Suscriptor digital

Monólogos de gran éxito

Tres actrices hablando de sexo logran un suceso teatral inédito
(0)
27 de julio de 2001  

¿Cómo se puede explicar lo que aparentemente no tiene explicación?

En un clima de tensión económico-social, en el que la población sigue con zozobra los altibajos de un electrocardiograma económico en cortocircuito, cuyos picos delatan el aumento del riesgo país y la baja en la Bolsa de Valores, en los sueldos, en los ánimos, etcétera, "Monólogos de la vagina" se convierte, por la convocatoria de público, en el boom de la temporada teatral.

Es la realidad que reflejan las cifras, para beneplácito de Pablo Kompel, empresario y productor del espectáculo. Como se diría en la jerga turfística, él tenía una fija. Apostó todo a ella, y ganó. Vieron la propuesta casi 35.000 personas en una sala, la Pablo Picasso, de La Plaza, que tiene una capacidad de 444 localidades, a un valor de 20 y de 30 pesos la entrada.

No es una obra de teatro, sino un espectáculo que cuenta con la modalidad de cambiar de elenco cada cuatro semanas -no importa el éxito que se alcance-, con figuras relevantes del quehacer artístico, tal como sucede en todas las representaciones del espectáculo que se realizan en el mundo. Como lo anuncia la producción, se trata de una mujer hablando de ella misma; luego, de dos mujeres hablando de otra mujer, y, finalmente, de tres mujeres hablando de todas las mujeres.

Para registrar este suceso, que no es exclusivo para el género femenino y donde se destaca la presencia masculina -minoritaria, es cierto, pero presencia al fin-, hay pruebas al canto. En el momento del estreno, el 2 de mayo, la programación de esta propuesta en la sala Picasso incluía una función diaria, de jueves a domingos, y dos los sábados, lo que hace un total de cinco funciones semanales: una frecuencia discreta, sostenida por las actuaciones de Betiana Blum, Alicia Bruzzo y Andrea Pietra.

Este trío realizó 24 funciones, en las cuales se vendieron 9068 localidades, sin incluir las entradas de cortesía y de cartelera.

El público, en su mayoría integrado por mujeres, respondió a la convocatoria temática, de tal manera que en el segundo mes, con la actuación de Mirta Busnelli, Paola Krum y Cipe Lincovsky, del 31 de mayo al 24 de junio, se realizaron 31 funciones, con un total de 12.121 entradas vendidas. Más que elocuente fue el incremento de espectadores y la demanda de localidades.

Esta cifra de 31 representaciones y de espectadores (12.183) se mantuvo con el tercer trío (Valeria Bertuccelli, Juana Molina, Mercedes Morán, del 28 de junio al 22 de julio), pero aumentó la cifra de recaudación, porque se empezaron a vender las entradas más caras en su totalidad.

El cuarto trío, integrado por Cecilia Dopazo, Leonor Manso y Soledad Villamil (que se presenta desde el miércoles) fue en ascenso. Se hacen funciones de miércoles a domingos, a razón de dos por día. Todo un récord que probablemente se incremente en la próxima semana de vacaciones de invierno, donde se agregarán dos presentaciones los martes, totalizando 12 funciones semanales. Tal es el grado de la demanda. Y en este punto cabe señalar la anticipación con que se compran las entradas, en algunos casos 20 días antes, y lo temprano que se agotan, luciéndose en la boletería del Paseo La Plaza el cartelito de "No hay más localidades".

A modo de ejemplo, cabe señalar que ya se conoce el elenco del quinto trío, que subirá a escena a fines de agosto: María Fiorentino, Carolina Peleritti y Gabriela Toscano. Por supuesto, las entradas ya están a la venta.

Para todo el país

Pero el público del resto del país también quiere saber de qué se trata. En consecuencia, el primer trío (Blum, Bruzzo y Pietra) ya anda transitando por diferentes localidades para seguir monologando con los provincianos en una gira programada hasta fines de octubre. Ya se presentaron en Rosario, con 4100 espectadores en cuatro funciones; Rafaela, Paraná y Santa Fe, donde convocaron a 2530 personas; continuaron en Zárate, Chivilcoy y Luján, 2800, y siguen esta semana en el Auditorium de Mar del Plata, hasta el 4 de agosto. Luego Córdoba, Tandil, Azul, Lomas, La Plata, Mendoza, Bariloche, Neuquén, Cipolletti, General Roca, Viedma, Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia, Río Gallegos, Río Grande, Ushuaia, Salta, Tucumán, Martínez (Gran Buenos Aires), Bahía Blanca y Montevideo, con la intención de recorrer todo el país.

Hasta tal punto es el grado de interés que ha despertado, que la producción del espectáculo abrió un sitio en Internet (www.monologosdelavagina .com) para que los interesados puedan acceder a cualquier tipo de información. Si la convocatoria sigue viento en popa, el productor Kompel decidió presentar "Monólogos..." en el período estival, simultáneamente con diferentes elencos, en Buenos Aires, Mar del Plata, Villa Carlos Paz y Punta del Este.

Más allá del espectáculo

Pero no termina aquí toda esta historia, porque hay un factor solidario para destacar.

"Monólogos de la vagina" realiza una actividad filantrópica: por cada entrada vendida se destina un peso a apoyar a fundaciones y programas de ayuda contra la violencia hacia la mujer. Esta política permite que el éxito teatral de la obra se traduzca en actividades comunitarias y de apoyo. Se ha acordado este mes, con la Dirección de la Mujer del gobierno porteño, una donación destinada al diseño y financiamiento de una campaña de difusión del número telefónico gratuito de ayuda y consulta sobre violencia y servicios especiales para mujeres 0800-66-mujer (68537). Esta campaña, que comenzó en las vacaciones de invierno, se basa en la distribución de 15.000 postales artísticas y publicitarias en bares, restaurantes, librerías y centros culturales de Buenos Aires.

Para el Refugio de Mujeres Golpeadas de la Ciudad de Buenos Aires se acaba de concretar una donación destinada a la compra de pañales, nebulizadores, ropa, y un televisor y video-cassettera para el comedor de los hijos de las mujeres que viven en el Refugio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?