Ruseler, trotamundos de la noticia

La presentadora argentina de CNN Internacional dijo que tiene interés en trabajar en nuestro país.
(0)
4 de enero de 2000  

De paso por Buenos Aires, Sonia Ruseler, la única periodista argentina que participa en el área internacional de la CNN, habló de su trabajo, de su familia y de la emoción que le genera volver al país (participó en la cobertura Millennium 2000) y tener la posibilidad de mostrarlo al mundo a través de la cadena de Ted Turner.

"La sensación de hablar desde y sobre la Argentina es como clavar una bandera del país en las pantallas internacionales. Estar aquí ahora, abriendo la ventana argentina del nuevo milenio en Buenos Aires es una buena oportunidad para reflejar el país", dijo Ruseler en diálogo con La Nación . Instalada en Washington desde 1993, Ruseler es la cara de CNNI World News, el noticiero del mediodía de CNN Internacional, una verdadera excepción considerando la nacionalidad de la presentadora.

Su vida inquieta e itinerante desde los 18 años la llevó hasta este presente en la cadena televisiva más importante del mundo. "Todo ocurrió muy rápido. Mi carrera empezó estudiando Sociología y Política en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. Luego fui copywriter en la radio de la BBC y empecé a trabajar como corresponsal para IT (Independent Television) donde fui productora y reportera", relata.

Yagrega:"Fueron comienzos absolutamente modestos en los que pude aprender muchos secretos de la profesión y además, cumplí mi sueño de viajar siguiendo las noticias".

Quizás ese haya sido el motivo principal de Sonia para dedicarse al periodismo, aunque confiesa que jamás imaginó ocupar un lugar en la pantalla de CNN. "A los 14 años pensé en ser periodista porque mi mejor amiga dijo que le parecía interesante la idea. Estudié y empecé a colaborar en una revista de información sobre América latina en Buenos Aires", relata Sonia mientras confiesa añorar aquella época de utopías. "Soñaba con hacer periodismo analítico, algo más reflexivo que la simple presentación de noticias. Pero la idea de conducir me interesó cuando me dejé seducir por la inmediatez y el encanto de la noticia pura en televisión, aunque no te permita reflexionar demasiado sobre lo que está ocurriendo", comentó la periodista.

Una argentina por el mundo

La conductora argentina -que adoptó también la nacionalidad holandesa después de vivir varios años en ese país europeo- fue cronista en numerosos países del Viejo Continente, en América latina y finalmente, transmitió durante más de un año y medio sus informes desde Japón.

"En 1993 llegó lo más inesperado de mi carrera. Recibí un llamado de la gente de Turner para ser presentadora de un noticiero. Me apasionaban los temas internacionales y pedí en la sede de Atlanta que se me permitiera entrar en World News, contó Ruseler con la satisfacción a cuestas de ser la única argentina en una cadena internacional, hablando sobre temas mundiales. Pese a la fama que implica trabajar en la CNNI, Sonia no abandonó su deseo de estar cerca de la gente, en medio de los sucesos. "Hubo coberturas en vivo que me marcaron mucho emocionalmente. Una de ellas fue la caída del muro de Berlín. Recuerdo que empecé a llorar frente a la cámara cuando vi correr a la gente traspasando los escombros del muro. También las noticias argentinas me conmueven, aunque trato de mostrarme lo más neutral posible".

Con 37 años, embarazada por segunda vez, con sus padres en Buenos Aires y el prestigio de su puesto en CNNI, Ruseler admitió sus ganas de trabajar en la Argentina y emprender un proyecto periodístico en un sitio de Internet.

Al mismo tiempo, la televisión no deja de influir en sus anhelos profesionales y la periodista confesó vivir cada transmisión exitosa como un triunfo personal: "Es un privilegio estar en CNN y también una gran responsabilidad la de transmitir algo desde una mirada argentina. Me agrada la idea de integrar visiones latinas o europeas a la perspectiva norteamericana de las noticias".

Para Ruseler, lo más fuerte de todo es sentir que el mundo entero la está mirando: "Cualquier persona alrededor del globo puede sentirse triste o feliz por algo que yo digo. Todo el globo está pendiente de lo que se dice en CNN".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?