Suscriptor digital

Yupanqui, el más modesto que llegó a la notoriedad

Siempre jugó en primera D y es el club de menor hinchada en nuestro fútbol; por el aviso que lo hizo famoso cobró $ 25.000
Pablo Tomino
(0)
14 de octubre de 2001  

Tarde desolada en Villa Lugano. El viejo cartel con letras azules orienta la búsqueda. "Yupanqui", reza un letrero en la calle Guaminí 4512. La cantina sirve de antesala obligada en la sede social del club. Un perro desanimado y unas cuantas sillas vacías prolongan la quietud. Detrás de un mostrador el hombre apura un cigarrillo. "¿Ustedes son los periodistas?", pregunta y anticipa la respuesta: "Seguro que vienen por eso de que somos el club con menos hinchas, ¿no?"

El fútbol le reserva un lugar particular a Yupanqui, una institución social y deportiva fundada por un puñado de jóvenes el 12 de octubre de 1935. Hace 25 años que actúa en la primera D , con un curioso registro: nunca ascendió ni descendió , no tiene estadio propio, compró un solo jugador en toda su historia y logró resurgir de las cenizas cuando en 1961, un incendio consumió su sede. Pero no los sueños.

Hoy, en época de escasez de dinero, el modesto Yupanqui descubrió su costado comercial con una confesión: "Tal vez seamos el club más pobre, pero estoy seguro de que tenemos la hinchada más chica del fútbol argentino. Cuando jugamos fuera de Lugano van entre... dos y tres personas", dice el presidente Omar Perrú , sin siquiera escapársele una sonrisa.

La vida de este club de barrio que apenas supera los 550 socios -la cuota mensual es de 3 pesos; 2 para los menores- tomó trascendencia cuando la empresa multinacional Coca-Cola mediatizó su poca convocatoria en las gradas para ponderar un sentimiento que se aleja de cualquier cálculo cuantitativo: la pasión.

"Yupanqui, el club con menos hinchas, pero no con menos pasión", dice el slogan publicitario de la firma de gaseosas. Y la globalización golpeó las puertas del club que nació en Lugano.

"Desde que salimos en la televisión nos escribieron de Salta, Jujuy, Mar del Plata y muchos otros lugares. Quieren que les mandemos banderines y recuerdos...Vienen a hacernos notas de todos lados. El otro día quebramos el récord: en la cancha había 96 hinchas, de los cuales 44 se acercaron porque querían saber quiénes éramos. Ah, como si fuera poco, ¡los jugadores firman autógrafos!", cuenta Perrú.

A la bien recibida popularidad, el debut en la TV le endosó al club un ingreso de unos $ 25.000, que fueron invertidos en obras. Con un plus extra de 500 pesos para cada futbolista que participó en la tira publicitaria.

Poco más de diez cuadras separan a la sede social del campo de entrenamiento. El lugar elegido es... el parque de las Victorias, un espacio público con sobrante de césped. No hay vestuarios, claro, y un banco de plaza sostiene la pila de bolsos de los jugadores. "Nos manejamos con algunos auspicios que solventan los sueldos del cuerpo técnico, pero Yupanqui no gasta más de lo que tiene. A veces, los jugadores nos piden una moneda para volver a las casas. Y vos se la tenés que dar. Sería bueno poder construir la cancha", cuenta Carlos Di Ciancio , el entrenador.

Yupanqui le destina un presupuesto mensual al fútbol que apenas supera los $ 1700 . Por cada partido como local -le alquila la cancha a su enemigo íntimo, Sacachispas- insume un egreso de $ 700 fijos (entre el alquiler del estadio, los gastos de seguridad, y otros...) ¿Cuánto ganan de sueldo los jugadores? Generalmente, algunos reciben $ 10 por semana en concepto de viáticos y, en caso de ganar, cobran un premio de $ 240 a repartir entre 16.

"A nosotros nos dicen Los Traperos, porque en los partidos los hinchas cuelgan 15 banderas y por ahí hay cinco personas. El clásico que nos cantan es: tocala vos, dámela a mí, vinieron todos en un remís... Y tienen razón", dice Roque D´ Angelis, de 67 años, un socio vitalicio amigo de las anécdotas. Y agrega: "La única vez que compramos un jugador fue en 1997: pagamos 1000 pesos por un pibe que se llama Segovia y que nos trajo varios dolores de cabeza. ¿Si vendimos algunos? Ahora le canjeamos tres jugadores a Sacachispas (Carpintero, De Larrosa y Galeano) por un año gratis del alquiler de la cancha. Se hace lo que se puede", afirma D´ Angelis.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?