Suscriptor digital

Remodelan la estación Lacroze

A fin de año inaugurarán el nuevo centro de transbordo con la línea B de subte
(0)
7 de julio de 2001  

Progresan a paso constante las obras de remodelación, ampliación y adecuación para discapacitados de la estación Federico Lacroze, terminal de la línea Urquiza de trenes: el techo ya luce modernos paneles metálicos, dentro del hall funciona el primer local de servicios para los pasajeros y sobre la vereda fueron montados los pilotes que sostendrán la futura fachada vidriada.

En estado igualmente avanzado aparecen los trabajos dentro de la fosa de excavación abierta donde, en el último trimestre del año, será inaugurado el centro de transbordo entre la terminal ferroviaria y la cabecera de la línea B de subterráneos, que une el Correo Central con Chacarita por debajo de la avenida Corrientes.

Allí trabajaban ayer los operarios, que preparaban el terreno para construir una escalera fija e instalar otras dos mecánicas más un ascensor en los próximos meses.

Este núcleo de circulación ascendente y descendente dará mayor comodidad a los pasajeros que necesiten una conexión directa entre ambos medios de transporte, y con comodidades adecuadas para las personas discapacitadas.

Actualmente, la salida de la estación Lacroze de subterráneos conduce a los usuarios sólo hasta el exterior de la terminal de trenes del Urquiza.

Por otro lado, como absorberá los pasajeros de ambos servicios, el centro de transbordo aliviará el tránsito de personas en el hall central -de 2500 metros cuadrados-, atravesado por quienes dejan el ferrocarril para tomar colectivos o taxis, y viceversa.

También dejará espacio libre para la colocación de locales comerciales fijos, de utilidad para la gente, como locutorios, minibancos y otros. En algunos casos, las estructuras están parcialmente terminadas.

La relevancia de las obras reside en que otorgarán confort a nada menos que 164.000 individuos cada día: 86.000 pasajeros llegan a la cabecera Federico Lacroze (55.000 del subte y 31.000 del tren) y 78.500 salen de ella (53.000 del subte y 25.500 del tren).

El diseño, la ejecución y el financiamiento de las tareas corren por cuenta de la empresa Metrovías, concesionaria tanto de la línea Urquiza como de la B.

"Cuando el Estado licitó la remodelación, ampliación y adaptación para discapacitados de la terminal de trenes, vimos la oportunidad de brindar mejores prestaciones a nuestros usuarios mediante la integración de ambos servicios", explicó a La Nación Zory Radnay, coordinadora de Relaciones Institucionales de la firma. Metrovías invertirá 1.500.000 pesos en los trabajos, que concluirán dentro de dos meses y serán inaugurados entre septiembre y fines de año.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?