Suscriptor digital

Fernando Maletti será obispo de Bariloche

Es párroco en San Cayetano, de Liniers
(0)
21 de julio de 2001  

El papa Juan Pablo II nombró obispo de San Carlos de Bariloche a monseñor Fernando Maletti, de 52 años, actualmente párroco de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers.

El nuevo obispo sucederá a monseñor Rubén Frassia, compañero de aquél en su ordenación sacerdotal; ambos la recibieron de manos del entonces arzobispo coadjutor de Buenos Aires, monseñor Juan Carlos Aramburu, el 24 de noviembre de 1973. Frassia fue trasladado el 25 de noviembre de 2000 a la diócesis de Avellaneda.

El nombramiento de Maletti fue publicado en forma simultánea en Roma y en Buenos Aires. Aquí lo hizo la nunciatura apostólica mediante la agencia informativa AICA.

Como párroco de San Cayetano, desde 1991, y vicepresidente de Caritas desde 1993, Maletti ha tenido fuerte vinculación con la gente que busca trabajo. "Para los fieles, la vida de San Cayetano es un aliciente que los guía y no les permite bajar los brazos en momentos difíciles", comentó ante la larga cola de fieles congregada ante el templo el año último.

Monseñor Maletti nació el 17 de marzo de 1949 en Buenos Aires. Cursó sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario de Villa Devoto.

Ordenado en 1973, fue nombrado vicario de Nuestra Señora del Carmen, en Villa Urquiza, hasta 1977, y entre 1988 y 1991 fue párroco de San Juan Bautista, en Villa Devoto.

Fue también secretario de la Vicaría Devoto y párroco decano del Consejo Presbiteral. Dirigió el Instituto Vocacional San José, que recibe a quienes ingresan en el seminario. Entre 1988 y 1995, fue juez del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano Bonaerense.

La diócesis de San Carlos de Bariloche, una de las circunscripciones eclesiásticas más nuevas de la Argentina, fue creada en 1993, y su primer obispo fue monseñor Frassia. Anteriormente formaba parte del obispado de Viedma, cuando lo regía monseñor Miguel Hesayne. Comprende 77.000 km2 y una población de 122.700 habitantes, en su mayoría concentrados en la ciudad de San Carlos de Bariloche y alrededores.

Cuenta con 19 sacerdotes y 20 religiosas. Hay también un monasterio de monjas contemplativas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?