Suscriptor digital

Los secretos de "Telenoche investiga"

El programa, que tuvo 27,7 puntos de rating, se comenzó a elaborar en febrero; la respuesta de la gente
Marcelo Stiletano
(0)
12 de octubre de 2001  

Algo más de la mitad de quienes anteanoche, de 23 a 24, tuvieron en los hogares de la Capital y el Gran Buenos Aires encendida la televisión en alguno de los canales abiertos, clavaron sus receptores en las imágenes de "Telenoche investiga".

La impactante investigación que, como informó ayer LA NACION, llevó al juez federal Jorge Urso a ordenar la captura de tres empresarios vinculados con el menemismo le dio al ciclo periodístico de Canal 13 el rating más elevado de su historia como programa propio, iniciada el año último.

Los 27,7 puntos de promedio (1.467.500 personas, medidos por la empresa Ibope) alcanzados durante la emisión no sólo superaron con holgura los 17 puntos promedio de la temporada 2000. También fue el programa más visto de la víspera y uno de los de mayor audiencia de todo el año.

"Lo que pasó demuestra que la gente nos cree y ése es el mayor capital al que un medio de comunicación puede aspirar", comentó ayer a LA NACION Carlos De Elía, gerente de noticias del 13 y responsable de la idea y la dirección general del programa.

Luego de la emisión, unas 200 personas chatearon por Internet con los conductores del programa (María Laura Santillán y Juan Miceli) y la producción recibió durante la jornada de ayer más de 2000 mensajes por correo electrónico. "Nos pedían, por ejemplo, repetir el programa o que salgamos más temprano, porque las 11 de la noche para algunos es muy tarde. Sabemos que funcionó mucho el boca a boca", explicó el productor ejecutivo Federico Cuervo.

Tal como se dijo en LA NACION, las imágenes de los empresarios Alberto Rossi, Angel Ramini y Antonio Aguirre (los "tres mosqueteros") fueron el resultado de un trabajo periodístico de cinco meses, encabezado por Sergio Elguezábal y Miriam Lewin, que había nacido a partir del caso de una organización que hacía supuestos negocios ilícitos con residuos tóxicos y que, con el tiempo, fue adquiriendo ramificaciones políticas y judiciales.

Hipótesis de investigación

"Todo empezó con una hipótesis y se fueron abriendo otras que nos llevaron a recanalizar y reencaminar la investigación. En ningún momento sentimos que se corrió riesgo. Llevamos ocho años haciendo investigaciones y sabemos manejarnos con mucho celo para evitar cualquier peligro de filtración", explicó Cuervo.

El elemento clave del programa fueron las desprejuiciadas declaraciones de los tres empresarios reconociendo en forma reiterada, y por momentos con lujo de detalles, sus conexiones con distintos escándalos ocurridos durante el menemismo.

Estos testimonios fueron tomados mediante el uso de las siempre polémicas cámaras ocultas, que en este caso demostraron inequívocamente, por ejemplo, que los denunciados hacían gala de contactos judiciales y policiales para evitar controles y que exhibían estrechas conexiones con personajes como Alfredo Yabrán y el traficante de armas Monzer Al Kassar.

"De acuerdo con el curso de la investigación -sostuvo Cuervo-, hay un momento en que decidimos, después de un análisis muy minucioso, si las pruebas se pueden conseguir o no con cámara oculta. En el caso de De Marco Naón, aquel funcionario vinculado a María Julia Alsogaray, no hubo una sola imagen de cámara oculta. Sólo utilizamos documentos."

El productor ejecutivo agregó que esta producción (en la que, además de Elguezábal y Lewin, trabajaron otros dos productores de identidad reservada) no exigió un tiempo de trabajo superior al de otras quizá menos resonantes. "Arrancamos en febrero con tres meses de preproducción y trabajo de campo. Al cuarto mes iniciamos las cámaras ocultas."

Una vez probados los hechos más resonantes, Elguezábal y Lewin salieron a la calle para preguntar a los tres empresarios, on the record , si tenían vínculos entre sí. "Hasta el miércoles pasado todos estaban ubicables", señaló Cuervo.

Si bien la investigación sobre los "tres mosqueteros" llegó a la tapa de los diarios, el rating más alto de "Telenoche investiga" se produjo en el programa referido a Giselle Rímolo, pareja de Silvio Soldán.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?