Suscriptor digital

La contraprueba confirmó el doping de Witteveen

En el frasco B también se encontraron vestigios de pemolina, un antifatigante; la IAAF sancionaría a la saltadora argentina con dos años de inhabilitación
(0)
9 de agosto de 2001  

La contraprueba no alentó la esperanza. Ayer, en Edmonton, Canadá, donde se desarrolla el Mundial, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) confirmó el doping de la saltadora argentina Solange Witteveen en ocasión del Sudamericano de Manaos, Brasil, en mayo último. La sustancia detectada fue pemolina, un estimulante con efectos antifatigantes. La entidad aún no confirmó la sanción, que podría alcanzar los dos años de supensión . "La gente encargada de los análisis en el laboratorio de Montreal -Canadá- me confirmó que la prueba B dio el mismo resultado que la A", explicó Nick Davies , integrante del departamento de prensa de la IAAF, según consignó la agencia DPA.

En caso de confirmarse el castigo de dos años, Witteveen no competirá hasta el 5 de julio de 2003. Así, estará ausente en el Mundial de París, que comenzará en julio de ese año, pues no podrá intervenir en las pruebas clasificatorias. En cambio, podrá reaparecer en los Panamericanos de Santo Domingo, en agosto de 2003.

El análisis correspondió a la prueba del 19 de mayo, en la que la atleta argentina venció con un salto de 1,97m, marca con la que quebró su propio récord sudamericano (1,96m) e igualó el mejor registro mundial al aire libre de la temporada actual. Tras confirmarse el doping, quedará anulada la marca que Witteveen, de 25 años, realizó en tierras brasileñas.

Witteveen se interiorizó sobre el asunto; estuvo en Canadá y fue asesorada por un bioquímico y por un abogado extranjero. Luego, la saltadora regresó a nuestro país, donde está elaborando su defensa.

La Confederación Argentina de Atletismo (CADA) tampoco se pronunció al respecto. El organismo dijo que aún no se recibió ninguna comunicación oficial de la sanción. Según se especula, hoy llegaría algún informe, tras el cual se entregaría un comunicado de prensa.

Una vez informada, la CADA derivará el tema a su Tribunal de Disciplina, que elaborará sus conclusiones (puede citar a la involucrada) y devolverá el expediente a la Junta Ejecutiva de la CADA. Cumplido el procedimiento quedarían dos caminos posteriores: aceptar la decisión del ente madre y comunicarle la sanción a Witteveen o considerar injusta la medida de la IAAF y apelar la determinación. El último ítem originaría un conflicto. Mientras tanto, la atleta seguirá suspendida.

Witteveen ganó la medalla dorada en los Panamericanos de 1999, en Winnipeg, después de que a la dominicana Juana Arrendel se la despojó del primer puesto por doping de estanozolol. Luego, no se clasificó para la final en los Juegos Olímpicos de Sydney ni para la etapa decisiva del Mundial de 1999, en Sevilla.

El de Witteveen es el tercer caso positivo de un atleta argentino. Los anteriores fueron Andrea Avila (1991, exceso de cafeína; apeló y fue absuelta) y Norma Fernández (1992, por consumir Bocabolín, que contenía nandrolona; recibió 4 años).

Comunicado de inocencia

Solange Witteveen manifestó otra vez su opinión a través de un comunicado. "Les repito que nunca consumí ni consumo sustancias prohibidas por la IAAF porque estoy en contra de conseguir ventajas deportivas...", dijo. "No he recibido ninguna comunicación oficial de la IAAF estableciendo una sanción definitiva. De todas maneras, tendré la posibilidad de demostrar mi inocencia ante el tribunal correspondiente", completó.

Antecedentes

Estos son algunos de los casos de doping más resonantes de deportistas argentinos:

1969: Héctor Cassina, Gerardo Cavalieri y Juan Carlos Scatizia dan positivo con anfetaminas y son descalificados de la prueba de ciclismo González Chávez.

1974: Roberto Escalada, Jorge Trezeguet y Vicente Cóppola, en la primera B, son los primeros casos en el fútbol, todos con estimulantes, y reciben un año de inhabilitación.

1991: Diego Maradona, de Napoli, da positivo en el torneo italiano por cocaína: 15 meses de suspensión.

1993: Claudio Caniggia recibe una pena de 15 meses por dar positivo con cocaína, cuando jugaba en Roma.

1994: segundo control positivo a Maradona, por efedrina, durante el Mundial de los EE.UU. La sanción, 15 meses.

1994: primer caso en el rugby nacional. Pablo Jankowski da positivo con heptaminol y efedrina en el torneo de la URBA y es suspendido por un año.

1996: en el basquetbol venezolano, se encuentra cocaína en un análisis a Hernán Montenegro. Le dan un año de sanción (se redujo a seis).

1997: tercer caso de Maradona, en Boca. El resultado es secreto y no se dictó sanción.

1998: Grisel Abarca, positivo con pemolina y rosemida en el Mundial de pesas de Tailandia y recibe una pena de dos años.

1999: Silvina Mas, primer caso en el hockey. El control es secreto y tuvo tres meses de suspensión.

2000: encuentran nandrolona en un análisis de Hugo Sconochini en el basquetbol italiano. Lo suspenden por ocho meses.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?