Suscriptor digital

Zorreguieta declaró en La Plata

Aseguró que no sabía sobre los métodos de represión ilegal usados en la dictadura
(0)
5 de julio de 2001  

LA PLATA.- Contra las especulaciones de pasillo, el padre de la novia argentina del príncipe de Holanda, Jorge Zorreguieta, asistió a la audiencia de ayer, para la que había sido citado, en el Juicio por la Verdad que desarrolla el Tribunal Oral Federal con asiento en esta ciudad.

Zorreguieta, subsecretario de Agricultura de la Nación entre diciembre de 1976 y abril de 1979, había sido mencionado en el caso de la desaparición forzada de la joven Lidia Amigo, de la que no se sabe nada desde el 21 de diciembre de 1976, cuando un grupo de tareas la secuestró en la Facultad de Arquitectura.

Según se especula, Lidia Amigo quedó presa (y tal vez allí murió) en el centro clandestino de detención La Cacha.

Testimonio

Vestido con ambo gris, camisa a rayas finas blancas y azules, corbata con dibujos en granate y azul, medias al tono y zapatos marrones, Zorreguieta se mostró calmo ante el tribunal.

El ex funcionario pasó a declarar a las 12, ante el tribunal integrado por los camaristas federales Julio Reboredo, Leopoldo H. Schifrin y Antonio Pasilio, que presidía la sesión.

Zorreguieta dijo que un funcionario de carrera en la Subsecretaría de Agricultura, Alberto Amigo, le dijo, hacia diciembre de 1976, que su hija había sido detenida y que no se la podía encontrar.

¿Amigo, al informarlo, también le pidió que se interesara en el caso?, quiso saber el Tribunal.

Zorreguieta fue preciso: "No. Sólo me informó; sólo expuso su situación".

Sobre los modos con que se desplegó la lucha antisubversiva, el testigo dijo que, por su función ajena a la represión, sólo sabía que "había acciones por ambos lados; lo que se podía leer en los diarios".

Agregó que sólo supo de los métodos aberrantes en el terrorismo de Estado cuando comenzaron a salir a la luz, "a eso de 1984, con el juicio a los ex comandantes en jefe".

El nombre del teniente coronel Pedro Coria volvió al ruedo. Había sido mencionado por la madre de la joven desaparecida, Matilde Leston, como un militar que llegó a Agricultura con el golpe de 1976 y que había rastreado el caso de la joven en La Plata.

Ayer, Zorreguieta relató que, en un momento, había conversado con ese teniente coronel Coria sobre el caso Amigo y que éste le dijo que estaba enterado de la situación y que no tenía novedad al respecto.

El testigo insistió en que el organismo a su cargo durante el gobierno de la Junta Militar era, a la vez, dependiente de la respectiva secretaría y ésta del Ministerio de Economía: "El subsecretario -dijo- no asistía a las reuniones de gabinete del ministerio".

Pero no supo explicar qué funciones cumplía en el organismo el ya mencionado coronel Coria.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?