Denuncia contra Pou y Maza del ex dueño del Banco de La Rioja

Elías Sahad, amigo de Menem, hizo la presentación en la Oficina Anticorrupción
(0)
18 de septiembre de 2001  

LA RIOJA.- El empresario Elías Sahad, que fue dueño del 70% de las acciones del Nuevo Banco de La Rioja SA hasta que se reestatizó en diciembre de 1999, presentó ante la Oficina Anticorrupción de la Nación una denuncia penal contra el gobernador de la provincia, Angel Maza, que involucra también al ex presidente del Banco Central Pedro Pou y al ex superintendente de Entidades Financieras de ese organismo Javier Bolzico, entre otros.

Sahad, un íntimo amigo del ex presidente Carlos Menem, hizo la denuncia el viernes último, ante "la supuesta comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad y desbaratamiento de los derechos acordados". Sahad reclama la devolución del fideicomiso conformado cuando se reestatizó el Nuevo Banco Rioja, pero además denuncia irregularidades en los controles que debió efectuar el Banco Central en la transferencia de esa cartera de morosos al actual dueño de la entidad, el Banco de Santiago del Estero.

Historia compleja

El Nuevo Banco de La Rioja volvió a la órbita del Estado en diciembre de 1999. Se había abierto como entidad mixta (70% capital privado y 30% estatal) en 1994, sobre las cenizas del liquidado Banco Provincia.

La reestatización total de la entidad se concretó luego del retiro de Elías Sahad del negocio, tras las observaciones del BCRA de que se habían otorgado créditos a personas "vinculadas" y sospechadas de insolventes por unos $ 13 millones, contra un capital social total de 10 millones que tenía la entidad.

En aquel momento, el Banco Central exigió un aumento de capital que Sahad no pudo concretar en los plazos previstos. En noviembre de 2000, el Banco de Santiago del Estero SA se quedó con el 70% de las acciones privadas. Su oferta económica fue de $ 9.567.000 por el paquete.

A principios de agosto pasado, el apoderado legal de Elías Sahad, Enrique Leiva, alertó sobre "las serias irregularidades" que se habrían cometido en la reprivatización del Rioja. No hubo respuesta oficial para esa imputación ni para un informe publicado el 18 de julio último por el diario local El Independiente, donde se sostenía que, para la reprivatización del banco, la provincia había constituido un plazo fijo de $ 11 millones, a cuatro años. De ese monto, 7 millones habían sido colocados el mismo día en que el Banco de Santiago del Estero tomó posesión de la entidad, consignaba la versión.

Al comentar la denuncia, Leiva dijo ayer que los nuevos adjudicatarios "hicieron un negocio que jamás soñaron", por la actitud de "quienes privatizaron", y a que a su juicio "se ocultó información" porque nadie conocía "las ventajas posteriores que obtuvo" el nuevo socio del Estado.

Aclaró, además, que la presentación se hacía en el nivel nacional, porque corresponde "al fuero federal" y también "el poder judicial (riojano) es un poder obediente, sumiso y cautivo del Poder Ejecutivo y la Legislatura". Además de Maza, Pou y Bolzico, se denuncia también al ex ministro de Hacienda de la provincia y actual vicepresidente del Nuevo Banco Rioja, Rafael Cayol, así como a integrantes de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias del BCRA, y a integrantes del directorio de ese organismo que firmaron la resolución 560, del 14 de diciembre de 2000, vinculada con la reprivatización.

Despojo

Sahad dice ante Mazzoni que se considera "desposeído de mi participación accionaria y desplazado de la conducción del banco en virtud de un siniestro complot pergeñado por altas autoridades de la provincia de La Rioja y funcionarios del BCRA". Agrega que la supuesta vinculación que se encontró entre deudores del banco y su figura es un "pretexto", y denunció que tanto Pou como Bolzico lo convocaron al despacho del primero para comunicarle que "tenían instrucciones del poder político de que debía ceder el paquete accionario" y retirarse del negocio porque, si no lo hacía, "sería objeto de denuncias penales".

Durante la rueda de prensa se le preguntó a Leiva si aquellos funcionarios habían identificado el origen de las presiones, teniendo en cuenta que todavía ocupaba la presidencia Carlos Menem. "Pou no identificó personas", respondió el letrado y, por las dudas, aclaró: "El ex presidente Carlos Menem no se involucró en este asunto" y Sahad "tampoco quiso involucrarlo".

En la denuncia, el empresario sostiene que el acta acuerdo que él firmó con el gobierno riojano el 25 de noviembre de 1999, al retirarse, surgió de un "borrador" que redactó Bolzico en el BCRA en su presencia, aunque en su texto se omitió la gestión porque no se lo consideró "prudente". Por ese convenio se deja constancia de que sería transferido a Sahad la cartera de créditos morosos y calificados en situación de 2 a 5.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?