Suscriptor digital

Una mirada al arte español del siglo XX

El Museo Nacional de Bellas Artes exhibe hasta el próximo domingo la muestra "De Picasso a Barceló", en la que presenta importantes obras pertenecientes al Museo Reina Sofía
Maricruz Luzar
(0)
11 de julio de 2001  • 17:45

Hasta esta tarde, el público que visite el Museo Nacional de Bellas Artes tendrá la oportunidad de pasearse entre obras de Miró, Picasso y Dalí -entre otros 73 grandes artistas españoles-, sin necesidad de viajar a Madrid.

Gracias a la iniciativa del Instituto Arte Viva, dirigido por Frances Reynolds Marinho, y con la ayuda de Telefónica, las 106 obras -82 pinturas y 24 esculturas- que forman parte de la impresionante muestra denominada “De Picasso a Barceló” podrán apreciarse en Buenos Aires, para que los visitantes realicen un amplio recorrido por el arte español del siglo XX.

Además, es la primera vez que estas valiosísimas piezas de arte salen del Museo Reina Sofía, en España, su lugar original de exposición.

Las obras más llamativas que se exhiben en el museo, dirigido por Jorge Glusberg, son “Estudio de composición para el Guernica” (1937) y la expresiva “Cabeza llorando V” (1937), de Pablo Picasso; “El enigma sin fin” (1938), una muestra del surrealismo de Salvador Dalí; "El gato y el canario", (1947) de Oscar Domínguez; el curioso maniquí articulado, de Angel Ferrant (1946); “Mujeres, pájaros en la noche” (1974), de Joan Miró; “El Grito N°7” (1959), de Antonio Saura; “El estudio de las esculturas” (1993), de Miguel Barceló; “Plaza, Madrid” (1996), de Juan Muñoz, y “El abrazo” (1976), de Juan Genovés.

Según comentó una de las guías de la muestra, María Laura Rosa, la exposición se divide en tres períodos:

  • Picasso y su entorno (1900-1939) que abarca desde el principio del siglo XX hasta la etapa de la Guerra Civil española
  • Arte para después de una guerra (1939-1975), que va desde la década del ’40 hasta el comienzo de la democracia de España
  • Nuevas Generaciones (1975-2000) que se extiende hasta la actualidad.
  • Asimismo, la exposición se divide en ocho secciones:

  • Los alrededores del cubismo
  • Del Novecientos al Ultraísmo
  • La generación del 27
  • Surrealismo
  • La Escuela de Vallecas y el Nuevo Paisaje español
  • La Generación Abstracta
  • Figuraciones de los Sesenta
  • Los años ’80 y los ’90
  • Con el objetivo de generar un espacio de observación y reflexión acerca del arte, el Museo Nacional de Bellas Artes y Arte Viva, desarrollaron un proyecto didáctico, a cargo de Agustina Cavanagh, que consta en proporcionar un contexto histórico de las obras expuestas a los docentes que visitan la muestra con el alumnado, además de brindar las herramientas para el uso pedagógico de la exposición.

    Por su parte, el artista Eduardo Arroyo, representativo del pop español y cuya obra “Carmen Amaya fríe sardinas en el Waldorf Astoria” forma parte de la muestra, visitó la muestra y brindó una conferencia.

    La directora de Educación y Proyectos Pedagógicos, Agustina Cavanagh, señaló a LA NACION LINE que esta exposición “es libre y gratuita y le da al público la posibilidad de disfrutar algo que no es tan accesible, ya que no mucha gente puede viajar a España para ver estas obras”.

    “El público que viene a ver la muestra es muy diverso. Es un placer ver desde niños muy pequeños hasta adolescentes y adultos”, agregó.

    De martes a viernes, la exposición recibe de cuatro a seis mil visitantes, y durante los fines de semana, supera los 13.000.

    Según comentó Cavanagh, los artistas preferidos del público son Picasso, Gris, Muñoz, Miró, Saura y Torres García. “A los chicos les encanta la escultura de Martín Chirino (“Mi patria es una roca”), ante la cual los adultos a lo mejor pasan de largo. También “El enigma sin fin” de Dalí llama muchísimo la atención”.

    En la selección de las obras, a cargo de la curadora María José Salazar, se trató de que cada artista pudiera estar representado por una pieza significativa, aunque hay ciertas pinturas que por su tamaño y fragilidad no pudieron ser trasladadas.

    “El taller del artista”, de Miquel Barceló, todavía no fue expuesta en el Museo Reina Sofía. “Lo compraron y lo embarcaron para la Argentina, por lo que se está estrenando en esta muestra”, aclaró Cavanagh.

    Una vez que finalice la exposición en Buenos Aires, “De Picasso a Barceló” se exhibirá en la ciudad de San Pablo, Brasil, para volver luego a España.

    La entrada a la muestra es libre y gratuita y los horarios para poder visitarla son, de martes a viernes, de 12.30 a 19.30, y los sábados, domingos y feriados, de 9.30 a 19.30, en el Museo Nacional de Bellas Artes, Av. del Libertador 1473.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?