Entre Ríos espera el bono Federal

Para el pago de los salarios públicos
(0)
2 de octubre de 2001  

PARANA (De nuestro corresponsal).- La jornada de ayer fue calma aquí después de una semana conflictiva, aunque los sueldos de los empleados públicos siguen demorados y los proveedores del Estado esperan, a regañadientes, la emisión de bonos provinciales.

Los trabajadores estatales deberían cobrar septiembre esta semana, pero no percibieron agosto todavía, con excepción de los docentes con sueldos de $ 350 para abajo, los policías y los trabajadores de minoridad. La expectativa está centrada en los bonos, a pesar de que su aprobación desencadenó las protestas de la semana última.

El Ejecutivo promulgó la ley y emitirá hasta $ 160 millones en certificados de cancelación de obligaciones, para pagar a proveedores, y hasta $ 100 millones de letras de tesorería denominadas Federal. Se usarán para abonar parte de los haberes de empleados públicos a partir de los 350 pesos.

La impresión de los bonos fue pedida ya a la Casa de Moneda, con un diseño autorizado por el Banco Bersa, agente financiero del Estado. El Federal aparecerá con la figura de Justo José de Urquiza en valores equivalentes a 2, 5, 10, 20, 50 y 100 pesos, y comenzará a circular a mediados de mes.

Las actividades privadas continuaron con normalidad en todo el territorio y los alumnos volvieron a las aulas, después de tres días de asueto, pero en algunas reparticiones públicas se sucedieron asambleas de trabajadores donde se manifestó la hostilidad hacia el gobierno. Por ahora no se decidieron marchas ni paros de actividades, sin contar las acciones previstas en el sector docente en el orden nacional que aquí tendrán vuelo propio.

El Ejecutivo provincial instrumentó un recorte del 19% en los haberes de los funcionarios después de un año de cuestionamientos gremiales a los sueldos altos, pero ni los legisladores ni los jueces aceptaron reducir sus ingresos, que en muchos casos superan los 7000 pesos. La provincia denunció ayer que no llegaron los fondos para los programas de empleo comprometidos en los últimos meses. La novedad agregó un aspecto más a la puja con el Ministerio de Economía de la Nación, al que los aliancistas de Entre Ríos le reprochan no sólo que les haya mezquinado aportes extraordinarios para aliviar el trance, mientras apoyaba con dinero a otras provincias mayores, sino también el incumplimiento de compromisos corrientes. "Los entrerrianos no debemos mirar a la provincia con los anteojos de Cavallo", dijo ayer la Alianza Grande en un comunicado.

Opinan los empresarios

Elías Daschevsky, titular de la Federación Económica de Entre Ríos, dijo que los empresarios aceptarán los bonos "como instrumento para solucionar el problema de circulante porque las demoras en los pagos de sueldos y servicios quebró la cadena de pagos. Aspiramos a que no se devalúen, que sean aceptados por las prestadoras de servicios, el Estado y los bancos para cancelar obligaciones crediticias", indicó Daschevsky, productor y abogado.

El presidente de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, Oscar Montero, sostuvo que "si la provincia no tiene otra alternativa no tendremos más remedio que aceptar el bono", pero recordó que le plantearon al gobierno dos interrogantes: "qué va a hacer para achicar el gasto, y cómo se activará la producción".

"Entre Ríos tiene condiciones para revertir en un corto plazo la crisis. Batimos récord de producción: este año estamos sembrando 430.000 hectáreas de trigo y vamos a superar la superficie que destinamos a la soja el año pasado (600.000 hectáreas)", agregó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?