Suscriptor digital

El film de Torre, ganador en Brasil

Concluyó el Festival de Gramado
(0)
13 de agosto de 2001  

GRAMADO, Brasil.- La cinematografía argentina fue la gran triunfadora en la vigesimonovena edición del Festival de Gramado, que finalizó anteanoche, ya que la producción "Un amor de Borges", de Javier Torre, logró el premio Kikito al mejor film latino y se hizo acreedora, además, al galardón de la crítica.

Jean-Pierre Noher, que en la película encarna al escritor enfrentado a un romance imposible, fue laureado con una distinción especial por los miembros del jurado. El Kikito a la mejor película brasileña fue para "Memorias póstumas", de André Klotzel, que obtuvo, además, el galardón al mejor realizador, al guionista (Klotzel), en tanto que el lauro a la mejor actriz de reparto recayó en Sonia Bruno, ausente en la ceremonia.

Durante los seis días que duró este festival de cine -el más importante de Brasil- se presentaron en competencia cinco películas de ese país y cuatro latinas, además de veinticuatro cortometrajes en 35 milímetros y otros tantos en 16 milímetros.

La producción brasileña "Neto pierde su alma", de Beto Souza y Tabajara Ruas, obtuvo los galardones a la mejor música, al montaje y el premio del público.

Desde el momento de su proyección, con una sala atestada que aplaudió fervorosamente "Un amor de Borges", ya se intuía que la película de Javier Torre corría con gran ventaja sobre las otras tres latinas en competencia: "25 watts", de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll (Uruguay); "Coronación", de Silvio Caiozzi (Chile), y "Yoyes", de Helena Taberna (España).

La ansiedad de la delegación argentina, integrada por Roberto Miller, subdirector del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales; Javier Torre, Jean-Pierre Noher y el productor argentino José Antonio Ciancaglini, que presentó fuera de concurso, con notable éxito de público, su película "Escrito en el agua", se acentuaba a medida que pasaban las horas.

Finalmente, "Un amor de Borges", una historia que ya había prendido muy fuerte en los espectadores, llevó a Buenos Aires esta colección de trofeos que, según Javier Torre durante un diálogo con LA NACION, "constituye un empuje muy fuerte para la cinematografía argentina".

El realizador apuntó que "Un amor de Broges" había sido ya comprada por un distribuidor brasileño y que próximamente se estrenará en San Pablo y en Porto Alegre, y que el Canal Plus de Francia adquirió los derechos de exhibición.

El galardón del público para los films latinos fue para "Yoyes", de Helena Taberna, una interesante trama en torno de la primera mujer que ocupó un cargo de responsabilidad en la ETA. Mucho más allá de notorias fallas de organización, esta nueva edición del Festival de Gramado tuvo el valor de reunir a un público ávido de conocer las expresiones más heterogéneas de nuestro continente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?