Rosalía Polizzi, entre dos generaciones

"Reconciliados" es su última película
(0)
16 de julio de 2001  

Rosalía Polizzi nació en Buenos Aires, en el barrio de Once, pero su trayectoria cinematográfica la realizó en Italia. "Desde mi adolescencia me interesó el arte en todos sus aspectos -recuerda en un diálogo con La Nación -, y luego de estudiar teatro en el Conservatorio Nacional de Música y Arte Escénico viajé a Roma y me dediqué casi totalmente al cine."

Rubia, de profundos ojos claros y sonrisa casi permanente, Polizzi está nuevamente en su ciudad natal para asistir a la Semana del Cine Italiano, que comenzará el jueves con su film "Reconciliados".

"Es mi segundo largometraje -añade-, luego de dirigir, en 1994, "Años rebeldes", una coproducción entre la Argentina e Italia. "Reconciliados" relata la historia de un grupo de amigos que se reúnen en Roma durante un fin de semana para reencontrarse con un ex compañero de lucha que sale de la cárcel luego de ser sentenciado por el asesinato de un juez, en los años ochenta. Paralelamente, la trama desarrolla la vida de unos hijos adolescentes que, aun teniendo cierta conciencia de pertenecer a un mundo distinto, se sienten muy lejos de las tensiones e ideales de sus padres."

-¿Con "Reconciliados" intentaste hacer un film político o narrar una trama de emociones?

-Fundamentalmente traté de contar el camino de dos generaciones, de quiénes fueron y quiénes son hoy esos hombres y esas mujeres que transitaron momentos dolorosos y amargos. Pero, y es lo que más me interesó, el film es una historia en torno de la amistad y de la nostalgia.

-El film no elude las relaciones entre la Argentina e Italia.

-No quise eludirlas, ya que ambas culturas están dentro de nuestra civilización. Además, los procesos históricos producen problemas privados, y de esto también se habla.

La pasión de elegir

Polizzi eligió a la actriz argentina Beatriz Spelzini para protagonizar su film. "Necesitaba de una intérprete que hubiese nacido en este país -explica- y que se adaptase a las condiciones requeridas por el personaje central, una mujer conflictuada que vive entre su presente y su pasado. Durante una de mis visitas a Buenos Aires vi a Beatriz en dos obras teatrales de Chejov y en una tira de televisión, y pude comprobar su notable ductilidad y la enorme emoción que ponía en sus trabajos. Con estos antecedentes, la convoqué para el protagónico de "Reconciliados" y no me arrepiento de mi decisión."

Recuerda sus inicios artísticos en Italia: "Llegué en 1961, obtuve el diploma de directora en el Centro Sperimentale di Cinematografia, y a partir de 1965 realicé programas filmados para la RAI y numerosos documentales. Pero mi asignatura pendiente era rodar un largometraje de ficción, y en 1994 pude hacer, en coproducción entre la Argentina e Italia, "Años rebeldes", que me abrió las puertas para un género que me apasiona y que me permite narrar la vida tal y como la transito, entre dolores y alegrías".

-¿Tu temática y tu público se ponen de acuerdo para recibir tus propuestas cinematográficas?

-Soy consciente de que la gente no va al cine a sufrir. La mayor parte prefiere las grandes producciones norteamericanas, con su artillería de efectos especiales, de entretenimiento casi loco y de acción permanente. Pero un cine como el mío merece existir, ya que en él está esa calidez escondida que todos los seres humanos llevamos adentro. Para ellos hago mis películas y también para ellos, para los insomnes, hago mis films televisivos que nunca, por razones comerciales, pueden verse en horarios normales. Yo elegí esta forma de vida y de trabajo, y no me arrepiento.

La charla deriva hacia la cinematografía italiana actual, "en la que -dice- ya se han insertado en la dirección casi treinta mujeres, produce aproximadamente ochenta películas al año y, afortunadamente, cuenta con una importante subvención del Estado. Lo que falta es una buena distribución mundial, que se suple en parte con este tipo de muestras que, como la de Italia, se presentará en el Cosmos. Personalmente, deseo volver a rodar en mi tierra, pero yo sé esperar y sé que tendré una nueva oportunidad".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?