Suscriptor digital

Felicidad: San Lorenzo, una fiesta con vuelta olímpica incluida

Cerca de 18.000 hinchas del club de Boedo celebraron el título con un amistoso frente a Central, que concluyó 1 a 1
Ariel Ruya
(0)
17 de junio de 2001  

San Lorenzo celebró la obtención del torneo Clausura 2001. Cerca de 18.000 personas desafiaron la lluvia y el frío de ayer. Todo fuera por estar al lado de ese equipo que hace una semana lo llenó de felicidad. Que lo ubicó por encima de los simpatizantes de otros clubes y que lo llevó al más grande de los estremecimientos.

Por eso todos los que estuvieron en el Nuevo Gasómetro llegaron a tiempo a la cita. La fiesta comenzó a las 18, cuando el grupo Expreso Cuartetero comenzó con una seguidilla del género cordobés que, por una cuestión insoslayable, recurrió a temas del fallecido Rodrigo y del vigente Walter Olmos. Claro que las tribunas se adueñaron de la escena: una rápida adaptación de las canciones las convirtió en habituales cánticos de cancha .

La lluvia no iba asustar a los simpatizantes del Ciclón. Cuando los fuegos artificiales iluminaron la extinción de la tarde todo los presentes saltaron por San Lorenzo Campeón . Ni hablar cuando un rayo láser escribió sobre la tribuna visitante: "San Lorenzo, primer campeón del siglo" .

Con la presencia de algunas glorias del pasado comenzaron los primeros aplausos. Alberto Rendo, Omar García, Carlos Buticce, Sergio Villar, Roberto Telch, Claudio Arbarello y Rafael Albrecht lanzaron pelotas a las tribunas y se llevaron una de las tantas demostraciones de afecto que hubo en la jornada de ayer.

El reconocimiento siguió con los últimos campeones. Un cuervo inflable se agitaba mientras el locutor oficial nombraba sus apellidos. De los presentes, el goleador del torneo, Bernardo Romeo, y el defensor Eduardo Tuzzio -quedará libre y éste sería su último partido en el club- se adueñaron del aliento mayor. También hubo una dedicatoria especial para los afectados al seleccionado Sub 20 Leandro Romagnoli y Fabricio Coloccini.

Al fin San Lorenzo pudo dar la vuelta olímpica. Esta vez no hubo extraños. "Que de la mano del ingeniero..." Esto dio comienzo al capítulo reservado por los hinchas para el técnico Manuel Pellegrini. "Me emociona este gesto de la gente. El afecto es muy importante, sobre todo porque tengo pensado quedarme hasta diciembre en la Argentina", dijo el entrenador, al desmentir los rumores sobre un posible traspaso a un club español.

El amistoso con Rosario Central concluyó 1 a 1 y quedó para la anécdota. Se jugaron dos tiempos de 25 minutos y los goleadores fueron Raúl Estévez, para San Lorenzo, y Federico Arias, para el equipo rosarino. El que faltó a la cita fue Marcelo Tinelli, que había adelantado que formaría pareja central con el capitán del plantel, Horacio Amelli. El conductor televisivo avisó que padecía un estado gripal. El árbitro fue Roberto Ruscio, el mismo de aquel encuentro en Rosario, cuando San Lorenzo logró el Clausura 95. A las apuradas, los jugadores dejaron el estadio para ir al casamiento de Gustavo Campagnuolo. De fiesta en fiesta está San Lorenzo.

Por: Ariel Ruya
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?