuatro funciones, desde esta noche y hasta el domingo
(0)
14 de junio de 2001  

Desde hoy y hasta el domingo, dentro de la programación de la temporada internacional que organiza el Teatro Cervantes, se presentará la compañía venezolana Danzahoy, que dirigen la fundadora Adriana Urdaneta junto con Luz Urdaneta y Jacques Broquet.

El elenco, fundado en 1980, es uno de los máximos representantes de la danza contemporánea de su país y frecuentemente ha trascendido sus fronteras en giras por América latina, Estados Unidos, Canadá y Europa. Aquí se presentó en el Teatro San Martín en 1987. Tanto las obras como los intérpretes obtuvieron una cálida acogida por la excelencia del training y la frondosa creatividad que demostró.

Ahora viene con "Travesía", pieza de Luz Urdaneta sobre la base de un collage musical. La escenografía, de Edwin Erminy, se inspira en los bocetos de máquinas de Leonardo da Vinci. Será interpretada por siete bailarines: Berenice Salvatierra, Mariana Tamarís, Carmen Romero, Luz Urdaneta, Brixto Bell, Sebastián Rowinsky y Ezequiel Vázquez.

-Luz, ¿es éste el número de integrantes?

-No. Aquí precisaba esta cantidad, pero nosotros trabajamos con más o menos gente según lo que requieren los proyectos. En algunos casos hemos llegado a cuarenta personas.

-¿Los tres directores hacen coreografías?

-Sí, y es equitativo. A veces, son obras de creación colectiva, otras, individuales, como ésta, que fue idea mía.

-¿De cuántas obras se conforma el repertorio?

-De alrededor de sesenta. Trabajamos mucho y nos complace salir para mostrar lo que puede la danza venezolana.

-¿Qué inspiró "Travesía"?

-La hice en 1994. Es la que más ha viajado. Ha cumplido el cometido de su título. Se trata de mi viaje en la vida, de la nostalgia, de esa sempiterna idea de hallar el norte, el objetivo de la existencia, que casi siempre es inalcanzable, sentir que no siempre se está en el lugar y el momento precisos. Cada cual carga con su propio dolor, ilusiones, melancolía. Aquí los comparten. Los personajes son intemporales, pueden tener doscientos, cien años, o ser actuales, porque los aúna lo mismo y son conceptos, emociones que atañen a toda la humanidad desde que el mundo es mundo.

-¿Cuáles considera las obras más interesantes?

-"Selva", "Momentos hostiles", "40 grados a la sombra ", "Adiós". Fueron muy fuertes y marcó algo diferente e importante en nuestras etapas.

-¿Qué lenguaje coreográfico utilizan?

-No hay uno solo. El lenguaje se va esbozando en cada obra y es particular de ella. Danzahoy es hablar de piel a piel, más que intelectualmente. Por ejemplo, en "Travesía" plasmé algo de mis vivencias y de las historias de los bailarines jugando con la improvisación. Así, cada uno aportaba algo a los conceptos que tenía en mente. Me interesaba la mezcla cultural, de razas e idiosincrasias que tanto se da en América latina. Hasta en el vestuario de Angel Sánchez se refleja el mestizaje. Quisiera que por nuestro lenguaje se nos identificara como venezolanos. De allí que integramos en las piezas diferentes elementos que son parte de nuestro patrimonio, como música, textos, pintura. En conjunto, traducen al país y muestran su esencia, aunque ésta es una compañía de danza contemporánea.

"Travesía", que se verá hoy, mañana y pasado mañana, a las 21, y el domingo, a las 20.30, ganó en 1997 el premio como mejor compañía extranjera que le otorgó el Círculo de Arte de Chile y, el mismo año, este espectáculo fue considerado entre los diez mejores internacionales presentados en Toronto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?